Detrás de cada mapa, siempre hay una decisión. Un mapa es una herramienta muy útil. Al hacer uno, siempre hay que decidir qué mostrar y cómo mostrarlo.

Ahora ya con datos en mano, varios mapas circulan en redes sociales presentando los resultados de las elecciones . Mapas como éste:

Mapa de elecciones 2019 en Quito que circula en redes sociales

Mapa que circula en redes sociales, de autor desconocido.

El mapa es interesante porque muestra el candidato ganador de cada parroquia.

Sin embargo, tiene dos problemas. El primero es que los mapas así son resúmenes que, necesariamente, dejan de mostrar cierta información (porque detrás de un mapa siempre hay la decisión de qué mostrar). En este caso, Luisa Maldonado ni siquiera aparece (porque no quedó primera en ninguna parroquia con una excepción), pero fue la segunda candidata en recibir votos. Tal como está, el mapa podría sugerir algo distinto.

El otro problema es que un mapa así se puede usar para confirmar la idea de que “efectivamente, Yunda fue elegido por el sur”. Sin embargo, el apoyo de Yunda salió de varios sectores –algunos menos esperados que otros.

PUBLICIDAD

Para pensar y discutir mejor, hace falta más que un mapa de resumen. Los siguientes mapas representan el porcentaje de votación por parroquias de los primeros cuatro candidatos: Yunda, Maldonado, Moncayo y Montúfar.



Además de los porcentajes, hace falta tener una idea de dónde salen los votos en proporciones absolutas.

Los habitantes de Quito (y por tanto los votos) están distribuidos desigualmente entre las parroquias. Las parroquias que más contribuyen con votos no están todas en el sur. Combinando los mapas anteriores con el siguiente se ve que la cuestión no es blanco y negro. Hay que, literalmente, ver los grises:

Un mapa es útil, pero no es neutro. Dicho más explícitamente, un mapa es una cierta representación de la realidad, y está en manos de quien lo construye y de qué es lo que se quiere representar .

Los mapas electorales, particularmente, se pueden construir de muchas maneras diferentes, precisamente porque son la representación visual de un proceso que se compone de varias partes. En un mapa se puede ver tan solo una parte de este proceso que, aunque sea la más importante (información sobre el candidato que ganó), no es la única.

En Quito elegimos alcaldes por simple mayoría. En el caso de Yunda, al contrario de lo que el primer mapa puede sugerir, la votación favorable salió de todas partes. En Quito hay 65 parroquias. La que más votos le dió fue, efectivamente, Chillogallo (21,600 votos). Pero el segundo lugar lo ocupa Calderón (21,500 votos), en el norte de la ciudad. En quinto lugar está Cotocollao, también al norte; en séptimo, Conocoto, uno de los valles; en décimo, El Condado, de nuevo al norte

Yunda ganó con un estrecho margen alcanzando algo más del 20% de los votos válidos. En Cochapamba, parroquia del norte de Quito donde están varios barrios de clase media alta pero también barrios socioeconómicamente deprimidos, Yunda obtuvo el 19.5% de la votación. Allí, Moncayo y Montúfar sacaron el 18%. Es decir, en esta parroquia heterogénea con importante presencia de la clase media alta, la votación es muy representativa de la tendencia general que le dio el triunfo al candidato de Unión Ecuatoriana.

Claramente, el voto en favor de Yunda no estaba focalizado en el sur. La idea de que el sur lo eligió es imprecisa por dos razones. Primero, porque los porcentajes de apoyo más altos registrados en el sur están en parroquias que contribuyen con menos votos que otras en el norte, donde el apoyo fue moderado, pero de donde salieron más votos. Segundo, porque Yunda obtiene el mismo apoyo en términos porcentuales en varias parroquias del norte y del sur.

Los mapas son muy útiles cuando se usan efectivamente. También pueden hacer daño cuando se prestan a interpretaciones incorrectas. En medio de la conversación con tintes racistas de los últimos días, que hace énfasis sobre quién eligió al alcalde, la postura más inteligente e informada es necesaria. Los mapas, como cualquier herramienta visual, son resúmenes —abstracciones de la realidad que presentan cierta información y suprimen otra. Y a veces, al menos a primera vista, engañan. Detrás de un mapa siempre hay una decisión, pero además hay datos. La atención cuidadosa a esos datos es un buen antídoto contra los juicios mal informados.