El 17 de marzo de 2020, en una rueda de prensa virtual, el vicepresidente del Ecuador, Otto Sonnenholzner, respondió preguntas sobre el estado de excepción nacional decretado por el presidente Lenín Moreno ante la emergencia sanitaria por el Covid- 19. Entre sus aclaraciones, se refirió a las medidas anunciadas por el alcalde de Quito Jorge Yunda la noche anterior.

Sonnenholzner confirmó que el número de casos de Covid-19 en el país casi se duplicó en un solo día: de 58 a 111. Según el Vicepresidente, ese salto evidencia a infecciosidad y el nivel de contagio “nunca antes visto” de este virus. La obligación de las autoridades, dijo Sonnenholzner, es frenar que el virus avance. Eso solo se puede lograr si todos los ecuatorianos colaboran y cumplen las reglas establecidas, dijo. Aunque son difíciles, el vicepresidente Sonnenholzner las calificó de necesarias, parte de una “una situación excepcional, con medidas excepcionales”. 

El Vicepresidente dijo que el primer enemigo de esta situación debe ser el virus, no la desobediencia de los ecuatorianos. “El Gobierno ya tomó las medidas y las iremos ajustando, pero ahora depende de ti”, le dijo Sonnenholzner a la cámara. En febrero de 2020, Sonnenholzner dijo que se iba a China en marzo promocionar los productos ecuatorianos y que si regresaba con coronavirus, regresaba “contento igual”. Ahora, ha reconocido la gravedad de la situación y le ha pedido a todos los ecuatorianos acatar las disposiciones para reducir el contagio en el país.  Según el vicepresidente Sonnenholzner, esta es una excelente oportunidad para que todos ayudemos al Ecuador. Pero, dijo, depende de cada uno, porque el país “no está en capacidad de ponerle niñera a cada ecuatoriano”. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Aunque, según Sonnenholzner,  la mejor vacuna contra el coronavirus es quedarse en casa, reconoció que muchos no pueden porque ciertas cosas deben seguir funcionando. Según el decreto presidencial que impuso el estado de excepción solo operarán la industria agrícola, la ganadera y la de cuidado de animales. Además, las cadenas y actividades comerciales de alimentación, salud, encargadas de servicios básicos y de toda la cadena de exportaciones.

PUBLICIDAD

Sonnenholzner felicitó el trabajo de quienes están en la “primera línea de fuego”: los médicos, las enfermeras y todo el personal de salud. El gobierno, dijo el Vicepresidente, va “a proteger a quienes nos protegen” y no les faltarán insumos de protección. 

La falta de estos recursos fue una de las preocupaciones repetidas durante la rueda de prensa. Sonnenholzner aseguró que están en “constante cooperación” con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para el reabastecimiento de los recursos de protección para el personal de salud y de los reactivos de las pruebas de Covid-19. 

Además, dijo que China estaba muy agradecida con Ecuador por su ayuda durante la crisis y que se había ofrecido a enviar materiales médicos y a asesorar técnica y profesionalmente a quienes lo necesiten. 

Sonnenholzner le pidió a las empresas e instituciones autorizados por el decreto de estado de excepción a seguir funcionando que reduzcan su personal al mínimo necesario. Así, espera el gobierno, evitar aglomeraciones e incrementar el riesgo de contagio sin que se paralicen totalmente esos sectores. 

Para aclarar la restricción de movilidad anunciada por el alcalde Yunda el 16 de marzo, Sonnenholzner dijo que el transporte público urbano no podía detenerse. Explicó su necesidad con un ejemplo: se necesita que quienes proveen de cloro al agua potable lleguen a su trabajo. Todas las ciudades necesitan que el agua potable siga funcionando de forma correcta. Si no, dijo el vicepresidente Sonnenholzner, las personas “se van a morir de diarrea y no de coronavirus”.  

Lo mismo sucede con los recogedores de basura, el personal de salud y quienes trabajan con bienes y servicios de primera necesidad y dependen del transporte público para llegar a sus trabajos. “No podemos parar, para eso necesitamos que ciertas cosas sigan funcionando”, dijo Sonnenholzner. 

El Vicepresidente aprovechó este espacio para aclarar cuáles eran las funciones de los alcaldes en esta época de emergencia. El Comité de Operaciones de Emergencia (COE), presidido por Sonnenholzner, es la máxima autoridad nacional para tomar decisiones. La función de los alcaldes es acatar y verificar el cumplimiento de las disposiciones del COE nacional y de los COEs provinciales.

Los alcaldes pueden presentar sugerencias en las reuniones del COE, a las que están invitados a participar, pero no pueden tomar decisiones sin la autorización del comité. Durante la rueda de prensa, Sonnenholzner dijo que se había explicado la distinción de funciones al alcalde Yunda y que comprendió la necesidad de encontrar soluciones en lugar de suspender el servicio de transporte público urbano. 

|Al periodismo independiente lo financian sus lectores. Aporta a GK, aquí.|

El Vicepresidente reconoció que el Covid-19 será muy duro económicamente para el país, que estaba en una buena situación antes dela emergencia. Según Sonnenholzner, nos afectó mucho no tener ahorros y la situación se agravó por la “irresponsabilidad de algunos” en octubre de 2019 durante el paro nacional. Por eso, dijo, se están tomando decisiones sobre cómo lidiar con el golpe económico en el futuro. La Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca) anunció el 16 de marzo que, por la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, se van a refinanciar créditos y diferir cuotas. En las próximas horas, dijo Sonnenholzner, se anunciarán todas las facilidades de pago dispuestas por la banca pública y la privada. 

Durante la emergencia sanitaria no se cortará servicios básicos ni de telecomunicaciones por falta de pago, tampoco habrán despidos.

Una mesa de trabajo en el COE nacional está evaluando la situación y hará el cálculo de cuánto dinero podría costarle a los ecuatorianos. “Será muy duro”, advirtió Sonnenholzner y recordó que “lo económico se recupera, la vida no”. Más adelante se deberán poner en práctica planes de recuperación económica para reducir el impacto económico durante los próximos meses. 

En la rueda de prensa virtual, el vicepresidente confirmó que en el sistema de salud pública hay mil camas equipadas para atender a los pacientes con Covid-19. En caso de que se necesiten más, Sonnenholzner dijo que se podrían adaptar sistemas de asistencia respiratoria a camas normales. El Vicepresidente dijo que, según el cálculo de la doctora Gina Watson, representante de la OPS/OMS en el país, si no se toman las medidas necesarias, en pocos meses, podría haber 800 mil personas contagiadas de Covid-19 en Ecuador. Aunque Sonnenholzner espera que desde ese momento las personas acaten las disposiciones y que los contagios se reduzcan para no llegar a ese nivel y colapsar el sistema sanitario. 

|Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

Antes de la rueda de prensa del vicepresidente Sonnenholzner, la Secretaria de Gestión de Riesgos, Alexandra Ocles confirmó que el número de casos confirmados en Ecuador había subido a 111. Hasta el momento hay dos muertos, la mayoría de casos se concentran en la provincia de Guayas y 51 personas salieron del cerco epidemiológico aunque siguen en observación. Según Sonnenholzner, pronto se confirmarán casos de personas que se curaron del Covid-19 en Ecuador.