Casi 24 horas después de que el fiscal Juan Carlos Izquierdo fuera detenido en Manabí con una boleta de aprehensión que la Policía luego anunció que era falsa, la institución intentó explicar el ataque cibernético con un confuso y escueto comunicado

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

El documento, titulado Acceso no consentido al sistema informático integral de la Policía Nacional “SIIPNE 3W” para el registro de alertas de órdenes de captura, empieza con lo que ya todo el mundo sabía: que verificaron el “presunto uso no consentido del usuario de un servidor policial asignado al subsistema investigativo en el Sistema Informático Integral de la Policía Nacional del Ecuador (SIPPNE 3W)”. En palabras sencillas, quien entró al sistema, no tenía el permiso para hacerlo. 

PUBLICIDAD

https://twitter.com/PoliciaEcuador/status/1476327008015691776?t=1fvuEgjX-d4b1E0a6JOY-A&s=19

Luego, dice que la vulneración se hizo desde fuera del país. La Policía dice que se utilizó una Red Virtual Privada (VPN, por sus iniciales en inglés) para evadir y suplantar la verdadera identidad de quien realizaba el acceso. 

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Los VPNs son servicios que permiten establecer una conexión de red protegida. Las VPN cifran su tráfico y disfrazan su identidad en línea. “La Policía puede saber cual es el VPN y podría pedirle información a la empresa. Muchas no mantienen logs de la información y me juego a que usaron alguna que no lo hace”, dice el experto en seguridad digital Pablo Arcuri. 

Arcuri explica que, como regla general, una agencia estatal —como la Policía— puede realizar un pedido de acceso a la información a la empresa que da el servicio de VPN. “Pero muchas empresas de este tipo se valen de artilugios legales para guardar una información mínima (o nula) de quienes las utilizan”, dice Arcuri, apuntando también a que por la poca claridad del comunicado no queda claro si la conexión fue realizada desde el exterior o si el servidor que accedió a su sistema está fuera del Ecuador.

“Lo más probable es que la VPN (el servidor) que se conectó al sistema sistema de la Policía esté en el exterior, si no es tan fácil como ir a buscar el servidor en Ecuador y confiscarlo”, dice Arcuri. Lo más confuso de todo esto, sostiene Arcuri, es que “cualquier hijo de vecino” puede entrar al sistema de alertas de captura desde una VPN y poner una alerta contra otra persona. “Pero en Ecuador todo es posible; la ciberseguridad es de terror”, dice Arcuri. 

Según la Policía, para franquear su sistema, se usaron credenciales de un usuario real. Sin embargo, el oficial dueño de esa clave y ese nombre de usuario no dio el consentimiento para tal uso. Al final, la Policía dice otra verdad ya conocida públicamente: “se trató de un mal uso de las credenciales mediante un acceso fraudulento al módulo de registro de boletas de captura”.

El comunicado termina con una afirmación que muchos ciudadanos han puesto en duda tras la vulneración al sistema informático policial: “La Policía Nacional mantiene su compromiso de velar por el bienestar y la seguridad de todos sus ciudadanos”.

El caso Naomi Arcentales

Naomi Michelle Arcentales Sabando era una joven de 23 años que fue encontrada sin vida en un hotel de la ciudad costera de Manta, en la provincia de Manabí, el 12 de diciembre de 2021.

Al inicio, su muerte fue declarada como un suicidio, pero tras la presión mediática causada por su familia y organizaciones sociales, la Fiscalía activó un protocolo para descartar que se trate de un femicidio porque había un historial de violencia por parte de su pareja, el fiscal Juan Carlos Izquierdo. 

Pocos días después de la muerte de Naomi Arcentales, su hermana Tais publicó capturas de supuestos chats entre Arcentales e Izquierdo, y Arcentales y una amiga de ella. En ambas conversaciones se evidencia que vivía una relación con violencia psicológica y física. En uno de los supuestos chats con Izquierdo, Naomi Arcentales le reclama por los golpes y le dice que tiene la cara con moretones.  

También circuló un video en el que se observa como un hombre que se presume que sería Izquirdo da una bofetada a una mujer, que sería Naomi Arcentales. La cachetada fue tan fuerte que la joven se movió varios pasos de donde estaba. Al final del video solo se escuaha como una mujer dice “casi que la vuela”.

Luego de que circularan los chats y el video, el Consejo de la Judicatura anunció que suspendía temporalmente a Juan Carlos Izquierdo, fiscal de Manabí desde 2015, que ha llevado casos de femicidio y tentativa de femicidio. 

En las últimas semanas la familia Arcentales logró que el cuerpo de la joven sea exhumado del Cementerio General de Pedernales, en la provincia de Manabí. Criminalística hizo una segunda autopsia cuyos resultados deberían estar listos máximo la primera semana de enero de 2022. 

 

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.