El Código Orgánico de Salud, explicado

  • Después de 8 años, la Asamblea aprobó el Código Orgánico de Salud

    • Código Orgánico de Salud

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de la Asamblea.

    Después de 8 años, el Pleno de la Asamblea aprobó el Código Orgánico de Salud. Lo hizo en la sesión del 25 de agosto de 2020. Según el legislativo, el proyecto promueve “el cuidado integral de la salud” y tiene un enfoque de inclusión e interculturalidad. El texto tiene 405 artículos. Fue aprobado con 79 votos a favor.  

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    El proyecto ingresó al legislativo en 2012. Cuatro años después, en marzo de 2016, el actual presidente de la Comisión de Derecho a la Salud, William Garzón, presentó un proyecto alternativo. Desde diciembre de ese año se lo circuló y discutió con grupos de interés, instituciones y profesionales de la salud. Durante la sesión del pleno del 25 de agosto, Garzón dijo que “una gran cantidad de actores fueron parte” de la elaboración de “un texto histórico para la legislación ecuatoriana”. 

    El presidente de la Asamblea, César Litardo, dijo que el Código contribuirá a “mejorar las condiciones del sistema de salud” ecuatoriano. Sin embargo, reconoció que el trámite del proyecto “ha sido largo y complejo”. 

    El Código Orgánico de Salud reconoce el derecho a la lactancia materna. El Código dice que se todos los establecimientos de salud deberán fomentar y proteger esta práctica. Se deberán promover “políticas públicas integrales” que incluyan la lactancia materna en la primera hora de vida del recién nacido. 

    En el documento aprobado se eliminó una parte del artículo 195 que permitía la objeción de conciencia de los profesionales de salud en la anticoncepción. Surkuna, un colectivo que lucha por los derechos de las mujeres y niñas, dijo que el cambio se dio “gracias a la incidencia y presión social” de organizaciones feministas. El nuevo Código dice que se prohíbe que se nieguen a “prescribir, implantar, aplicar o realizar” el procedimiento anticonceptivo” elegido por las usuarias, a menos que existan razones médicas para hacerlo. Si ese es el caso, se deben registrar los motivos en la historia clínica. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    PUBLICIDAD

    Además, se garantizará la atención inmediata y no se criminizará a las mujeres por emergencias obstétricas, como abortos espontáneos. Sin embargo, Garzón aclaró que no despenaliza el aborto inducido y que ese tema debe ser considerado por el Código Orgánico Integral Penal (COIP). 

    La asambleísta de Izquierda Democrática, Wilma Andrade, dijo que “se modificaron los textos absurdos del Código de Salud” para que no “se burlen de los derechos de las mujeres”. Los profesionales tampoco pueden negarse a dar información y asesoría sobre las opciones de planificación familiar disponibles.

    Héctor Yépez, asambleísta independiente, criticó la ley aprobada. En una publicación en Twitter dijo que “en la Asamblea insisten en votar un Código de Salud que abre la puerta al aborto y vientres de alquiler”. Cuestionó la necesidad de las reformas porque “en Ecuador ya existe legislación de salud. Lo urgente no es un nuevo “código”, ¡sino que se dejen de REPARTIR LOS HOSPITALES!”. 

    El asambleísta Sebastián Palacios, de SUMA, dijo que es una ley “muy amplia” que trata varios temas. Uno de los puntos más relevantes, según él, es el reconocimiento del deporte como una herramienta de prevención de problemas de salud. Fue una de las propuestas del Grupo Parlamentario de Inclusión, Masificación y Fortalecimiento del Deporte, que él coordina.  

    El nuevo Código Orgánico de Salud permite el uso medicinal del cannabis para hacer más llevaderas algunas enfermedades. En 2019, la Asamblea Nacional ya despenalizó el cultivo y la producción de productos del cannabis con un contenido inferior al 1% de tetrahidrocannabinol (THC), su componente psicoactivo. El cambio abrió paso para que el cannabis industrial, conocido como cáñamo, y el medicinal se usen en el país. El Ministerio de Salud es el encargado de regular la importación, producción, comercialización, distribución, dispensación y uso de medicamentos derivados del cannabis. Ana Cristina Ramos, presidenta de la Asociación de Mujeres Cannábicas Ecuador, dijo que, la tarde de hoy, 25 de agosto, discutía el Código Orgánico de Salud y que se pronunciará en las próximas horas.  

    |Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí| 

    El Código de Salud aprobado por el Legislativo será enviado al Ejecutivo para continuar el trámite correspondiente. El presidente Lenín Moreno tiene 30 días para vetar parcial o totalmente la ley. 

