Desde enero de 2022, cientos de ecuatorianos dueños de negocios han denunciado en redes sociales que han sido amenazados por personas que aseguran ser miembros de una banda criminal, para que paguen una “vacuna”. Una vacuna es un cobro extorsivo de dinero que exigen delincuentes o grupos organizados para garantizarles “seguridad y protección para que puedan trabajar de forma tranquila”. 

➜ Otras Noticias

Carolina Andrade, experta en temas de seguridad, explica que cuando los pagos de las cuentas no son realizados a los extorsionadores, estos tienen varios sistemas de cobranzas que están relacionados al nivel de violencia que ejercen:

  • amenazas contra la vida de la persona y su familia
  • disparos fuera de los comercios 
  • se colocan explosivos fuera de los locales comerciales
  • asesinato de las personas, en los casos más extremos

Andrade recalca que el nivel de violencia que se ejerza dependerá del delincuente, de su proximidad con bandas criminales y el nivel de tolerancia de estas.

PUBLICIDAD

¿Quiénes realizan este tipo de extorsiones ?

Según Carolina Andrade hay dos tipos de perfiles que cobran vacunas extorsivas. La primera está relacionada con bandas de crimen organizado —como pueden ser Los Choneros, Los Lobos, Los Tiguerones. Sin embargo, la experta cree que en estos grupos no son los que tienen extorsiones más fuertes sino los grupos de delincuencia común.

Andrade dice que este tipo de extorsiones son cada vez más frecuentes  porque se han convertido en una forma de sobrevivencia y de ingresos económicos. Es decir, estas vacunas son pedidas por personas de escasos recursos que han encontrado en la extorsión una forma de generar ingresos económicos.

Con este criterio coincide Alexandra Zumárraga, experta en temas carcelarios y de seguridad, quien aclara que en muchos casos los delincuentes llaman a las personas porque tienen una base de datos, que se desconoce cómo la obtienen,  con información personal de quienes van a extorsionar. “Cuando se comunican por teléfono muchas veces dicen que son parte de una banda criminal, pero no siempre es cierto”.

Zumárraga no descarta que bandas criminales cobran vacunas, pero sí recalca que la nueva modalidad de llamar o mandar mensajes de texto pidiendo dinero a cambio de protección es una práctica relacionada a la delincuencia común que ha encontrado una oportunidad de conseguir solvencia financiera.

Carolina Andrade explica que uno de los problemas de que la delincuencia común se apropie de esté método de vacunas extorsivas es que la “Policía no pueda hacer un abordaje real de los casos porque hay una sobrecarga de denuncias por extorsión y no puedan investigar aquellos casos que realmente  estén relacionados a bandas criminales y no podrán dar una respuesta adecuada”. 

Las consecuencias de las vacunas

Carolina Andrade asegura que las consecuencias de las vacunas extorsivas trascienden los límites  de un problema de seguridad que no ha podido afrontar la Policía o los militares. Dice que tiene un fuerte impacto económico porque este tipo de prácticas tiene implicaciones en el sector productivo de las zonas urbanas y rurales. Según la experta, un ejemplo de esto es lo que sucede en la provincia costera de Esmeraldas donde varios dueños de locales comerciales han sido amenazados para que cierren temprano, lo que provoca que las personas no usen el espacio urbano y por ende la actividad económica decae, lo que se traduce en menos ingresos económicos, y por ende menos empleo.

Ambas expertas coinciden en que este tipo de prácticas suceden con más frecuencia en Guayas, Esmeraldas, Pichincha, Santo Domingo y Azuay

Rodny, que prefiere no decir su apellido, es un palmicultor que tiene varias fincas en la provincia de Santo Domingo, en la parroquia de San Jacinto del Búa. El hombre cuenta que varios agricultores están asustados porque cada vez es más común escuchar que uno de ellos ha sido contactado para pagar una vacuna a cambio de protección

Rodny asegura que varios de sus conocidos han accedido a pagar porque en las zonas rurales la Policía no los puede ayudar y son vulnerables. Sin embargo, asegura que esta práctica viene de años atrás pero que se ha intensificado durante el 2022. Él afirma que intenta tener un perfil bajo para no entrar al radar de los delincuentes, pero sabe que en la zona rural en la que tiene sus propiedades la violencia es una constante.

