Periodista con alma de ambientalista. Inquieta y siempre curiosa.

No es nada en contra de las palmeras, pero ojalá las corten y planten árboles mejor

No hay que pensarlo mucho para notar las grandes diferencias entre un árbol y una palmera. Especialmente en los últimos días súper soleados que hemos tenido en Guayaquil, podemos sentir el alivio de la sombra en ciertas calles pobladas por arbolitos como la Rocafuerte (centro) o la avenida frente a la Bolivariana. Sombra: punto para el árbol.

|lunes 2 de abril de 2012 08:41|