El juez constitucional Carlos Vera Cedeño a cargo del caso Furukawa aceptó la acción de protección interpuesta hace más de un año en la Unidad Judicial de Santo Domingo. La tarde de ayer, 15 de enero de 2021, el juez declaró al Estado ecuatoriano y a la empresa Plantaciones Furukawa Plantaciones C.A, culpables de la vulneración de derechos a los 123 extrabajadores de la empresa.

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

La audiencia por la acción de protección que se realizó en Santo Domingo concluyó con la resolución del juez sobre la existencia de servidumbre de la gleba,-forma contemporánea de esclavitud.  La audiencia comenzó el 29 de diciembre pasado, pero fue suspendida y se reinstaló  el 6 de enero de 2021. En la audiencia el juez recibió varios testigos, peritos y amicus curiae que es una declaración de forma escrita u oral que hace cualquier persona interesada en el caso. 

En la continuación de la audiencia, este 16 de enero, Paola Guerra, abogada de la empresa Furukawa dijo que la empresa ya fue sancionada por las irregularidades cometidas.  La abogada Guerra se mantuvo en que no hubo vulneración  de derechos como el acceso a los servicios de salud y dijo que la empresa no tiene responsabilidad en el caso. 

La empresa Plantaciones Furukawa C.A opera en el Ecuador hace más de medio siglo, se dedica a la producción del abacá, una planta de origen filipino, que se usa para elaborar sogas, papel moneda, bolsas de té, filtros de café, entre otros. Es como una fibra de vidrio por eso el riesgo de trabajar con esta planta. Muchos trabajadores han perdido brazos o dedos en la manipulación del abacá, de machetes y de las máquinas procesadoras sin equipos de protección.  

PUBLICIDAD

Los trabajadores y sus familias vivían en los campamentos de las plantaciones. Un reportaje de Plan V y el portal La Barra Espaciadora reveló que los trabajadores vivían en condiciones precarias, no tenían acceso a baños, electricidad o agua potable. Ganaban entre 200 a 300 dólares mensuales,  en los campamentos también trabajaban niños y mujeres. 

La abogada Alejandra Zambrano, defensora del grupo de los 123 extrabajadores de la empresa Furukawa que presentaron la acción de protección contra el Estado y la empresa, dijo que el juez aceptó la vulneración de los derechos al trabajo, la salud, la educación, la vivienda, el agua, la alimentación, el hábitat, la vida digna y la integridad personal. 

Sobre las violaciones al acceso a los derechos, el juez Vera Cedeño dijo que los culpables, el Estado y la empresa deberán pedir disculpas públicas. 

El 16 de octubre de 2018, un grupo de trabajadores de la empresa denunció que fueron despedidos en la Defensoría del Pueblo. Funcionarios del Ministerio de Trabajo realizaron visitas a varios campamentos de la empresa Furukawa pero la situación no cambió. Además, la empresa había negociado en junio de 2019 con algunos trabajadores para darles una indemnización. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

El lunes 18 de enero de 2021 habrá una rueda de prensa para saber más detalles de la resolución del juez.