Uno de los jueces que conocen el proceso legal en contra de Jacobo Bucaram Pulley, hijo del expresidente Abdalá Bucaram, fue amenazado. El 28 de septiembre de 2020, la Fiscalía General del Estado publicó un comunicado en el que anunció que comenzarán las investigaciones correspondientes. La amenaza, dice la institución, la hicieron tres individuos extranjeros para que el juez “revoque la medida, la cambie o se atenga a las consecuencias”. Además, la Fiscalía anunció que activó los protocolos del Sistema Nacional de Protección y Asistencia a Víctimas, Testigos y Otros Participantes en el Proceso Penal. Según la institución, las medidas permitirán “salvaguardar la integridad” del juez amenazado y de las demás personas que “toman parte en procesos relacionados”. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Jacobo Bucaram estuvo prófugo desde el 31 de julio de 2020. El 25 de septiembre, se reportó que había sido capturado en la ciudad colombiana de Medellín. La Fiscalía del Ecuador dijo que se logró su detención gracias a la colaboración con su par colombiana y agencias estadounidenses. Actualmente, Bucaram Pulley, hijo mayor del expresidente del Ecuador Abdalá Bucaram Ortiz, está en el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga, en la provincia andina de Cotopaxi. Sus hermanos Dalo y Michel, siguen prófugos fuera del país. 

Jacobo Bucaram tiene dos órdenes de prisión preventiva vigentes. Una  por el supuesto delito de traficar, transportar y comercializar bienes culturales y otra por el de delincuencia organizada. Según la Fiscalía, los hermanos Bucaram Pulley —Jacobo, Michel y Dalo— habrían participado en una red ilegal que vendía y distribuía medicinas en los hospitales públicos del país durante la emergencia sanitaria por covid-19. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

PUBLICIDAD

La investigación por el presunto delito de delincuencia organizada empezó en mayo de 2020. Un mes después, los ciudadanos israelíes Shy Daham y Sheiman Oren fueron detenidos por hacerse pasar por agentes de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). Ambos individuos tenían más de 300 mil dólares en efectivo.  

Mientras eran investigados, ambos hombres dieron declaraciones sobre el origen del dinero. Shy Dahan dijo que obtuvieron el dinero de la venta de pruebas de covid-19. Según él, uno de sus compradores fue Jacobo Bucaram Pulley. Dahan fue asesinado el 8 de agosto de 2020 en la Penitenciaría del Litoral de Guayaquil. Sheiman Oren, el otro detenido del caso, también fue agredido, pero no murió. Oren dijo que él y Dahan recibieron amenazas de muerte de Abdalá y Jacobo Bucaram.  Según Maria Paula Romo, ministra de Gobierno, Oren fue ingresado al sistema de protección de víctimas y testigos.

|Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí| 

En el comunicado del 28 de septiembre de 2020, la Fiscalía rechazó “cualquier intento de intimidación o amenaza en contra de los operadores de justicia” involucrados en el caso de Bucaram Pulley. También hizo un llamado público a las organizaciones, asociaciones, gremios y activistas judiciales para que acompañen los procesos, especialmente “aquellos que generan gran conmoción social y que podrían relacionarse con estructuras de corrupción”.