Periodista. Trabaja como redactor en diario El Telégrafo. Colabora de forma independiente con otros medios. Guitarrista en Libados. Aficionado a la tecnología y la ciencia.

Rosetta, el cazador del origen de nuestra existencia

“… comerás pan hasta que vuelvas al suelo, porque de él fuiste tomado. Porque polvo eres y en polvo te convertirás”. (Génesis 3:19)   La sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) llevaba diez años viajando por el espacio cuando logró descender un robot-laboratorio sobre el cometa 67P Churiumov-Guerasimenko, el 10 de noviembre de 2014. Philae, el robot, aterrizó con la misma precisión con que Paul Walker salta de un tren a toda velocidad hacia un carro en movimiento sin rasguñarse en Fast & Furious 5. Fuera de toda ficción, Philae logró posarse en la superficie del cometa, que

|lunes 29 de diciembre de 2014 05:03|