La paradoja de tolerar la narrativa intolerante

¿Cuál es el límite entre la libertad de expresión y los discursos de odio?