Se cumplen 25 años de la Guerra del Cenepa, te la explicamos en contexto

  • La guerra del Cenepa fue hace 25 años, ¿cómo empezó?

    • Guerra del Cenepa

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de las Fuerzas Armadas del Ecuador

    El 26 de enero de 2020 se cumplen 25 años del inicio de la Guerra del Cenepa, conflicto bélico y político entre Ecuador y Perú. Empezó el 26 de enero de 1995 y terminó  el 28 de febrero de ese mismo año, en la pequeña localidad amazónica de Tiwintza, cerca de la frontera con Perú. Desde su nacimiento como repúblicas independientes, el Ecuador y el Perú mantenían desacuerdos sobre sus límites territoriales. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    La enemistad se remontaba a la Independencia, a inicios del siglo diecinueve, cuando se establecieron los límites territoriales en base a un principio de “Posesión de acuerdo al Derecho”. Dicho principio establecía que los Estados tenían el derecho de poseer los territorios que les pertenecían histórica y geográficamente en el tiempo de la colonia. 

    Sin embargo, la frontera entre Ecuador y Perú se encontraba en un área geográfica compleja que dificultó la fijación de los límites. El diferendo podría haberse cerrado tras la guerra de 1941, que terminó en una victoria peruana en la que logró ocupar gran parte del territorio austral del Ecuador, y amenazaba con avanzar hacia Guayaquil. La derrota obligó al Estado a firmar el Protocolo de Río de Janeiro.

    Este documento no sólo significaba un acuerdo de paz entre ambos países, sino que establecía nuevos límites territoriales. Ecuador perdió alrededor de 240 mil kilómetros cuadrados de territorio amazónico. La significativa pérdida territorial causó el rechazo generalizado al Protocolo en el país. 

    En 1948, cuando quedaban apenas 78 kilómetros de frontera por demarcar, en el sureste amazónico ecuatoriano, otro desacuerdo geográfico detuvo el proceso. El presidente José María Velasco Ibarra declaró en 1960 que Protocolo era “nulo.” Dijo que Ecuador no quería escándalos ni la guerra, pero que “jamás reconocería el tratado”. Desde entonces, ambos países vivieron en tensa vecindad.

    Entre enero y febrero de 1981, se produjo un nuevo enfrentamiento: la Guerra de Paquisha..Catorce años después la inconformidad de ambos países dio inicio a la Guerra del Cenepa, que sería el último conflicto bélico entre ambos países. 

    La Guerra del Cenepa se desarrolló precisamente en el área no demarcada, entre la cuenca del río Cenepa, al que debe su nombre, y la Cordillera del Cóndor. El 25 de enero de ese año, tropas peruanas se tomaron Tiwintza, lo que desencadenó el conflicto. El intercambio de fuego duró poco más de un mes, y bajo la consigna de “Ni un paso atrás” del entonces presidente, Sixto Durán Ballén, las tropas ecuatorianas enfrentaron y repelieron con éxito a las peruanas. 

    |Al periodismo independiente lo financian sus lectores. Aporta a GK, aquí.|

    El 28 de febrero siguiente, ambos países acordaron una nueva delimitación limítrofe. Sin embargo, aunque el fuego cesó con este acuerdo, no fue hasta tres años después que el conflicto terminó oficialmente. La firma del Acuerdo de Paz en Brasilia el 26 de octubre de 1998, por los presidentes Jamil Mahuad, de Ecuador, y Alberto Fujimori, de Perú, marcó el fin de la centenaria contienda entre sus países. José Jumbo, Cabo Primero en servicio pasivo que peleó en el Cepena, dice que “desde la parte militar Ecuador ganó, pero en el campo diplomático– en las negociaciones– se perdió todo”.

  • ¿Qué pasó con los héroes del Cenepa?

    • qué pasó con los héroes del Cenepa

      Fotografía tomada del Twitter de las Fuerzas Armadas del Ecuador

    La Guerra del Cenepa fue un conflicto bélico entre Ecuador y Perú en 1995. El enfrentamiento dejó como resultado no sólo un acuerdo limítrofe, sino también la muerte de alrededor de 500 combatientes de ambos países. De ellos, 33 eran ecuatorianos.

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    Las bajas ecuatorianas fueron relativamente pocas en comparación a las peruanas. Sin embargo, la guerra dejó, en algunos de los sobrevivientes, secuelas psicológicas graves–recuerdos que los atormentan hasta hoy. 

    La psicosis de guerra es el término con el que se define al trastorno de estrés postraumático causado tras vivir eventos relacionados con la guerra. Quienes lo padecen pierden la capacidad de distinguir la realidad, sufren de paranoia, o no pueden relacionarse con otros fácilmente. Esto dificulta afrontar la vida diaria con normalidad. 

    De acuerdo a una resolución emitida en el 2016 por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) con respecto a la nómina de los combatientes del Cenepa, hubo 5550 combatientes ecuatorianos que participaron en este conflicto. 