  • El Código Orgánico de Salud: ¿qué dicen realmente sus artículos?

    • artículos del Código Orgánico de Salud

      Fotografía tomada de la cuenta de Flickr de la Asamblea.

    Un día después de que la Asamblea Nacional aprobara el Código Orgánico de Salud (COS) la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, grupos autoproclamados provida y Guillermo Lasso, precandidato a la presidencia del Ecuador, pidieron al presidente Lenín Moreno que vete la ley. En una carta, la Iglesia católica justificó su postura diciendo que veía “con enorme preocupación la afectación de los derechos humanos” y mencionó algunos de los artículos del COS. 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    Después de 8 años, el 25 de agosto de 2020 la Asamblea Nacional aprobó COS y lo envió al Ejecutivo para que lo apruebe, lo vete parcial o totalmente. El texto tiene 405 artículos y fue aprobado con 79 votos a favor. Según la Asamblea, el COS promueve “el cuidado integral de la salud” y tiene un enfoque de inclusión e interculturalidad.

    Entre los temas que han causado más controversia entre grupos ultraconservadores está en el artículo 195 que prohíbe a los médicos negarse a entregar métodos anticonceptivos a menos que existan razones médicas, garantizar la atención inmediata de emergencias obstétricas, permitir el uso medicinal del cannabis y establecer lineamientos generales para la reproducción humana asistida. 

    En la carta del precandidato a la presidencia por CREO, Guillermo Lasso, pide el veto del COS y dice que algunos artículos “causan profundo malestar en la mayoría de los ciudadanos” y afectan “la dignidad de los profesionales médicos”.

    Uno de los principales puntos mencionados por Lasso,  la Conferencia Episcopal y otros autorpclamados grupos provida es la supuesta “promoción del aborto” en el artículo 201. Este garantiza la atención de todas las emergencias obstétricas. Es decir, los médicos deberán atender a una mujer que llegue con un aborto en curso, quien, por ende ha perdido el embrión o el feto.

    En su carta Lasso también menciona los artículos 421 y 422 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) ecuatoriano y dice que estos obligan al médico a denuciar “el crimen del aborto”. La abogada Silvia Buendía aclara que aunque el 422 dice que denunciar es obligación de todo el mundo que conoce un delito, el 424 de ese mismo Código establece que hay exoneración de esa obligación “cuando el conocimiento de los hechos esté amparado por el secreto profesional”, como entre el médico y sus pacientes.

    PUBLICIDAD

    En la carta de la Conferencia Episcopal se menciona que el COS va a “impedir la recuperación de una orientación sexual” con la prohibición de las terapias de conversión. Esas prácticas, sin embargo, ya eran consideradas tortura según el artículo 151 del COIP. 

    Otro de los derechos humanos establecidos en la Constitución que, según la Conferencia Episcopal, el COS vulnera es “el derecho de madres y padres de familia a educar a sus hijos al aprobar el uso indiscriminado de anticonceptivos de los menores de edad sin su consentimiento”. El artículo 22 del COS dice que los adolescentes tienen derecho a “acceder a asesoría, información y atenciones relativas a salud sexual y salud reproductiva y a que se garantice la confidencialidad de las mismas”. Este artículo y otros del COS se enmarcan en promover la educación sexual obligatoria como un mecanismo de prevenir los abusos sexuales en niños, niñas y adolescentes. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    Además, la garantía de ese derecho es uno de los lineamientos estratégicos de la Política Intersectorial del Embarazo en Niñas y Adolescentes 2018 – 2025, vigente desde junio 2018. El documento dice que se debe “garantizar el acceso de los y las adolescentes a atención efectiva e integral en salud sexual y salud reproductiva, asegurando asesoría y acceso a métodos eficaces de anticoncepción incluidos los de larga duración y reversibles de intervalo y post evento obstétricos”. 