Anibal, otro palmicultor de la zona, cuenta que también le intentaron extorsionar hace más de 8 años, sin embargo él no hizo caso de este tipo de amenazas, y nunca pasó a mayores. Pero confiesa que en ese momento sacó un permiso para portar un arma porque los robos a las fincas de la zona han sido una constante que va en aumento y los robos a las propiedades son cada vez más violentas. Ha tomado previsiones; ahora solo contrata trabajadores si son conocidos o han sido recomendados. “Ahora ya no se puede confiar en nadie”.

PUBLICIDAD

Las vacunas a las trabajadoras sexuales

Alexandra Zumárraga cuenta que estas vacunas extorsivas también existen en el país desde hace varias décadas en las zonas de tolerancia, más conocidas como prostíbulos. La experta explica que esto sucede porque estos lugares comúnmente están ubicados en zonas con mayor índice de peligrosidad, y que las bandas cobran a los locales ofreciéndoles protección, no solo a los locales sino a las mujeres que trabajan allí. 

Zumárraga aclara que esta práctica ha comenzado a cambiar y que ya no se limita a los prostíbulos. Sino que los ‘vacunadores’ han comenzado a extorsionar a las mujeres que se prostituyen en la calles, en especial a la población trans. Como fue el caso de o Jéssica Martínez, lideresa transgénero afroecuatoriana, quien fue asesinada la noche del sábado 3 de septiembre de 2022 presuntamente por bandas organizadas que le obligaban a pagar vacunas para poder trabajar, y la presionabana a vender drogas. 

Jéssica Martínez fue impactada con al menos once disparos en su cuerpo, que fue encontrado en el suelo de la calle Marieta Veintimilla, entre Juan Hervás y Luis Martínez, en el centro de Ambato, una ciudad andina de la región sierra-centro ecuatoriana.

Zumárraga recalca que habitualmente las trabajadoras sexuales siempre están protegidas por un proxeneta que les cuida de ser maltratadas porque es un trabajo de alto riesgo. Pero que habitualmente entre las mujeres que se prostituyen y el proxenetismo hay un acuerdo de cuidado, de vivienda y que en muchos casos es común ver un vínculo sentimental. Es decir, hay un acuerdo de ambas partes. 

Este, sin embargo, no es el caso de las trabajadoras sexuales trans. Devy Grijalva, activista transfeminista, explica que entre las trabajadoras sexuales trans casi no existe el proxenetismo. “Las que tienen más tiempo trabajando se convierten en ‘madres’; cuando una mujer joven llega o quiere ocupar el espacio público para trabajar, se le da un reconocimiento económico a ella”, explica Devy Grijalva, y agrega que tienen una relación más cercana, muchas veces viven juntas y se considera familia. 

Zumárraga agrega que actualmente “se comenzó a ver que los vacunadores obligan a las chicas a pagar una cantidad de dinero en contra de su voluntad, es una obligación pagarle a la banda criminal por estar en su territorio”, dice Zumarraga. Es decir, las mujeres pagan una vacuna para poder trabajar en esa zona.

Extorsiones a niños

El 24 de agosto, la alcaldesa de Guayaquil Cynthia Viteri denunció que niños de varias escuelas de la ciudad están siendo víctimas del cobro de ‘vacunas’.  Hasta los niños en las escuelas en estos momentos están pagando vacunas, así de grave es el tema. A los niños les piden así sea un dólar, contó la alcaldesa.

Como consecuencia, el Municipio de Guayaquil decidió que personal de la Agencia de Movilidad y Tránsito (ATM) y metropolitanos estén a las afueras de 330 escuelas para evitar que los niños sean extorsionados y capturar a los “vacunadores”. Sin embargo, la alcaldesa lamentó que en la ciudad hay un mayor número de planteles en el que ocurren extorsiones a menores de edad.

Captura De Pantalla 2021 04 08 A Las 18.43.57 E1663876942101 150x150
Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.