Portada

La metástasis de la corrupción

La crisis sanitaria por el coronavirus ha desatado una ola de corrupción en hospitales en Ecuador. Las denuncias son casi diarias y parece que el gobierno ha estado de ojos vendados.
  • corrupción en hospitales en Ecuador

    Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de la Fiscalía General del Estado.

En medio de la crisis sanitaria en Ecuador, la corrupción se volvió aún más escandalosa: en medio del dolor y sufrimiento de cientos de familias que piden ayuda médica o reclaman los cuerpos de sus familiares, se supo de compras con sobreprecios en varios hospitales del país.

El primer caso de corrupción en hospitales en Ecuador ocurrió en el Teodoro Maldonado Carbo el 3 de abril de 2020. Se reveló que el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) había comprado mascarillas por 12 dólares cuando en el mercado cuestan 4. Semanas después, Pablo Izquierdo Pinos fue removido como gerente del Hospital Eugenio Espejo de Quito. Una vez dejado su cargo, Izquierdo dijo que habría “negocios millonarios” dentro del establecimiento de salud. En una carta que circuló en redes sociales, el exgerente habría dicho que “no disponía de lo más elemental para enfrentar esta pandemia de coronavirus”. Después de su carta, la Fiscalía inició una investigación

|Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

Cómo una olla de presión que ya no resiste, en las semanas siguientes estallaron aún más denuncias. En el hospital de Los Ceibos de Guayaquil, en el Hospital Docente de la Policía en Guayaquil, en el Hospital General Docente de Ambato, fue necesario iniciar profundas investigaciones. 

Desde inicios de mayo, los casos de corrupción en hospitales en Ecuador han sido reportados casi a diario. El 3 de mayo, se hizo pública la contratación de 4000 fundas para cadáveres por un precio de 148 dólares cada una —en el mercado se consiguen a apenas 12 dólares. El Hospital de Los Ceibos de Guayaquil estaba detrás de esta compra que bordeaba los 594.000 dólares. 

El contrato habría sido adjudicado a la empresa Silverti de Quito. Ese mismo día, en una rueda de prensa virtual, el Ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos admitió que ha recibido alertas de organizaciones de trabajadores de la salud, de proveedores y pacientes sobre irregularidades en procesos de adquisición de insumos médicos. Zevallos dijo que no puede dar detalles porque la Fiscalía ha iniciado indagaciones. El Ministro de Salud dijo que pidió a la Contraloría realizar auditorías a hospitales para transparentar la gestión pública  y verificar niveles de responsabilidad. 

El 4 de mayo, un día después de las denuncias contra el Hospital Los Ceibos, la Fiscalía General del Estado efectuó siete allanamientos en la provincia del Guayas en la investigación de la compra de fundas de cadáveres. También realizó allanamientos en las oficinas de Silverti en Quito. En el operativo se decomisó evidencia en las oficinas y domicilios, tanto de funcionarios del IESS, responsables de la contratación, como de representantes de la empresa adjudicada. 

Tres computadores de escritorio, dos portátiles, agendas y una caja fuerte encontradas en el operativo en Quito están en manos de los fiscales. En los de Guayaquil, se recolectó documentación relacionada con el proceso de compra  y más equipos electrónicos.

En los allanamientos del 4 de mayo se detuvo a 14 personas presuntamente involucradas en la compra de fundas para cadáveres con posible sobreprecio para hospital del Los Ceibos. Un día después, en un comunicado, la Fiscalía informó que formuló cargos en contra de cuatro ciudadanos por el presunto delito de peculado que se habría cometido en la contratación de insumos médicos para el hospital de Los Ceibos del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). 

La Fiscalía informó que presentó los elementos de convicción recabados y pidió prisión preventiva, que fue acogida por el Juez de Garantías Penales del Guayas, quien, además, les dictó prohibición de enajenar bienes y vehículos, y el bloqueo de sus cuentas bancarias.

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Después de las denuncias del exgerente del Hospital Eugenio Espejo, la Fiscalía abrió una investigación sobre los hechos denunciados sobre la firma de un proceso contractual con presunto sobreprecio para la adquisición de equipos laparoscópicos. Para el miércoles 6 de mayo de 2020 fue agendada la versión del Gerente saliente del hospital, que en su carta de despedida denunció estos presuntos actos ilícitos.

El Hospital Docente de la Policía N 2 en Guayaquil también fue salpicado por la corrupción. La historia fue la misma que en los otros hospitales: un presunto delito de peculado en la compra de insumos hospitalarios con aparente sobreprecio

El 6 de mayo, la Fiscalía informó que realizó un allanamiento en las instalaciones del hospital para recabar indicios. Según un boletín de la Fiscalía, la investigación se dio por solicitud de la ministra de Gobierno, María Paula Romo, quien conoció de una orden de compra en la que se presume sobreprecio en la compra de insumos para la emergencia sanitaria. En la diligencia fueron detenidas doce personas, entre ellas el Director Administrativo del Hospital y funcionarios del Departamento de Compras Públicas.

El principal delito en todos estos casos es el peculado. Según el artículo 278 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), se da cuando los servidores públicos o personas actúan en virtud de una potestad estatal en alguna de las instituciones del Estado para beneficio propio o de terceros y por lo tanto se apropian, distraen o disponen arbitrariamente de bienes muebles o inmuebles, dineros públicos o privados.

§

La corrupción no solos ocurre en las grandes ciudades, permea todo el país. Habría sucedido también  en el Hospital Docente Ambato y al Alfredo Noboa Montenegro de la ciudad de Guaranda. Dos días después de lo ocurrido en el Hospital Docente de la Policía en Guayaquil, la Fiscalía Provincial de Tungurahua hizo un allanamiento en el Hospital Docente Ambato. 

Esta vez se trataba de overoles y cubrecabezas con posible sobreprecio. La Fiscalía indicó que se presume una compra de 250 mil dólares. La empresa que figura en el proceso de compras públicas está registrada en el Servicio de Rentas Internas (SRI) como una empresa dedicada al transporte.

El fiscal provincial de Tungurahua, Galo Romero, dijo que la Fiscalía iniciará una investigación previa por los presuntos delitos de tráfico de influencias, defraudación tributaria y alteración de evidencias y elementos de prueba, ya que según la información recabada en las primeras horas, los documentos físicos habrían sido sustraídos del edificio.

|Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

Toda la semana se han revelado nuevos casos de corrupción en hospitales en Ecuador. El gobierno ha demostrado que el control dentro de las instituciones es casi nulo o inexistente. En medio del dolor de cientos de familias se ha hecho más visible la interminable historia de un país lleno de desigualdades agravada por una voracidad rampante por el latrocinio. 

Ana Cristina Basantes
(Ecuador 1995) Periodista de GK. Cubre la migración de mujeres y niños desplazados por la crisis humanitaria venezolana, y conduce una serie de videos sobre la vida de los pueblos amazónicos del Ecuador.