Los recursos asignados a las universidades públicas serán 98 millones de dólares menos en 2020. Agustín Albán, Secretario de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) lo anunció el 4 de mayo. Albán dijo que el recorte no es una decisión unilateral, se debe a “la manera en la que está compuesto el presupuesto del Estado”. En 2019, recibieron 1.214 millones de dólares, en enero de 2020 ya se redujo a 1.177 millones. Con el nuevo recorte, el presupuesto baja a 1.079 millones

|Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

Según Albán, el 80% del dinero asignado a las universidades depende de la recaudación del IVA y del Impuesto a la Renta. Durante la pandemia del covid-19, la actividad económica y, por ende, la recaudación tributaria cayeron. “Derivado de la fórmula de asignación de recursos”, dijo Albán, hay menos fondos que entregar a las instituciones de educación superior. 

En su intervención, Albán dijo que hubo acercamientos previos con algunos rectores, equipos técnicos y el Ministerio de Finanzas. Desde esa fecha, Albán se ha reunido con los rectores de instituciones de educación superior públicas para entender cómo afectará la decisión a cada una. Dijo que discutirán “cómo podemos apoyar a reasignar recursos, reorientar gastos durante la nueva normalidad”. Según Albán, no tener clases presenciales podría ayudar a manejar ciertos recursos de una manera distinta.

Incluso con los recortes presupuestarios, Albán dijo que la Senescyt garantizará el acceso, la calidad de la educación y que se mantenga la seguridad académica de los estudiantes. También dijo que a la Secretaría le preocupaba la estabilidad laboral de ciertos docentes. En su intervención, se comprometió a reorientar el gasto para que eso no suceda. 

PUBLICIDAD

Según Albán, se evaluarán los gastos y se eliminarán los que no son productivos en la realidad que vive el país por las pandemias. Citó como ejemplo las prácticas de laboratorio y las investigaciones de campo, que tendrán que suspenderse para garantizar la seguridad y salud de los estudiantes. Albán dijo que el impacto económico de la crisis generada por el parón económico producto de las medidas de aislamiento y distanciamiento para evitar la propogación del covid-19“dependerá de la creatividad que tengan los rectores”.

El secretario Albán dijo que era difícil pretender que en una crisis mundial no haya que hacer ajustes. “A todos los ecuatorianos nos toca de manera solidaria arrimar el hombro”, dijo y pidió que las universidades hagan un esfuerzo por mantener la matrícula y la calidad de la educación en la nueva realidad presupuestaria. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Los directivos y estudiantes de las  universidades públicas expresaron su desaprobación del recorte de varias formas. Pese a las medidas de distanciamiento social,  los estudiantes de universidades públicas en Quito y Cuenca organizaron plantones para protestar la medida. En un comunicado, la Universidad Central del Ecuador anunció que se suspendía el proceso de matrículas de 2020 “por la severa disminución de presupuesto” hasta que pueda “aclarar el financiamiento de la oferta académica”. 

Modificar los recortes, dijo Albán, dependería de la recaudación tributaria del país. El recorte, dijo, es el resultado de aplicar una fórmula sobre las recaudaciones obtenidas “no es una asiganación arbitraria de recursos”. Con los datos actuales, según Albán, la fórmula arroja la reducción de los más de 98 millones de dólares de la asignación prevista.Albán dijo que la Secretaría bajo su administración espera que no crezca el recorte presupuestario, “pero no se descarta”.

|Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

El 4 de mayo comenzó el proceso de asignación de cupos en las universidades públicas para el siguiente semestre. Cuando comenzó la emergencia sanitaria, se pospuso porque había estudiantes que no tenían Internet en sus casas y perderían el cupo. Albán dijo que se habilitó la asignación de cupos por mensajes de texto para que todos los estudiantes puedan recibir y aceptar una plaza en las universidades públicas del país.