Lo admito: tengo graves antecedentes horneando pasteles feos. El control de la armonía estética que mi profesión de diseñadora me ha dado se va a la basura cada vez que intento hacer una torta medianamente linda. Pasteles de cumpleaños y aniversarios que prometían belleza, terminaron siendo masitas sin forma y motivo de risas de amigos y familiares. Una vez horneé el pastel de cumpleaños para un niño de seis años que amaba los gatos y la torta quedó tan fea, que en vez de un gato, parecía una ameba.

Pero que alguien me explique ¿cuándo nos volvimos tan obsesivos con los pasteles bellos y perfectos? Si mi memoria no falla, en mi infancia no existían lugares especializados en hacer tortas obras de arte y era mi mamá o mi abuela quienes se encargaban de hornear los pasteles de cumpleaños. A veces salían bien y otras no tanto pero ¡qué importaba! si mi cara siempre terminaba embarrada después de soplar las velas y luego todos terminaban empachados con “solo un pedacito de torta más”.

Al fin de cuentas, un pastel es un pastel y siempre va a traernos alegrías: son felices y traen buenos augurios hasta el próximo cumpleaños. Sin duda, no hay nada mejor para celebrar un aniversario que un pastel, tenga la forma que tenga.

Es el mejor cumpleaños de mi vida, me dijo el niño abrazándome mientras sus amigos devoraban el pastel ameba. Nunca nadie supo que en realidad, era un gato :(

Hoy, algunos años después de ese pastel, ¡tengo mucho que celebrar! Acabo de cumplir años rodeada de la gente que amo y además, hoy, Quiero Comer cumple seis meses de vida. Veintisiete semanas de historias de comida escritas con el corazón y la panza. ¡Gracias a todos los que me acompañan los sábados! Como no hay cumpleaños sin torta, les dejo la receta inspirada en un pastel que quería probar desde hace mucho tiempo: el Birthday cake de la chef pastelera Christina Tosi de Milk Bar. Me salió un poco mal pero les aseguro que estuvo delicioso y en GK nos hizo muy felices.

PUBLICIDAD

¡Buen provecho!

|Al periodismo independiente lo financian sus lectores. Aporta a GK, aquí.|

Pastel de cumpleaños

pastel de cumpleaños

Ingredientes:

2 tazas de harina
1½ cucharaditas de polvo para hornear
¾ cucharadita de sal
1/2 taza de chispas de arcoiris o grajeas de colores
½ taza de leche
1¼ tazas de azúcar granulada
4 cucharadas de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
3 cucharadas de azúcar morena clara
3 huevos grandes

Glaseado:

Para el glaseado y montaje:
½ taza de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
2 onzas de queso crema, temperatura ambiente
2 cucharadas de miel
1 cucharada de extracto de vainilla
1¼ tazas de azúcar impalpable
½ cucharadita de sal
¼ cucharadita de levadura en polvo
½ cucharadita de jugo de limón fresco)
¼ taza de leche

6 PORCIONES / 1 HORA 30 MINUTOS

Precalienta el horno a 170°. Mezcla la harina, el polvo de hornear, la sal y ¼ de taza de chispas en un tazón grande. Combina la leche y la vainilla en un tazón mediano.

Usando una batidora eléctrica, bate el azúcar granulada, la mantequilla y el azúcar morena en otro tazón grande hasta que la mezcla esté suave y esponjosa, aproximadamente por 4 minutos. Agrega los huevos uno a la vez, batiendo para mezclar y ocasionalmente raspando los lados y el fondo del tazón. Continúa batiendo la mezcla hasta que casi duplique su volumen y sea muy ligera, aireada y tenga un color amarillo pálido.

Con la batidora a baja velocidad, agrega la mezcla de de leche y vainilla hasta que se incorpore. Agrega los ingredientes secos (harina, polvo de hornear, etc) batiendo hasta que estén combinados, aproximadamente 1 minuto.

PUBLICIDAD

Coloca la mezcla en tres moldes redondos para hornear de aproximadamente 16 cm de diámetro. Hornéalos por 30 minutos o hasta que tengan un color dorado claro.

Retira las tortas del horno y déjalas enfriar antes de desmoldar.

Para el glaseado mezcla la mantequilla y el queso crema en un tazón grande con una batidora eléctrica. Bate en velocidad alta hasta que la mezcla esté suave y esponjosa por 2 a 3 minutos. Raspa los lados del tazón y agrega lentamente la miel y la vainilla. Bate hasta que la mezcla esté sedosa, lisa y de color blanco brillante, aproximadamente por 3 minutos.

Con la batidora a baja velocidad, agrega el azúcar en polvo, sal, levadura en polvo y el jugo de limón hasta que se combinen. Aumenta la velocidad a media-alta y bate hasta que tener un glaseado blanco puro y brillante, aproximadamente por 4 minutos.

Para el armado, desmolda los pasteles previamente enfriados. Forma tres pisos con las tortas y entre ellas, unta glaseado para que se junten. En el tope del pastel, unta más glaseado y espolvorea con un poco más de grajeas de colores.