    El COS, dice la Conferencia Episcopal, también vulnera el derecho de los padres de educar a sus hijos al “imponer visiones ideológicas de género contrarias a sus convicciones éticas y a la ciencia”. El COS en realidad menciona políticas de prevención y dice que el Ministerio de Educación en coordinación con otros ministerios debe elaborar programas educativos “para la difusión y asesoría en materia de salud sexual y salud reproductiva”. Uno de sus objetivos es prevenir el embarazo infantil y adolescente, toda forma de violencia, el VIH-SIDA y otras infecciones de transmisión sexual.

    La Política Intersectorial aprobada en 2018 también lo hace. Su propósito es garantizar “educación sexual, atención integral de de salud sexual y reproductiva y espacios libres de violencia para todos los niños y adolescentes del país”. Este documento también especifica cómo deberán participar otros Ministerios para cumplir los objetivos planteados. Por problemas presupuestarios, cumplir esas metas ha sido un proceso complicado en los últimos años. 

    El COS y la Política Intersectorial no son los únicos documentos que garantizan el acceso a la educación sexual y métodos anticonceptivos. La abogada Buendía dice que también lo establece la Constitución, en los instrumentos internacionales de Derechos Humanos, en la Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres. Incluso la sentencia en el caso de Paola Guzmán Albarracín que obligó al Estado a impartir educación sexual en todos los establecimientos educativos porque es una herramienta para evitar abusos y violaciones de niños. 

    En publicaciones en redes sociales, los grupos religiosos han mencionado que el artículo 193 del COS permitiría la asignación o el cambio del sexo de los niños. Este artículo en realidad dice que se prohíbe la reasignación quirúrgica del sexo en recién nacidos que tengan una condición de intersexualidad, es decir que tiene órganos reproductivos masculinos y femeninos al mismo tiempo. A menos que esté en riesgo la vida, “no se puede hacer esta cirugía sino por lo menos hasta que haya alcanzado la pubertad”, dice la abogada Buendía

    La maternidad asistida es otro de los temas más polémicos del COS, incluso grupos feministas lo han criticado. Los grupos religiosos dicen que el artículo 196 “promueve los vientres de alquiler” pero en realidad prohíbe expresamente las “contraprestaciones económicas o compensaciones de cualquier tipo a cambio de la donación de gametos, embriones o de la subrogación del vientre”. Entonces no se podría hablar de alquiler.

    Los ultraconservadores temen que este artículo dé pie para que parejas homosexuales —específicamente las de dos hombres— puedan convertirse en padres. Sobre este punto, la abogada Buendía dice que en el Ecuador ya existe una sentencia de la Corte Constitucional que habla del tema: la del caso Satya, la hija de una pareja de lesbianas que fue concebida por un método de reproducción asistida. En ese caso no hubo vientre de alquiler ni maternidad subrogada porque una de las madres gestó a Satya.  

    Sin embargo, en la sentencia de la Corte, los jueces dijeron que ‘hay que regular también la fecundación asistida, y todas las técnicas, como la maternidad subrogada para las parejas hombres del mismo sexo’. Según la abogada Buendía, con este texto la maternidad subrogada “es concebida como un mecanismo de filiación, como una forma de tener hijos para parejas del mismo sexo”. 

    |Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí| 

    Sobre el mismo tema, activistas feministas creen que este artículo no considera las condiciones de la mujer que presta su vientre para gestar el hijo de una tercera persona. Creen que una mujer empobrecida, sin opciones económicas, no puede realmente elegir la maternidad subrogada sino que es su única opción de vida. 

    El presidente Lenín Moreno tiene 30 días desde la recepción del COS para tomar una decisión sobre el documento. 

