Vías cerradas, intentos de saqueo, cierre de los principales mercados de la capital y el impedimento de que los productos de primera necesidad lleguen a sus destinos es parte del resumen de lo que ha sucedido en cuatro días de paro nacional. Frente al miedo de que aumente la especulación en los precios en productos de primera necesidad el presidente Guillermo Lasso firmó este 16 de junio un decreto en el que exige a los gobernadores de las 24 provincias del país que “ejecuten acciones para evitar la especulación de precios”.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

El Decreto especifica que el gobierno dispone que las Gobernaciones, “junto con las intendencias de Policía, intensifiquen y fortalezcan los mecanismos y operativos de control”. 

Medios de comunicación han reportado que en la última semana aumentó el precio de la caja de tomate de riñón de 15 a 20 dólares. El saco de papa chola de 20 a 28 dólares, entre otros aumentos de precio en productos.

¿Qué pasa con las personas que especulen?

El Código Orgánico Integral Penal sanciona a la personas que cometan este delito con una pena privativa de libertad de uno a tres años, porque estos deben regirse al precio oficial establecido por el Estado para los siguientes productos: 

  • Banano
  • Maíz
  • Arroz 
  • Leche cruda o
  • Cualquier otro producto agrícola o pecuario.

Esto dicen los expertos 

José Hidalgo, economista y director general de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), explica que el decreto que acaba de firmar el presidente Lasso hace referencia a los productos que están sujetos a precios oficiales, es decir, los de primera necesidad, como el banano. 

“Ahí, siempre hay una disputa entre el productor que quiere que le paguen el precio oficial y el intermediario o en algunos casos el exportador que a veces quiere pagar un precio inferior al oficial” aclara el economista.  Y agrega que si el productor pide un precio mayor al oficial se va a poder controlar, pero dice que este no es el principal motivo del alza de precios en los alimentos, aunque pueda haber casos en los que esto suceda.

 “Históricamente, los controles de precios son poco efectivos y en este contexto sería aún menos efectivo de paro”, dice Hidalgo. Y agrega que el incremento que estamos viendo en el precio de cada producto de primera necesidad  como del pan, la pasta y los aceites son un fenómeno que no solo está viviendo el Ecuador. Dice que es un fenómeno a nivel internacional que ya se registraba desde inicios de año y que se intensificó con la invasión de Rusia a Ucrania. 

“En los informes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se puede ver cómo el precio de los cereales o de los aceites están en máximos históricos”, dice el economista.  Además, Hidalgo enfatiza que aunque en mayo cayeron un poco los precios de algunos alimentos con respecto a abril, estos se mantienen a niveles históricamente altos

Hidalgo explica que este mismo escenario se replica en el sector de  los fertilizantes porque Rusia es uno de los principales productores de productos agrícolas a nivel internacional y es de donde vienen la mayor cantidad de estos productos para el Ecuador. “Una menor oferta de fertilizantes también genera un incremento en los costos de producción  de algunos productos agrícolas”, recalca el economista. 

“El incremento del precio de los productos de primera necesidad no se puede detener con un control de precios porque eso generaría escasez de esos productos en especial si son importados”, explica Hidalgo. Porque los productos de primera necesidad  que importa el país son traídos a un precio mayor porque a nivel internacional se los vende a un precio mayor y eso dificulta que se los pueda controlar.

Hidalgo cree que al gobierno de Guillermo Lasso le falta pedagogía para explicar este escenario a la ciudadanía. Y que el gobierno también debería buscar alternativas  para que el incremento de los precios en alimentos de primera necesidad no golpeen fuertemente a los sectores más vulnerables del país.

Con este criterio coincide la economista Betty Silva y añade que en el contexto del paro el incremento de los precios se da por escasez o la dificultad de conseguirlos. “Y mientras no se abastezcan los mercados el problema va a persistir. El control es temporal, las autoridades no pueden estar controlando en todos los niveles de comercialización”. Por lo que la economista asegura que los resultados de este control serán mínimos.

El economista Alberto Acosta Espinosa también explicó a GK que la medida de controlar los precios para evitar la especulación es más por imagen política porque en Ecuador sí existe un marco jurídico para combatir la especulación. “Y no creo que el Gobierno tenga la voluntad política para enfrentar de raíz el problema del incremento de los precios. Tendría que reducir sustantivamente las tasas de interés, rebajar el precio de los combustibles  y sobre todo alentar la producción de  bienes de primera necesidad”, dice Acosta Espinosa. 

A estas soluciones, el analista económico Alberto Acosta Burneo agrega que el Gobierno debería reducir aranceles, impuestos y trabas para el ingreso de productos importados. Y que la solución al problema del aumento de precios de los productos o de la escasez mejoraría si el Presidente buscara una solución para la reapertura de las carreteras, para que los productos salgan del campo a las ciudades.

Captura De Pantalla 2021 04 08 A Las 18.43.57 E1663876942101 150x150
Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR