Las pérdidas económicas que sufrirá Ecuador por nueve o más días de paro serán millonarias. Uno de los sectores más afectados ha sido el exportador, que hasta este 20 de junio acumuló pérdidas de alrededor de 27 millones de dólares, según dijo la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor).

En un comunicado, esta federación aseguró que por una semana de paralizaciones más de 150.000 plazas de empleo están en riesgo . Y que “más de 700 empresas exportadoras han sido afectadas durante las paralizaciones por la imposibilidad de llevar sus productos a puertos y aeropuertos”, aseguró Fedexpor. Entre las empresas que han sido más afectadas por el paro nacional están las dedicadas a:

  • las flores 
  • los elaborados de madera 
  • el brócoli
  • la pitahaya, y 
  • la granadilla

Todas estas industrias representan el 9 % del total no petrolero exportador que tiene Ecuador.

Sector florícola

PUBLICIDAD

El 15 de junio de 2022, la Asociación Nacional de Productores y Exportadores de Flores del Ecuador (Expoflores) denunció que hay manifestantes que “nos están exigiendo que paguemos por salvoconductos para poder sacar nuestros productos”.

La Asociación además publicó un video en el que se ve a camiones intentando circular por una avenida hasta que son retenidos por un grupo de manifestantes. Las personas se acercan a los conductores y verifican que tengan “los papeles en regla”. Los que los tienen, pueden avanzar. Esta realidad se ha mantenido durante los 9 días de paro.

Saqueos

Los intentos de saqueo han sido otra constante. Ayer, 20 de junio, personas denunciaron en redes sociales que los manifestantes intentaron saquear un centro comercial ubicado en la vía Marianitas, entre Carapungo y Calderón.

También hubo intentos de saqueo en Guayaquil, durante el segundo día del paro nacional de junio de 2022. El ECU 9-1-1 de la ciudad confirmó que, el 14 de junio, se reportaron “varios intentos de saqueo en diversos puntos de la ciudad de Guayaquil”. Según Pablo Arosemena, gobernador de la provincia del Guayas, los “intentos de saqueos han sido neutralizados por la Policía Nacional”. 

Otros sectores afectados

Dolores Cruz, de 50 años, es una comerciante informal de caramelos y de snacks de la Plaza del Teatro, en el Centro Histórico de Quito. Ella dice que el paro ha afectado a su negocio, pero no sabe exactamente cuánto dinero ha perdido por las manifestaciones. Trabaja de 7 de la mañana hasta las 7 de la noche, pero la escalada de violencia provocó que sus nietos le llevaran a su casa para cuidarla y no exponerla a peligros.

Jessenia Cruz, 37 años. También es una comerciante ambulante, pero ella vende todo tipo de productos que cuesten menos de un dólar. Admite que “no se puede invertir mucho en el negocio porque la economía está mal”, y que con lo que vende puede llevar cuatro dólares a su casa que por lo general es para comprar, pan, leche y otros alimentos. Tiene que alimentar a sus 3 hijos que, con ella, son 4 bocas en la casa. Cruz cuenta que cuando vienen las marchas “me trato de esconder en un lado, pero la gente está agresiva y es verdad que el Presidente no ha cumplido lo que ha dicho y no podemos estar en estas condiciones”. 

Otro de los problemas a los que se ha enfrentado es que no “hay carros”. Yo vivo en Guajaló. Por eso ha tenido que vender por las calles aledañas al sector donde vive, en el sur de la capital.

Ninivé, 47 años. Es trabajadora sexual en el Centro Histórico de Quito. Cuenta que está preocupada por el paro porque ella vive del día a día para llevar “el pan a nuestros hijos”. Dice que las personas salen a protestar “no porque quieren, sino porque sienten la necesidad de tener un ingreso fijo”. Cuenta que uno de los principales problemas a los que se ha enfrentado en estos nueve días es que los hoteles a los que acude han estado cerrados “y es incómodo estar en la calle porque nosotros vivimos de este trabajo y no lo vamos a abandonar”.

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.