  • Presidente Moreno vetó totalmente al Código Orgánico de Salud

    • veto total al Código Orgánico de Salud

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter del Ministerio de Salud

    El presidente Lenín Moreno presentó la objeción total al Código Orgánico de Salud (COS). En una rueda de prensa en la mañana del 25 de septiembre de 2020, Johana Pesantez, secretaria jurídica de la presidencia leyó el oficio que el presidente Moreno entregó a la Asamblea Nacional con su argumentación de por qué veta el proyecto de ley. El presidente la vetó porque, según él, el texto del código contiene varios temas relacionados a la salud que “adolecen de varias imprecisiones que van desde definiciones erróneas no actualizadas hasta una estructura institucional del sistema nacional de salud poco clara”. 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    Moreno dijo en el oficio que el proyecto de ley no tiene una actualización en el enfoque y contenidos sobre temas de salud para el país y el mundo, “más cuando el mundo está viviendo la pandemia por el covid-19”, es decir, el código de salud debe responder a este tipo de emergencias sanitarias.  “El Código Orgánico de Salud no garantiza el derecho a la salud y el bienestar de los ecuatorianos”, leyó Pesántez. Además el código no se podrá poner en práctica porque el Ecuador está imposibilitado financiera, estructural y administrativamente argumenta Moreno. 

    Xavier Solórzano viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud también estuvo en la rueda de prensa en la que dijo que el COS “debe responder a las demandas de la población y esta propuesta de código no responde a eso”.  

    Juan Carlos Zevallos, Ministro de Salud quien asumió ese cargo desde el 21 de marzo de 2020 en pleno inicio de la pandemia por el covid-19, dijo que realizaron una extensa revisión del código con expertos juristas, profesionales de la salud que dieron su aporte y realizaron más de 400 observaciones en fondo y forma del código. Zevallos también dijo que el primer libro tiene el 55% de objeciones, 44% el segundo libro y el tercer libro tiene 46% de objeciones. “Hay demasiadas inconsistencias y contradicciones. Integralmente necesita ser objetado”. Zevallos también dijo que el código no contiene temas relacionados a la pandemia que el mundo y el Ecuador está viviendo.  Xavier Solórzano dijo que el proyecto de ley estuvo en revisión hace 30 días con todos los profesionales convocados. 

    Aunque es posible que haya artículos que individualmente sirvan pero en forma general no sirven, dijo el Ministro de Salud. Uno de los puntos más importantes es que el código es punitivo que no permite la práctica médica, argumentó el Ministro. El código tiene 172 sanciones administrativas para los profesionales de la salud “prácticamente tendríamos que entrar con un abogado a cada consulta médica”. 

    El Código Orgánico de Salud fue aprobado por la Asamblea Nacional el 25 de agosto de 2020 luego de ocho años de discusiones con instituciones y profesionales de salud. El código tiene 405 artículos que garantizan el derecho a la lactancia materna, también garantiza el derecho a la atención inmediata y no se criminalizará a las mujeres por emergencias obstétricas, como abortos espontáneos. Esto no quiere decir que se haya despenalizado el aborto inducido. Ese tema debe estar dentro del Código Orgánico Integral Penal (COIP), dijo el asambleísta William Garzón, actual presidente de la Comisión de Derecho a la Salud, el día de la aprobación del proyecto. 

    PUBLICIDAD

    Otro de los artículos del código que causaron discusión cuando la Asamblea aprobó el proyecto es sobre la prohibición de las “contraprestaciones económicas o compensaciones de cualquier tipo a cambio de la donación de gametos, embriones o de la subrogación del vientre”.  Con el veto total al código, la Asamblea Nacional no podrá tratar este tema en al menos un año contado a partir de la fecha de la objeción, según el artículo 138 de la Constitución. Pasando ese tiempo “la Asamblea podrá ratificar en un solo debate, con el voto favorable de las dos terceras partes de sus miembros”, dice el artículo. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    Johana Pesantez dijo que la objeción que hizo  el presidente al código fue un tema “técnico y profesional” porque el Ecuador es un estado laico por lo que no hubo presiones de grupos que están en contra del código, dijo. Y añadió que el  gobierno quiere elaborar el Código Orgánico de Salud en conjunto entre la sociedad civil y científica.  Xavier Solórzano dijo que seguirán trabajando en un código de la salud que se adecuen a la realidad actual. 

  • Ir a Arriba