Te explicamos en contexto la nueva negativa del CNE a la consulta de los Yasunidos

  • El Consejo Electoral vuelve a negar pedido de consulta popular sobre explotación petrolera en el Yasuní

    • CNE niega consulta a los Yasunidos

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter del CNE.

    El pleno del Consejo Nacional Electoral se reunió la noche del 15 de noviembre de 2019 para tratar el pedido de llevar a consulta popular la explotación petrolera en el parque nacional Yasuní. El pedido fue propuesto por el colectivo Yasunidos. Con tres votos a favor —de la presidenta Diana Atamaint , los consejeros José Cabrera y Esther Acero— se aprobó el informe de la Dirección de Asesoría Jurídica, negando la solicitud, tal como sucedió en 2014. Los consejeros Enrique Pita y Luis Verdesoto votaron en contra del informe. 

     | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    A inicios de noviembre de 2019, la Dirección de Asesoría Jurídica del CNE resolvió que la solicitud de consulta popular era improcedente porque fue hecha por Julio César Trujillo, como representante de los Yasunidos. Como Trujillo falleció en mayo de 2019, el Consejo Electoral considera que no hay proponente para una consulta. 

    Pedro Bermeo, representante de los Yasunidos, dijo en una rueda de prensa que Trujillo actuaba como un representante al colectivo porque “el verdadero proponente somos todos los yasunidos, incluido el doctor Julio César Trujillo. Parece que el CNE no entiende e intenta una vez más vulnerar nuestros derechos”, dijo Bermeo. 

    En la rueda de prensa, Francisco Bustamante, abogado del colectivo dijo que era la oportunidad de reparar los derechos de participación de todas las personas que suscribimos en respaldo a esta iniciativa”. Bustamante dijo que el pedido no era “un capricho del colectivo yasunidos”, sino que representaban a “todas aquellas personas que firmaron, suscribieron esos formularios y que han sido desconocidos por las autoridades del CNE”, dijo. 

  • ¿Qué es el colectivo Yasunidos?

    • colectivo yasunidos de Ecuador

      Fotografía de Mayuri Castro para GK

    Yasunidos es un colectivo de activistas ambientales, conformado por mujeres y hombres que se organizaron desde el 16 de agosto de 2013 para evitar la explotación petrolera del parque nacional Yasuní. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    El colectivo se creó después del anuncio del expresidente Rafael Correa sobre comenzar la explotación del Yasuní, ITT, (bloques Ishpingo, Tambococha y Tiputini), en la provincia de Orellana en la Amazonía. 

    Desde el momento en que Correa interrumpió la iniciativa Yasuní ITT, el colectivo no ha parado de insistir en que sea el pueblo quien decida si se cumple o no la promesa de no explotación. En 2014 planteó una acción ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la negativa de la consulta. 

    Desde entonces, su militancia ambiental no ha cesado. Apoyó la recolección de firmas para la consulta popular de Quimsacocha, donde iba a empezar la extracción minera, asesoraron a otras comunidades en temas antimineros, como Intag, organizó viajes a lugares como Yasuní y al sur del país donde se explota el primer proyecto de minería a gran escala en Ecuador, Mirador, para constatar los daños ambientales que estaría causando. 

    Sin consulta y con el país urgido de dinero, el 28 de marzo de 2016 comenzó la perforación del primer pozo para extraer crudo del eje de campos Ishpingo, Tiputini y Tambococha (ITT).

  • ¿Qué era la iniciativa Yasuní ITT?

    • iniciativa yasuni itt

      Fotografía tomada de la cuenta de Facebook de Yasunidos.

    La iniciativa Yasuní ITT era, básicamente, una promesa del Ecuador de no explotar el petróleo debajo del parque nacional Yasuní, en la Amazonía, a cambio de una compensación económica de 3.600 millones de dólares proveniente de otros países. Es una vieja tesis ambiental en el Ecuador. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    La planteó un grupo de la sociedad civil en el que se encontraba el economista, expresidente de la Asamblea Constituyente, Alberto Acosta. En su artículo Iniciativa Yasuní-ITT, la difícil construcción de la utopía, Acosta explicaba que las luchas de diferentes comunidades indígenas y mestizas de la Amazonía —como las de los afectados por Chevron-Texaco, o la resistencia de los Kichwa Sarayaku—, “fueron preparando el terreno para que la tesis de la moratoria petrolera en el centro sur de la Amazonía ecuatoriana entrara con fuerza en la vida política nacional”. 

    En el plan de gobierno del que Acosta fue parte —presidido por Rafael Correa entre 2007 y 2011— se incluyó la propuesta. Era una las promesas de campaña que más acogida tuvo entre los votantes más jóvenes y las organizaciones ambientales. 

    A pesar de que parecía una gran idea, la iniciativa fracasó. En agosto de 2013,  Rafael Correa anunció su fin, alegando que “el mundo” le había “fallado” al Ecuador. Según dijo entonces Correa, se explotaría apenas el uno por mil del parque. La decisión fue fuertemente criticada por ambientalistas y activistas de la naturaleza, entre ellos, su exaliado y mentor, Alberto Acosta, quien plegó a la causa de los Yasunidos. 

    Desde 2018, el colectivo Yasunidos ha convocado a varias marchas, conciertos y manifestaciones públicas en las afueras del Consejo Electoral, para exigir que se llame a la consulta popular. 

    En agosto de 2019, los Yasunidos esperaban que el CNE se pronuncie sobre su pedido, pero no lo hizo. Natalia Bonilla, una yasunida, dijo entonces “Nos da pena comprobar que el CNE no ha hecho lo único para lo que tiene atribuciones que es llamar a una consulta popular. También hemos comprobado que este CNE no es diferente al de Domingo Paredes”, dijo, en referencia al presidente del Consejo Electoral de 2013, acusado de responder al Ejecutivo, entonces presidido por Rafael Correa. 

  • En el Ecuador, ¿quiénes pueden proponer una consulta popular y cómo son los procesos?

    • consulta popular en Ecuador

      Fotografía tomada de la cuenta de Facebook de Yasunidos

    Según el Código de la Democracia, los ciudadanos ecuatorianos pueden pedir que se convoque a una consulta popular sobre cualquier asunto. Ese pedido debe estar respaldado de al menos el 5% de votantes a nivel nacional y 10% de respaldo si la consulta es a nivel local (solo aplicable a un municipio, comunidad o provincia, por ejemplo). La Corte Constitucional debe aprobar las preguntas propuestas. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    En junio de 2019, la Corte Constitucional aprobó el matrimonio igualitario, sin embargo, el político Fernando Balda solicitó al Consejo Nacional Electoral formularios para recoger firmas para convocar a una consulta popular para eliminar el derecho aprobado. Sin embargo, Lolo Miño, experta en derechos humanos, dijo en una entrevista con GK que no se puede hacer una consulta popular sobre derechos. 

    También, el prefecto del Azuay, Yaku Pérez pidió  a la Corte Constitucional que se apruebe la pregunta para una consulta popular para prohibir la explotación minera en la zona sur del Ecuador. En septiembre de 2019, la Corte Constitucional negó ese pedido y lo archivó. La Corte Constitucional también analizó y negó el pedido de consulta popular para que la actividad minera continúe en la zona, hecha por el alcalde Elías Baldor del cantón Camilo Ponce, provincia del Azuay. 

  • Tras la negativa de consulta popular, Yasunidos demanda al CNE

    • Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de Yasunidos.

    El colectivo Yasunidos presentó “cerca de diez” acciones legales contra el Consejo Nacional Electoral (CNE) ante el Tribunal Contencioso Electoral, dijo Pero Bermeo, representante del grupo ambientalista.

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    Los Yasunidos, alegan que al no haber admitido su pedido de consulta, el organismo electoral ecuatoriano incumplió con una sentencia del mismo tribunal, en la que se determinó que los derechos de participación no solo de los yasunidos sino de todos los firmantes de la petición de consulta de 2014 fueron vulnerados. 

    En un comunicado, el colectivo —formado en 2013 para oponerse a la explotación petrolera en el parque nacional Yasuní— explicó que presentaron acciones legales para que el CNE “ repare los derechos de participación de los 756,623 firmantes de la iniciativa de consulta”. 

    La negativa del CNE, que les fue notificada el 15 de noviembre de 2019, es la segunda que recibe el colectivo de parte del Estado ecuatoriano. La primera fue en 2014, cuando los Yasunidos recogieron más de 750 mil firmas para convocar a una consulta en la que se decida por voto popular si se extrae petróleo del parque nacional Yasuní, una zona de la Amazonía de altísima biodiversidad.

    El abogado del colectivo, Francisco Bustamante, dijo que, además, presentaron un recurso de apelación ante el Consejo Electoral para que se restituyan los derechos de participación de los firmantes del pedido de consulta. Según Bustamante, demostrarán, también, que el colectivo Yasunidos es el proponente de la consulta popular, y no Julio César Trujillo, como sostiene el CNE. 

    El CNE negó la consulta a los Yasunidos alegando que su proponente, Trujillo, está muerto. Martha Troya, su viuda, entregó un documento en el que explica que su esposo era parte de la petición de la consulta impulsada por el colectivo, no su proponente. 

    Las acciones legales pretenden, además, la destitución de los tres consejeros —de los cinco que conforman el organismo electoral— que acogieron un informe de la dirección de asesoría jurídica de ese organismo en el que califica de improcedente la consulta popular por cuanto Trujillo había fallecido.