En este lugar

Mónica Varea: “Ser librero es un acto de resistencia”

Hace 30 años, a la fundadora de la librería Rayuela le dijeron que en el mundo de los libros solo hay dos opciones: enloquecer o no salir nunca. 
  • Mónica Varea

    Mónica Varea, dueña de librería Rayuela. Fotografía de Valentina Tuchie para GK.


UN CABLE A TIERRA EN UN PAÍS POLARIZADO

Suscríbete a nuestro newsletter semanal para recibir nuestras publicaciones directamente en tu bandeja de entrada

Tener un librero de cabecera debería ser una necesidad tan evidente como tener un médico de confianza. Mónica Varea ejerce el oficio  de curar lecturas, seleccionar  y recomendar libros desde Rayuela, quizá la librería más feliz, acogedora e importante de Quito. 

Varea —que lleva ya treinta años en el mundo de los libros— fundó Rayuela hace poco más de una década. Ahí se ha atrincherado para tratar de promover la literatura ecuatoriana, desde ahí, también, se niega a vender libros de esoterismo o autoayuda. Dice que su responsabilidad como librera es formar lectores algo que hace en una época donde las grandes cadenas de venta de libros amenazan las librerías personalísimas como la Rayuela quiteña. 

PUBLICIDAD____________________________________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________________________________________

Varea dice que, como todo oficio, tiene cosas buenas y malas. “Lo bueno de los libros, siempre serán los lectores, y lo malo, lo poco que se lee”.

(Chile,1994) Nació el 15 de agosto de 1994 en Osorno, Chile. Videógrafa de GK. Estudió periodismo en la Universidad de las Américas. Reside en Quito, Ecuador desde el 2002. Le encanta escribir, leer y editar videos. Sabe inglés, y francés medio. Le gusta hablar del mundo, contar su historia y los acontecimientos actuales. Considera que un periodista debe ser siempre pulcro, pues su deber es servir para generar una sociedad del conocimiento, de opinión y pensamiento crítico.