¡Hola!

Hoy empecé el día rodeada de bicicletas. Era el Día del Transporte en la COP26 y un grupo de personas se reunió afuera de la sede para protestar contra el uso de autos e incentivar el uso de la bicicleta. “This machine fights climate change” (Esta máquina combate el cambio climático), decían la mayoría de letreros que habían llevado los manifestantes. 

transporte y cambio climático

Me quedé pensando en las bicicletas y el transporte y te voy a hablar del rol de esta industria en el cambio climático. ¿Sabías que el sector del transporte emite más de 8 mil millones de toneladas de dióxido de carbono cada año? Eso es alrededor de una quinta parte de todas emisiones mundiales de CO2 y más del 74% de esas emisiones viene solo de “vehículos de carretera”, es decir carros, motos, buses, taxis, camiones. 

La International Energy Agency (IEA) dice que a pesar de que por la pandemia, las emisiones del sector bajaron, eso no significa que se mantendrán así. Por ello,es necesario hacer una “transición crítica” en los modelos de transporte y hacerla pronto —máximo hasta 2030. “Cualquier retraso”, dice la organización, “podría elevar notablemente el costo de alcanzar los objetivos climáticos”.

PUBLICIDAD

Ahora en la COP26 eso es precisamente lo que se está tratando de evitar. Cumplir con las metas para frenar el cambio climático es algo que no se puede no lograr.  Pero para eso es necesario hacer cambios hacia la descarbonización del sector energético. 

La semana pasada ya se dio un primer paso. No sé si te acuerdas, pero en uno de los newsletter te conté que varios países firmaron la Declaración Global para la Transición del Carbón a la Energía Limpia. Pero eso no está tan relacionado con el transporte, porque para ese sector hay que enfocarse más en los combustibles fósiles. Y ese es un tema del que no se ha hablado mucho. 

De hecho, al parecer es un tema del que nunca se habla realmente en las COPs. Lina, una compañera periodista que está como delegada de Sudán, nos contó que aunque todos saben que la quema de combustibles fósiles es la mayor fuente de emisiones de CO2 y, por lo tanto, el principal contribuyente al cambio climático, cuando hay que elaborar acuerdos e incluso borradores de ellos, nunca se los menciona. “Los combustibles fósiles no se han mencionado en ningún texto de la ONU desde 1992 que se creó la Convención”, nos dijo Lina y me pareció sorprendente. Creo que ya sabemos por qué la temperatura global solo sigue aumentando.

flecha celesteOTROS CONTENIDOS SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO

Por eso, el primer borrador de las decisiones sobre el Acuerdo de París y el primer borrador general del acuerdo climático de la COP26, que se hizo público hoy en la mañana, es histórico. En ambos borradores se “exhorta a las Partes a que aceleren la eliminación gradual del carbón y los subsidios de los combustibles fósiles”. 

Lina dice que lo más probable es que esto vaya a cambiar porque países como Arabia Saudita —que tiene la reserva más grande de petróleo en el mundo— “no permitirían nunca” que se incluya a los combustibles fósiles en el texto final. Si tiene razón y lo quitan, no podremos hacer nada, pero creo que ya es un gran paso que por lo menos se lo haya incluído en el primer borrador.

En Ecuador, el tema de los combustibles fósiles es un problema. El petróleo y sus derivados representan más del 60% del consumo total de energía del país, y esto debería cambiar. Ayer, me reuní un rato a tomar café con Carolina Zambrano, líder de justicia climática de la organización Hivos, para hablar de la COP, y una de las cosas de las que terminamos hablando fue precisamente de la dependencia de Ecuador en los combustibles fósiles.

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==
PUBLICIDAD

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

Carolina me dijo, como ya me ha dicho antes, que el extractivismo ya no debería seguir siendo la base del modelo económico del país porque no es sostenible. El petróleo es un recurso no renovable que según estudios tiene los días contados. Los expertos dicen que en una década ya no será un negocio rentable, pero aún así, los ecuatorianos queremos duplicar la producción de petróleo. Pareciera que nos gusta ir contracorriente. 

Volviendo al tema del transporte y los combustibles fósiles: Ecuador todavía tiene un largo camino que recorrer. Y no solo porque todavía no tenemos una cultura de autos eléctricos. Sino porque en general, creo que no acabamos de entender la forma en la que nos movilizamos. 

Como te decía en mi primer newsletter, a veces, casi nunca, pensamos en qué implica subirnos todos los días a un auto, o qué implica subirnos a un avión. Ignoramos que cada una de esas acciones, que son parte de nuestro día a día, conforman uno de los sectores con mayores contribuciones de carbono. ¿Entonces cómo pretendemos cambiar si no sabemos las bases? 

Reino Unido, Países Bajos, Suiza y Suecia ya tienen algunos sistemas de transporte que generan menos impacto en el ambiente. Pero no podemos pretender copiar su modelo de la noche a la mañana si primero no pensamos en lo que tenemos ahora. Más allá de cambiar los sistemas de transporte ecuatorianos (que son terribles y nada de bioseguros), ¿qué podemos hacer por ejemplo, para que más gente ande en bicicleta o camine cuando tenga que ir a distancias cortas?

En Quito, hay muy pocas ciclovías, entonces los ciclistas se ven obligados a usar las avenidas y como hay muchos conductores que no respetan las leyes ni a los peatones, luego hay accidentes. ¿Y qué hacen algunos? Dejan de ir en bici por miedo a que les pase algo. 

En la pandemia, como lo contó mi compañera Liz Briceño, el uso de la bicicleta subió un 650% en Quito ¿qué vamos a hacer para mantenerlo?  Si volvemos a usar más autos, contaminamos más el ambiente, y como te decía en mi newsletter del lunes, incluso ayudamos  a deteriorar la calidad del aire, que de por sí, en lugares como Quito no es la más óptima. 

Todo está conectado. 

Obviamente, amaría que hubiera más transporte eléctrico en el país (además del trole). Pero para eso aún falta mucho, aunque sé que hay intentos por usar buses eléctricos. Así que me conformaré con poder hacerlo durante los días que todavía me quedan aquí. 

transporte y cambio climático

Como te decía: ya publicaron el primer borrador del acuerdo del clima de la COP26, y uno de los llamados principales que se hace es a “revisar y reforzar” los planes de cada país para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Sin embargo, se escucha a los observadores de la sociedad civil hablar sobre el documento en los pasillos, y parece que les preocupa la falta de lenguaje duro sobre las acciones que se deben tomar, y la falta de fechas límite para cumplir con ciertos compromisos del Acuerdo de París. 

Por otro lado, el financiamiento sigue siendo un problema. No se ha cumplido con la meta de mil millones de dólares que se planteó en 2015. Además hay una urgencia por parte de los países más afectados por el cambio climático de qued se hable más del financiamiento para solventar las pérdidas económicas que ya están experimentando por las actividades de los más desarrollados.

Quiero despedirme agradeciéndote por leerme y por responderme los newsletter. Perdona si me he demorado en responder, pero te leo, y agradezco mucho el apoyo que me das. 

Ya faltan pocos días para que termine la COP26, pero nunca es demasiado tarde para seguir aprendiendo del medioambiente, así que invita a tus amigos a suscribirse a este newsletter.

IMG 2524 100x100
Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.