    Sin embargo, ese listado excluye a 103 combatientes que tienen algún tipo de discapacidad, producto de los enfrentamientos. Según Nelson Calvache, representante jurídico de la Asociación de Ex Combatientes del Alto Cenepa de 1995, la nómina pubicada por el CPCCS excluye al menos 500 combatientes más que están registrados en los partes de guerra.

    En Ecuador, existen varias leyes para apoyar a los héroes del Cenepa, aunque muchos de ellos cuestionan su aplicación. En 1995 se estableció la Ley Especial de Gratitud y Reconocimiento Nacional a los Combatientes del Conflicto Bélico de 1995 que en el 2011, se integró a la Ley de Reconocimiento a los Héroes y Heroínas Nacionales. La normativa tiene como objetivo distinguir a los ex combatientes de guerra y brindarles ciertos beneficios a ellos y sus dependientes para asegurar su bienestar como becas, pensiones y atención prioritaria de salud.

    Sin embargo, debido a las discrepancias en las nóminas de los héroes del Cenepa, no todos han sido beneficiados por esta ley. Es por eso que entre 2015 y 2019, muchos ex combatientes del Cenepa se han manifestado, exigiendo el cumplimiento total de la Ley de Héroes y Heroínas Nacionales. José Jumbo, cabo primero en servicio pasivo y presidente de la Asociación de Ex Combatientes del Alto Cenepa de 1995, asegura que sus manifestaciones han tenido ciertos resultados, y que “el Estado sí ha cumplido con algunos beneficios de la ley, sin embargo, no al 100%.”

    En enero del 2013, el representante Nacional de los Combatientes de 1995, Juan Llasha, presentó en la Asamblea Nacional un proyecto de ley veteranos de guerra mediante la figura de Iniciativa popular con el respaldo de 35.140 firmas. 

    |Al periodismo independiente lo financian sus lectores. Aporta a GK, aquí.|

    Su objetivo era que se reconociera como veteranos de guerra a todo el personal de combatientes que participaron en el frente de batalla, no sólo en la Guerra del Cenepa, sino también en las guerras de 1941 y 1981. Además, solicitaba la entrega mensual de dos salarios básicos unificados a los ex combatientes. Sin embargo, hasta hoy, el Consejo de Administración Legislativa (CAL) de la Asamblea Nacional no ha remitido las firmas al Consejo Nacional Electoral para validar las firmas. Por tanto, el proyecto continúa en trámite.

  • ¿Qué es la Ley de Reconocimiento de Héroes y Heroínas Nacionales?

    • héroes y heroínas nacionales

      Fotografía tomada del Twitter de Otto Sonnenholzner, Vicepresidente de la República.

    La Ley de Reconocimiento de Héroes y Heroínas Nacionales fue aprobada en febrero del 2011 por la Asamblea Nacional del Ecuador. Tiene como objeto regular el proceso de reconocimiento de los héroes y heroínas nacionales, y establecer beneficios para ellos. La ley declara, además, la protección de los héroes y heroínas del país como de interés público y social. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    De acuerdo a la legislación, se reconocen como héroes y heroínas nacionales a los ciudadanos que hayan realizado actos “únicos verificables” en defensa de “la dignidad y soberanía del Estado”. Quienes sean identificados como héroes y heroínas nacionales pueden recibir ciertos beneficios. Los héroes y heroínas de guerra que no reciben pensiones o están “en situaciones de vulnerabilidad”, como tener una discapacidad que les impida trabajar, deben recibir una pensión mensual equivalente a dos salarios básicos unificados. Su pago será regulado por el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) en el caso de los militares; y por el Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol) en el caso del personal policial. En el caso de los civiles combatientes, lo hará el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

    A través de esta ley, el Estado se compromete a entregar becas completas para que los héroes y heroínas cursen sus estudios de hasta tercer nivel. Les otorgará, además, una vivienda en buenas condiciones a través del Ministerio de la Vivienda. 

    La ley también promete a los ex combatientes el acceso y atención  preferente en los hospitales públicos, de las Fuerzas Armadas, y de la Policía Nacional sin ningún costo. Esto incluye al precio de las prótesis, mecanismos ortopédicos, o medicamentos que necesiten para su tratamiento. Además, si un héroe o heroína se postula a un concurso público de méritos y oposición recibirá un puntaje inicial proporcional al 10% del total del puntaje definido. La ley también establece su acceso prioritario a los proyectos sociales del Estado.

    De acuerdo al Reglamento de la ley dictado por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, se beneficiarán de esta no sólo los héroes y heroínas sino también sus hijos y los ex combatientes que hayan resultado con lesiones físicas o psicológicas. 

    |Al periodismo independiente lo financian sus lectores. Aporta a GK, aquí.|

    José Jumbo, presidente de la Asociación de Ex Combatientes del Alto Cenepa de 1995 dice que no se ha cumplido todo lo señalado en la ley, porque las autoridades de distintas instituciones la desconocen. Sin embargo, asegura que algunos de los beneficios que han recibido han sido la entrega de becas académicas para sus hijos y la atención médica gratuita con preferencia en hospitales militares y públicos.