El gobierno de Guillermo Lasso se quedó sin unos de sus ministros designados, aunque nunca se posesionó. Hoy se supo que Roberto Salas no encabezará el Ministerio de Energía y Recursos No Renovables, tal como Lasso lo había anunciado. 

Ayer, el portal de investigación Código Vidrio reveló que Salas tiene acciones (valoradas en cerca de 800 mil dólares) en la compañía minera Adventus Mining Corporation, una empresa canadiense que en el Ecuador opera concesiones mineras de oro, cobre y plomo: uno que se extiende entre las provincias de Bolívar y Los Ríos, y otro en Azuay. Adventus tiene entre sus inversionistas al consorcio de negocios Nobis, uno de los mayores conglomerados corporativos del Ecuador y del que Salas fue vicepresidente hasta el 21 de mayo, un día después de que Lasso anunciara su designación. Ese mismo día, Salas habría renunciado a su cargo de miembro del directorio de Adventus, según Código Vidrio.

Las dos operaciones de Adventus en el sector minero del Ecuador son significativas. La primera está en la Pijilí, en la provincia austral del Azuay, y abarca tres concesiones, según la propia minera. La otra está en Bolívar se llama Curipamba Sur, incluye una fructífera mina conocida como El Domo, y es ejecutada con la empresa Salazar Resources Ltd, de capitales canadienses y ecuatorianos. Según el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina, Curipamba Sur es un proyecto que ha generado conflictos socioambientales. 

El 25 de mayo pasado, un día después de que Guillermo Lasso se posesionó como Presidente de la República, la minera Adventus anunció cambios en la conformación de su directorio “como resultado de las nuevas designaciones gubernamentales” del gobierno ecuatoriano, dijo en un comunicado. En el documento, Adventus decía que la junta general de accionistas de la compañía agradecía los servicios de Salas y deseaban “lo mejor a Roberto cuando se una al nuevo gobierno de Ecuador”. 

PUBLICIDAD

El comunicado decía, además, que Adventus esperaba “trabajar con el presidente Lasso y su administración en el avance de las actividades de exploración y minería responsables en Ecuador, lo que incluye la futura construcción y operación de la mina El Domo-Curipamba”. En el reportaje de Código Vidrio, varias fuentes de la industria minera advertían de un posible conflicto de intereses si Salas asumía el Ministerio. 

Noticias Más Recientes

Tras las revelación de Código Vidrio se supo que Salas había declinado su nombramiento. El presidente Lasso firmó, como uno de sus primeros decretos, un código de ética para los altos funcionarios de la función Ejecutiva. El Código tiene un acápite dedicado exclusivamente a los potenciales conflictos de interés y la obligación de los funcionarios de revelarlos. “Es muy positiva la sección sobre conflictos de intereses y la obligación de revelarlos formalmente”, dijo a GK el experto en derecho administrativo Rafael Balda. “Se pasa a tener una obligación clara de revelación”, dijo. “En la Ley Orgánica de Servicio Público (LOSEP) el conflicto de interés está restringido a situaciones de parentesco, únicamente, a pesar de que pueda tener otras fuentes”, explicó Balda. El potencial conflicto entre las actividades privadas de Salas y el cargo ministerial habrían sido el motivo de su declinamiento; sin embargo, hasta las seis de la tarde ni el Ministerio de Energía y Recursos No Renovables, ni Salas, ni el gobierno habían hecho un pronunciamiento público sobre el caso. 

Roberto Salas explico las razones por las que no será ministro. En un mensaje en su perfil de Linkedin, Salas dijo que no ha podido resolver sus asuntos particulares a tiempo. Motivo por el que demoraría su «incorporación al gobierno más allá de lo prudente; a ello he de sumar circunstancias familiares que han surgido en los últimos días». Sin embargo, no dio más detalles. Salas finalizó su mensaje agradeciendo al presidente Lasso por la oportunidad.