El prefecto del Guayas, Carlos Luis Morales, murió la mañana del 22 de junio de 2020. Su abogado, Carlos Luis Sánchez, confirmó en Twitter que Morales falleció “de un infarto fulminante”. Morales falleció en la clínica Kennedy en Samborondón, en las afueras de Guayaquil. Morales, un exportero de fútbol profesional y presentador de noticias de 55 años, estaba siendo investigado por presunto “tráfico de influencias en la compra de insumos médicos” en la Prefectura del Guayas. 

|Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

Luis Morales, su hijo, dijo que no sabía a qué hora ingresó al hospital y que “se imagina” que los síntomas eran cardiacos. “Espero que estén contentos porque mi padre ya está muerto”, dijo Morales a medios de comunicación en el exterior del hospital. Una periodista le preguntó si su padre tenía “algún malestar”, a lo que Morales respondió “todo el mundo tiene malestares”.   Dijo que presumía que las preocupaciones por la investigación en su contra afectaron la salud del Prefecto, pero que su padre estaba enfermo desde enero. “Esto no se va a quedar así, aquí tiene que salir la verdad y ahí se van a enterar de lo que pasó”, dijo Luis Morales.  

El 3 de junio, Carlos Luis Morales fue detenido en una urbanización privada en la vía a Samborondón, cerca de su casa, durante allanamientos de la Fuerza Multidisciplinaria de Tarea de la Fiscalía. En la audiencia de formulación de cargos, el juez le ordenó que use un grillete electrónico, se presente ante la autoridad periódicamente y le prohibió salir del país, como medidas sustitutivas a la prisión preventiva.

Luis Morales dijo que no pudieron reanimar a su padre porque tenía puesto el grillete y “nunca llegó” el encargado de quitarle el artefacto electrónico. Sin embargo, el doctor Joffre Lara, cardiólogo del Hospital Kennedy, dice que no hay ninguna indicación médica que prohiba que se dé reanimación cardiopulmonar con un desfibrilador a alguien que tenga un aparato electrónico. “Cuando el paciente lo necesita, aunque tenga el grillete, por protocolo es administrada”, dice el experto.

PUBLICIDAD

Menos de veinticuatro horas antes de ser detenido, el 2 de junio, Morales anunció que había presentado una denuncia para investigar a varias personas como presuntos involucrados en irregularidades de la adjudicación de contratos durante la emergencia sanitaria. En la denuncia, el Prefecto pidió investigar “inclusive” a dos hijos de su esposa, Sandra Arcos. Aseguró que no era una “decisión fácil” para él, pero “¡Guayas es primero!”, dijo. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

El 19 de junio, 23 miembros del Consejo Provincial del Guayas votaron a favor de revisar los contratos de la Prefectura y de iniciar el trámite para destituir a Morales. La revisión de los contratos está a cargo de una Comisión de Mesa formada por la viceprefecta, Susana González, el alcalde de Samborondón, Juan José Yúnez, y otros dos alcaldes de la provincia. 

Durante la sesión del 19 de junio, González anunció que la comisión convocaría a Morales para que “presente sus pruebas de descargo” en máximo diez días, cuando se debía presentar el primer informe. Después de las declaraciones de Morales, el Consejo sesionaría y decidiría si conservaba su cargo. 

El expresidente de Ecuador, Abdalá Bucaram, —detenido el mismo día que Morales durante los allanamientos de la Fiscalía— dijo en Twitter que se abrazaron en la cárcel el 3 de junio. “Mi corazón acostumbrado a la presión soportó, el corazón de Carlos Luis no pudo”, dijo Bucaram. El exalcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, la alcaldesa de la ciudad, Cynthia Viteri, y la viceprefecta de Guayas todavía no se han pronunciado sobre la muerte de Morales.

|Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

Después de dejar su carrera deportiva, Carlos Luis Morales se dedicó a la televisión. Fue presentador de noticias y, unos años después, inició su vida política. Fue concejal de Guayaquil entre 2014 y 2019. En marzo de 2019, con el apoyo del Partido Social Cristiano, fue electo como Prefecto de Guayas.