Una vez anunciada la noticia de la dolarización, hubo movilizaciones del pueblo indígena y otros movimientos sociales. Además, un grupo de militares se levantó contra el gobierno de Mahuad. Entre ellos estaba el coronel Lucio Gutiérrez, que años más tarde sería Presidente del Ecuador. 

|¿Quieres saber más sobre la economía en Ecuador? Revisa nuestra cobertura especial aquí|

El 21 de enero de 2000, los manifestantes se tomaron las instalaciones del Congreso. En un video se ve Gutiérrez y Antonio Vargas, entonces presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), tomándose de las manos victoriosos.  

Las Fuerzas Armadas le quitaron su apoyo, y Mahuad fue derrocado

PUBLICIDAD

En una entrevista con revista Vistazo, de febrero de 2000, el general Carlos Mendoza, comandante del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y Ministro de Defensa de Mahuad, admitió que las Fuerzas Armadas habían presionado al Presidente para que saliera del poder. “Le hicimos un análisis de la coyuntura nacional. Le demostramos que proyectaba una imagen debilitada, frágil apoyo del Congreso, múltiples demandas sociales, políticas y económicas; varios frentes antagónicos, reducida capacidad de poder, limitada capacidad de convocatoria, y le dijimos que el ejecutivo estaba en una posición central con fuerzas convergentes de todo lado.”, dijo Mendoza. Esa advertencia se la había hecho pocos días antes de que terminara el año. “Tenía en contra los partidos políticos, los movimientos sociales, las cámaras, los bancos, los transportistas, los sindicatos, los indígenas, los medios de comunicación, los agricultores, los estudiantes, los profesores, el congreso e inclusiva la duda de los organismos internacionales para prestarle dinero. Tenía todo en contra”, dijo Mendoza.

Gutiérrez, Vargas y el expresidente de la Corte Suprema, Carlos Solórzano, formaron un triunvirato llamado gobierno de salvación nacional, posesionándose dentro del Congreso ocupado por los manifestantes. Luego, Gutiérrez, por presión militar, fue reemplazado como triunviro por Mendoza. Sin embargo, el triunvirato no logró ser reconocido internacionalmente, por lo que sus miembros depusieron su supuesto gobierno y permitieron que asuma el vicepresidente Gustavo Noboa. 

 El gobierno de Chile le ofreció asilo diplomático a Mahuad, que prefirió huir a Estados Unidos. Se radicó en Boston, donde da clases en la Universidad de Harvard, donde antes fue becario y obtuvo una maestría en Administración Pública. 

En 2014, la Interpol emitió una circular roja para poder detener a Mahuad en cualquier parte del mundo y llevarlo a los tribunales de Ecuador, pero fue retirada en menos de un mes. La justicia ecuatoriana lo busca por el presunto delito de peculado —mal uso de fondos públicos— que significaría una pena de 12 años en prisión.

Después de que Mahuad fue derrocado, su vicepresidente, Gustavo Noboa Bejarano, fue nombrado por el Congreso Nacional- ahora Asamblea Nacional- como Presidente de la República. Una vez en el poder, Noboa ratificó la dolarización de su antecesor.