En el Centro de Rehabilitación Social de Ambato, en la provincia de Tungurahua, 420 preso de cerca de 600  dieron positivo para covid-19. El 21 de mayo de 2020, en boletín de prensa el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI) dijo que el número de contagiados representa el 70% de la población carcelaria. Los internos habrían presentado  sintomatología gripal y malestar general. Hasta el momento se encuentran estables, según el SNAI.

|Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

El SNAI también informó que, en coordinación con el Ministerio de Salud Pública, se tomará una segunda prueba de covid-19. El objetivo es “verificar cuales son los nuevos resultados” pues los reclusos ya habrían pasado el periodo de cuarentena. 

Según el SNAI, en el Centro de Rehabilitación Social de Ambato tiene cuatro médicos generales, cuatro enfermeras y dos psicólogos. Entre las medidas de aislamiento que se han tomado en el Centro de Rehabilitación está la habilitación de dos pabellones. Uno para quienes deban cumplir la cuarentena y otro de “prevención” para casos con posible contagio. El director de la cárcel de Ambato, Carlos Manzano, dijo que se está suministrando multivitamínicos a los internos para fortalecer el sistema inmunológico. “No especificó si se los administraban como una medida de prevención contra el contagio de covid, o si era un procedimiento rutinario. Algunos estudios preliminares indican que la vitamina D podría disminuir la incidencia de la mortalidad en la enfermedad causada por el nuevo coronavirus”.

|Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

PUBLICIDAD

El primer caso positivo de covid-19 dentro de las cárceles ecuatorianas se anunció el el 11 de abril 2020. Un hombre que estaba recluido en la cárcel El Inca de Quito fue diagnosticado positivo de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Seis días después,  la Ministra de Gobierno, María Paula Romo, dijo que el paciente —un agente penitenciario detenido por un delito no especificado— había fallecido en un hospital de la capital ecuatoriana. Varios expertos habían advertido de los riesgos de contagio en los centros de detención.

Hasta el momento, en la provincia de Tungurahua, hay 395 casos confirmados con coronavirus y 58 fallecidos. A esta cifra habría que sumar a los internos de la cárcel de Ambato.