Yo [NOMBRE] pongo mi cargo a disposición de mi pueblo. ¿Qué harán los otros 136 asambleístas?”, escribieron varios legisladores de la coalición correísta Unión por la Esperanza (UNES) en sus redes sociales, la mañana del 24 de junio de 2022, día 12 de paro nacional. Sus afirmaciones eran una referencia al pedido de muerte cruzada de su bancada para intentar destituir al presidente Guillermo Lasso

Sus palabras fueron tomadas muy en serio por algunos asambleístas de otras bancadas legislativas que consideran que estos asambleístas han renunciado, efectivamente, a sus curules

PUBLICIDAD

Te explicamos qué dicen varios expertos sobre esa interpretación. 

El pedido de renuncia

Una de las primeras asambleístas en asegurar que los 47 legisladores de UNES habrían en efecto renunciado fue Ana Belén Cordero, del partido oficialista CREO

La mañana del 24 de junio, en el día 12 del paro nacional, Cordero publicó un video en el que dice que “hemos conocido por redes sociales que 47 asambleístas de UNES habrían presentado su renuncia a su curul en la Asamblea Nacional”.

Sin embargo, dice Cordero, al consultar si las renuncias se habían oficializado con la Secretaría General de la Asamblea se enteraron que las renuncias oficiales no habían llegado. 

El asambleísta Fernando Villavicencio hizo incluso una solicitud para verificar quién había renunciado. La respuesta de la Secretaría General fue que “revisados todos los canales de ingreso de documentación… se ha podido verificar que no se registra ningún ingreso” de alguna renuncia. 

Cordero dice que como las renuncias no se han oficializado, “por favor señores asambleístas de UNES, pongan en firme esa renuncia. El país entero se los va a agradecer.” En el mismo video, Cordero acusa de “golpistas” a los legisladores de la bancada correísta y asegura que ellos son “los que quieren el caos” en el país. 

Otro asambleísta que pide a los legisladores de UNES que renuncien es Ricardo Vanegas, de la bancada de Pachakutik. Vanegas, al igual que Cordero, publicó un video en su cuenta de Twitter haciendo esa solicitud. 

En el video, Vanegas se dirige a los asambleístas que habrían publicado en redes sociales que ponían a disposición su cargo. Les dice: “si ya no tienen la intención de legislar y de fiscalizar, que es para lo que el pueblo ecuatoriano los eligió, acérquense a la Secretaría de la Asamblea y presenten su renuncia”. 

Vanegas además dice “diciendo y haciendo, pero ya basta de amenazas”. Con esas palabras, el asambleísta termina su video.

El pedido de renuncia también ha sido apoyado públicamente por el asambleísta independiente Fernando Villavicencio, y otros asambleístas de CREO como Juan Fernando Flores y Jorge Pinto

El pedido al CNE

La tarde del 25 de junio, la asambleísta Ana Belén Cordero pidió al Consejo Nacional Electoral (CNE) que “dadas las renuncias públicas de los 47 asambleístas de UNES, me haga llegar el listado de los asambleístas alternos que nos acompañarán en la Asamblea”. 

Cordero compartió la solicitud que le envió a la presidenta del CNE, Diana Atamaint, en su cuenta de Twitter. En esa publicación se puede ver que además de pedir la lista de alternos, Cordero pide que le indiquen “si se están llevando a cabo los trámites administrativos correspondientes a la principalización de los mismos”.

Hasta las 8 de la noche del 25 de junio, Atamaint no había dicho nada sobre esa solicitud. 

¿Qué dicen los expertos?

Aunque Cordero y otros asambleístas insisten en que la publicación en redes sociales constituye una renuncia pública, los expertos dicen que tal declaración no es suficiente

La abogada Libia Rivas dice que para que una renuncia en la Asamblea sea válida, esta “tiene que ser expresa y presentada formalmente por escrito”. Esto significa que las publicaciones de los asambleístas de UNES en sus redes sociales no pueden ser contadas como renuncias formales. 

El abogado constitucionalista Mauricio Alarcón coincide con Rivas. Según Alarcón, el pedido de renuncia que están haciendo algunos asambleístas es “en realidad una acción política”. Sin embargo, asegura el experto, “no tiene sentido, no es legal, y no tiene asidero”. 

Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR