En Ecuador hay 688 personas que esperan recibir un trasplante en Ecuador. La mayoría de esa lista —actualizada hasta el 7 de marzo de 2022— está conformada por gente que necesita córneas o un riñón. Los cientos de adultos y niños esperan una donación de esos órganos para seguir viviendo o para mejorar sus condiciones de vida. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Entre enero y febrero de 2022 se hicieron 69 trasplantes a nivel nacional, según el Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Indot). De esos, el 30,44% —21— fueron de órganos renales con un donante cadavérico. Es decir, en esas operaciones los órganos provenían de una persona que estaba muerta. Además, en ese periodo se hicieron trasplantes cardiacos, hepáticos, de córneas y de médula ósea. 

PUBLICIDAD

Todos los ecuatorianos, por ley, son donantes de órganos a menos que hayan expresado su voluntad de no serlo al sacar o renovar su cédula. Dependiendo de los órganos y tejidos que se necesiten, pueden provenir de un donante vivo o de uno que esté muerto.

Esta es una breve explicación de cómo funcionan estos dos tipos de trasplantes en Ecuador. 

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Con donantes vivos

Una persona viva puede donar sangre, un riñón, o parte de su hígado —un órgano que se regenera. También puede donar parte de la médula ósea mediante transfusión sanguínea; pero en esos casos se debe tener relación de consanguinidad hasta el cuarto grado con el receptor para que no haya intereses de por medio o para disminuir la posibilidad de que el cuerpo rechace el órgano recibido.

La Ley Orgánica de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células dice que la donación de órganos, tejidos y células de una persona viva necesita “la declaración de consentimiento informado de la o el donante, otorgada ante notario público”. Ese consentimiento puede ser revocado de forma verbal hasta el momento de la intervención quirúrgica. La ley dice que esa revocatoria no dará lugar a indemnizaciones por daños y perjuicios. 

Además de esta declaración de consentimiento, la ley dice que se debe presentar un informe psiquiátrico sobre la “normalidad de sus facultades mentales”. También debe haber un “informe motivado del Comité de Ética del hospital transplantador”.

Otro de los requisitos establecidos en la ley es que el estado de salud físico y mental del donante debe ser certificado por un médico que no esté dentro del equipo que hará la extracción ni el trasplante. Ese médico debe informar al paciente sobre los riesgos inherentes a la intervención, sus posibles consecuencias y repercusiones en su vida personal, familiar, personal; además de los beneficios esperados.

La ley dice que la extracción de órganos a donantes vivos “se limitará a situaciones en las que se prevean grandes posibilidades de éxito del trasplante”.

¿Cuáles son los requisitos para donar en vida?

Los requisitos para donar en vida son: 

  1. Que el donante sea mayor de edad, en plenas facultades mentales y con estado de salud adecuado para el procedimiento. 
  2. Que haya compatibilidad biológica, morfológica y funcional con el receptor.
  3. Que el receptor tenga parentesco hasta cuarto grado de consanguinidad con el donante. O que se trate de su cónyuge o conviviente en unión libre, en esos casos se debe comprobar la compatibilidad con pruebas médicas. Eso también se aplica en casos de “filiación por adopción”, según la ley. 
  4. Que el donante y el receptor hayan sido previamente informados de las consecuencias de su decisión. Además, deben entregar su consentimiento escrito y notariado de forma libre, consciente y voluntaria. Ese documento se debe anexar a las historias clínicas. 
  5. Que la extracción de los órganos o tejidos no implique que el donante tenga riesgo de incapacidad funcional permanente. 
  6. Que no existan indicios de prácticas ilegales de turismo para trasplante o tráfico de órganos. 
  7. En caso de donación cruzada —en el que participan varios donantes vivos y receptores que son compatibles entre sí— no será pública la identidad del receptor. 

¿Quiénes no pueden donar órganos en vida?

La ley dice que los padres o representantes no podrán dar el consentimiento para que sus hijos menores de edad donen sus órganos o tejidos. En los casos de médula ósea, la extracción sí puede ser autorizada por los padres de los niños, niñas y adolescentes menores de edad. 

Tampoco se pueden hacer trasplantes de órganos de pacientes extranjeros vivos que no sean residentes legales en Ecuador. Sin embargo, ellos sí podrán recibirlos en ciertos casos. La ley aclara que en casos en los que los pacientes extranjeros sean declarados en código cero — en peligro de muerte si no tienen un trasplante de manera inmediata— tendrán el mismo tratamiento que los pacientes nacionales. 

Con donantes fallecidos

Las donaciones con donantes fallecidos se hacen a través del Indot con una lista de espera única de donación (o LEUN). Desde el 2011, el Indot lleva este registro en el que los médicos de los distintos hospitales del país registran a los pacientes cuando consideran que necesita una donación de órganos o de tejidos. Como su nombre lo dice, la lista es el único registro autorizado de las personas que necesitan una donación de un órgano o un tejido con un donante fallecido en Ecuador. 

Esos registros se hacen en el Sistema Nacional Informático de Donación y Trasplante (Sinidot). Ahí los médicos de los hospitales acreditados por el Indot ingresan en la lista a los pacientes que cumplen con los criterios para recibir un trasplante. Los órganos y tejidos que recibirán serán donados por ecuatorianos y extranjeros residentes legales en el país que fallezcan y que hayan decidido entregar sus órganos antes de su muerte. 

No todos los donantes cadavéricos pueden dar sus órganos. Hay “criterios médicos específicos” que posibilitan la donación de sus órganos y tejidos, según el Indot. Una de esas es la causa de muerte, ya que algunas —como el cáncer— no permiten que los órganos se utilicen en alguien más. 

Los órganos no son asignados por orden de llegada a la lista. Para la decisión de a quién va el órgano o el tejido se analiza la compatibilidad entre el donante y las personas de la lista tomando en cuenta estos parámetros: 

  • Grupo sanguíneo
  • Edad
  • Peso y talla

Además, se aplican criterios específicos que dependen del órgano o tejido que será trasplantado. 

Tienen prioridad en la lista: 

  • Niños y niñas.
  • Personas con doble vulnerabilidad como mujeres embarazadas o con discapacidad. 
  • Pacientes en código cero. Es decir, aquellas que están en peligro de muerte si no tienen un trasplante de manera inmediata. 

Según el Indot, la asignación de órganos y tejidos es “un proceso altamente técnico” para garantizar el “acceso justo y equitativo a los trasplantes”. La etnia, el sexo o la condición económica de las personas en la lista de espera no son factores que no se toman en cuenta al asignar las donaciones, según Indot.  

El proceso de evaluación para acceder al trasplante, la cirugía y el seguimiento después de la operación no tiene costo para los pacientes. Según el Indot, esto se financia a través de la red pública integral de salud conformada por el Ministerio de Salud, el Instituto de Seguridad Social y los Institutos de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas y de la Policía. 

Estos procedimientos solo se pueden hacer por profesionales y hospitales acreditados por el Indot. Esta es la lista de centros médicos acreditados hasta marzo de 2022.

Indot es responsable de: 

  • Acreditar a los hospitales y profesionales que hacen trasplantes.
  • Administrar la lista de espera única nacional.
  • Coordinar los operativos de donación y trasplantes.
  • Asignar órganos y tejidos.

¿Quiénes pueden donar?

No todas las personas que sean potenciales donantes —es decir, quienes no hayan dicho expresamente que no desean dar sus órganos al sacar o renovar sus cédulas— y mueran podrán donar sus órganos. 

Según Indot, hay diagnósticos específicos que permiten hacerlo. Estos son:

  1. Muerte encefálica para dar órganos y tejidos. 
  2. Paro cardiaco para dar tejidos. 

La donación de órganos de un cuerpo cadavérico puede salvar la vida de hasta diez personas. Una persona declarada con muerte cerebral puede donar los dos riñones, el hígado, el corazón, los dos pulmones, ligamentos, las córneas, los huesos, los tendones, la piel, el páncreas, los intestinos y las válvulas cardíacas.

En Ecuador, se hacen trasplantes renales, cardiacos, hepáticos, de córneas y de médula ósea. 

¿Cómo acceder a un trasplante con un donante fallecido?

Este es el procedimiento para obtener un órgano o tejidos de un donante que murió:

  1. Un médico especialista, que dependerá del trasplante que necesite, debe establecer el requerimiento de trasplante.
  2. El médico especialista y el centro médico donde fue valorado el paciente hará la derivación o referencia a uno de los establecimientos autorizados por el Indot.
  3. Ahí comenzará la evaluación pre trasplante con valoraciones clínicas, de laboratorio e imagen, según lo que se necesite. 
  4. Con esos resultados, el equipo de trasplante organizará una junta médica para establecer si el receptor cumple con los criterios para un trasplante con donante fallecido. 
  5. Si lo hace, el equipo de trasplantes se encargará de ingresarlo a la lista de espera única nacional en el Sinidot. 
  6. Mientras el paciente está en la lista de espera, el Indot recomienda que se sigan todas las indicaciones del equipo de salud de la unidad de trasplantes. De esa manera, cuando haya un donante que sea compatible, el paciente esté en las condiciones necesarias para tener la cirugía de forma inmediata. 
  7. Indot se encargará de coordinar los operativos de donación y trasplantes con los que se detectan donantes y se asignan los órganos y tejidos. Lo hace tomando en cuenta criterios técnicos y médicos específicos para cada órgano a trasplantarse. 
  8. Cuando tengan un donante compatible, la unidad de trasplantes se comunicará con el paciente para que se acerque de inmediato para que el equipo le haga una valoración médica para que se garantice que el receptor está en condiciones de someterse a la cirugía de trasplante en ese momento y que será viable. 
  9. El establecimiento de salud donde se hizo la operación será el responsable del seguimiento del trasplante. Dando cuidados, exámenes y medicación que pueda necesitar. 
  10. Toda persona trasplantada es responsable de seguir las indicaciones del equipo de trasplante, ir sin falta a sus controles médicos. 
Susana Roa Chejín
(Ecuador, 1997) Periodista lojana y jefa de la redacción de GK. Cubre economía, sexualidad y derechos. Le interesan los temas de empleo, educación financiera y salud sexual y reproductiva.