¡Hola!

La COP26 debería acabarse mañana pero todavía hay muchas cosas en el aire. Tres periodistas italianos del diario Domani con los que me senté hoy en el centro de medios —desde donde escribo casi todos los días— me contaron que creen que la COP no se va a acabar a tiempo y que, en el mejor de los casos, las partes llegarán a un consenso el sábado en la madrugada. Repito: en el mejor de los casos. 

Si eso sucede, estaré ya lejos de Glasgow porque por cuestiones logísticas la organización que me ayudó a venir no pudo reservar el hospedaje durante más tiempo. Al parecer, me voy a perder la experiencia de dormir en la sede del evento. (Dicen que suele ser interesante y algunos, incluyendo mis colegas de hoy, incluso ya están practicando. No lo juzguen: yo me he quedé dormida igualita hoy en en el tren mientras supuestamente intentaba avanzar un reportaje).

primer borrador de la COP

Pero bueno, volviendo al por qué mis colegas más experimentados en cubrir las COP opinan que la conferencia no se va a acabar a tiempo, hay varias razones. Primero, porque según ellos, la COP casi nunca termina cuando debería porque siempre les toma tiempo a las partes ponerse de acuerdo con todas las decisiones. Además, dicen, hay muchas críticas sobre el primer borrador de las decisiones de la conferencia que te conté que se hizo público ayer. 

PUBLICIDAD

Una de ellas es que su lenguaje no es lo suficientemente fuerte como para invitar a las partes a comprometerse enteramente al acuerdo. Otra es que hace falta ambición en el tema de financiamiento para la adaptación y para los daños y pérdidas. Y otra es que en un artículo se menciona la necesidad de limitar el aumento de la temperatura para 2100, lo que daría la impresión de que aún hay mucho tiempo para reducir las emisiones y tomar acciones, cuando en realidad no lo hay.

Sobre eso hablé hoy con Walter Schuldt, delegado en Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana del Ecuador, y quien ha estado involucrado activamente en las negociaciones de la COP26 en las últimas dos semanas. 

Reunidos de manera muy informal en un restaurante dentro de la sede —de hecho, en el mismo en el que entrevisté al ministro Manrique— Schuldt me ayudó a entender en 20 minutos algo que me había pasado la mañana entera leyendo y releyendo.En conclusión: el primer borrador tiene aún muchas cosas que mejorar

flecha celesteOTROS CONTENIDOS SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO

Te voy a contar las que más me llamaron la atención.

Primero, Walter me dijo que el borrador “abarcaba mucho y apretaba poco”.

Se incluyeron muchas cosas para intentar “complacer a todo el mundo”, pero que eso no se debe hacer porque desnaturaliza el verdadero propósito de las negociaciones. Según Walter, algo que se hizo este año que estuvo muy bien, fue tener dos consultas abiertas con diferentes sectores para escuchar cuáles eran sus necesidades con respecto a la toma de decisiones sobre cambio climático. Sin embargo,  eso no significa que debían (o iban) a ponerlo todo. 

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==
PUBLICIDAD

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

Ahora, dijo Walter, tendrán que eliminar algunas cosas para que al final todas las partes se puedan poner de acuerdo. Porque ahora, con el texto como está, me dijo Schuldt, “no hay un balance en cosas esenciales” como mitigación y adaptación o acción e implementación. 

Otra cosa que me llamó la atención de lo que me dijo Walter es que en los párrafos de introducción del documento no se habla del Acuerdo de París más que para decir que las decisiones que se toman en la conferencia se hacen en el “contexto” del acuerdo. “Esa es la razón más importante por la que estamos aquí, para revisar que se haya cumplido el Acuerdo de París”, me dijo Walter. El cree que se hable del acuerdo como algo secundario, es una señal negativa

Walter me dijo, además, que creía que iban a haber muchos cambios al borrador porque hay ciertas cosas que no se alinean con las bases legales del Acuerdo de París. Por lo tanto, no van a ser aceptadas por las partes. Entre ellas:

  • Sobre mitigación, por ejemplo, el primer borrador dice que para limitar el calentamiento global todos deben reducir las emisiones globales de dióxido de carbono en un 45% para 2030 en relación con el nivel de 2010 y a cero neto a mediados de siglo. Walter Schuldt me dijo esto no es solo algo que no se habló en París, sino que también es algo que no se puede cumplir.

Tomemos al Ecuador como muestra. Cuando el presidente Guillermo Lasso habló en la Cumbre de Líderes Mundiales de la COP dijo que el país tiene “una meta clara de reducir el 22,5% de emisiones hasta 2025”. Para lograr lo que plantea el borrador, se necesitaría literalmente duplicar la meta actual, lo que implicaría la inversión de recursos “que Ecuador no tiene”, me dijo Walter. Entonces, si se llegara a firmar el documento, el objetivo  quedaría en papel, pero no se cumpliría.

  • Reducir las emisiones al cero neto para 2050 es otro problema, según Walter. Porque no está en el Acuerdo de París. Como dijo el ministro Gustavo Manrique en la entrevista, Ecuador ya tiene un plan de cero neto para 2050, pero es un plan individual que coincide con lo que se puso en el borrador. Sin embargo es solo eso: una coincidencia. Walter dice que como estos planes no están en el Acuerdo, lo más seguro es que no queden en el documento final.
  • Y lo último, ¿te acuerdas que ayer te dije que el primer borrador hablaba sobre la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles por primera vez en la historia de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático? Pues resulta que tampoco es algo que las partes hayan acordado en París. Por ello, además de la presión de gigantes petroleros como Arabia Saudita para sacar este artículo del documento, hay una probabilidad bastante alta de que no se sostenga legalmente tampoco. Pero, insisto, es un logro que haya estado ahí. 

Otras cosas interesantes que me dijo Walter sobre el primer borrador es que el tema de financiamiento sigue quedándose corto

Se supone que para este año, las grandes potencias debían ya haber cumplido la meta de mil millones de dólares anuales para apoyar a los países menos desarrollados a hacerle frente al cambio climático. Pero no lo han hecho

El primer borrador no solo no habla sobre una posible sanción por el incumplimiento de esa promesa, sino que también extiende el plazo para que se cumpla por dos años más hasta 2023. “¿Por qué?”, me preguntó Walter visiblemente frustrado, “¿por qué les damos chance a que sigan incumpliendo sus compromisos hasta 2023?”.

No sé, Walter, no sé. Pero ojalá esas preguntas se resuelvan cuando la presidencia de la Conferencia presente el segundo borrador

Para no hablar solo de las cosas del borrador que están mal, también te voy a contar qué sí funciona según los expertos. Laurence Tubiana, una de las arquitectas del Acuerdo de París, dijo que algo que le gusta del acuerdo es su tono positivo. Tubiana dijo que que haya esperanza es un buen signo de que se pueda llegar a un buen acuerdo al final de esta COP. 

Walter Schuldt, en cambio, dijo que lo más positivo del primer borrador es que se haya reconocido, por primera vez, la importancia del rol de la sociedad civil, los jóvenes y los pueblos y nacionalidades indígenas en la toma de decisiones

Así avanzan los acuerdos aquí. Ojalá publiquen el segundo borrador pronto para ver qué ha cambiado y tener una mejor visión de cómo podría quedar el texto final. 

Para no perder la costumbre, te cuento algo bonito. Hoy, nos habían invitado a ir a la exposición de un investigador ecuatoriano que iba a hablar acá sobre el potencial de la Amazonía para combatir futuras pandemias. Se llama Darien Castro y es biólogo de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Se empezó a interesar en la botánica muy joven y ahora se enfoca más en la biomedicina y etnobotánica, un campo de las ciencias que investiga la relación entre las plantas y los seres humanos

Estuvo increíble. No solo porque fue una exposición súper interesante sobre cómo muchos indígenas usaron el potencial de las plantas medicinales amazónicas para enfrentar la pandemia de covid-19, sino porque me encanta ver a ecuatorianos exponiendo su trabajo en espacios como este. Me recuerda por qué me llena tanto de orgullo ser ecuatoriana. Te dejo una foto que tomé cual mamá orgullosa (aunque conocí al expositor recién hoy). 

primer borrador de la COP

Bueno: ya mañana se acaba la COP, por lo que por fin vas a dejar de recibir mensajes míos todos los días. 

Pero, te tengo una buena noticia. Como este newsletter ha tenido tanto éxito gracias a ustedes, ahora tendremos un newsletter ambiental

Todavía estoy pensando en el nombre. Lo que sí sé es que será parecido a este, solo que ya no sobre la COP ni desde Glasgow. Así que desde ya te invito a estar pendiente de nuestras redes (y de tu correo electrónico) para cuando te envíe la invitación para suscribirte.

IMG 2524 100x100
Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.