La dolarización en Ecuador, explicada en contexto

  • Ecuador Dolarizado

    • dolarización en ecuador

      Ilustración de Gabriela Valarezo para GK.

    El 9 de enero de 2000, el presidente, Jamil Mahuad, decretó la dolarización de la economía ecuatoriana. A partir de ese momento todas las transacciones monetarias, comerciales y financieras del país dejaron de realizarse en la moneda nacional (el sucre) y pasaron a realizarse en la moneda de Estados Unidos. “En consecuencia, todo tenía que ser expresado en la nueva moneda: salarios, precios, cuentas bancarias, etcétera.”, dice el economista Pablo Lucio Paredes en el Libro de la Dolarización. 

    “He llegado a la conclusión de que el sistema de dolarización es un sistema conveniente y necesario para el Ecuador. Es la salida que ahora tenemos”, fueron las palabras del entonces Presidente de la República. Fue una salida de emergencia provocada por un largo proceso de devaluación (la pérdida de valor de una moneda frente a otra).

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    Cuando los gobiernos tienen déficit presupuestarios, pueden devaluar su moneda, emitiendo más billetes para cubrir la brecha entre gastos e ingresos. Cuando esto sucede, la moneda pierde su valor frente al dólar, usado como referencia estándar internacional. Mientras más dinero se imprime, más se devalúa la moneda porque su total de circulante no coincide con las reservas de dólares que posee. La devaluación, en algunos casos, busca “mejorar” la economía y abaratar el costo de los productos frente a los demás, generando mejor competitividad para las exportaciones de un país.

    En 1998, el gobierno devaluó, una vez más, el sucre. Ese año, la cotización fue de 5.000 sucres por cada dólar

    Eso perjudicó a las personas que tenían ingresos fijos porque disminuía su capacidad de compra: si antes con 5.000 mil sucres se podía comprar alimentos para todo el mes. Cuando hay devaluación, una de las consecuencias es que se encarecen las importaciones porque la moneda tiene menos valor frente a otras. Entonces, se necesita más dinero para importar y, por lo tanto, aumenta el precio de los productos que vienen del extranjero. 

    En el año 2000, el Ecuador vivió la peor devaluación monetaria de su historia. El precio del dólar llegó a 25.000 sucres. La constante devaluación de la moneda hizo que la inflación llegara al 91%, haciendo que el poder adquisitivo de los ecuatorianos cayera drásticamente. 

    Una vez anunciada la dolarización de la economía, el 13 de marzo del 2000, el Congreso Nacional expidió la Ley para la Transformación Económica del Ecuador. La nueva ley encargó al Banco Central del Ecuador la función de canjear los sucres en circulación por dólares. Además, debía de establecer nuevas reglas para el sistema financiero del país. De esta manera, fue como los sucres fueron retirados de circulación. 

    Entre 1982 y 1999 los gobiernos del Ecuador “utilizaron a la devaluación de la moneda como un instrumento para beneficiar a determinados grupos económicos particularmente de exportadores”, cree Diego Borja, economista y exministro de Economía. En 1982 el dólar costaba 25 sucres; para 1990, la cotización del dólar era de 884 sucres. Cuando el sucre murió, al final del siglo XX, su precio había crecido casi treinta veces. 

  • Causas para la dolarización de la economía ecuatoriana

    • feriado bancario en ecuador

      El Banco de Préstamos fue unas las instituciones financieras en quebrar durante la crisis económica.

    En medio de una grave crisis financiera, el Ecuador abandonó el sucre —usado durante 116 años— para convertirse en el primer país sudamericano que cambió su moneda nacional por el dólar estadounidense. Pero, después de 20 de años de dolarización, se conoce muy poco sobre los hechos que la provocaron. No es posible decir que hubo una sola causa, sino la suma de varias.

    Todo comenzó en 1994 cuando, durante el gobierno de Sixto Durán Ballén, se aprobó la Ley General de Instituciones Financieras. La ley permitía los llamados “créditos vinculados” —préstamos bancarios a empresas, accionistas y administradores del banco que lo otorgaba. Con las nuevas medidas de Durán Ballén “los bancos abusaron de esta disminución de regulación y generaron todo ese abuso de los créditos vinculados”, dice el economista Diego Borja. 

    Un año después, el conflicto bélico con el Perú afectó aún más la frágil economía ecuatoriana. Al siguiente año, la crisis financiera internacional iniciada en el Sudeste Asiático repercutió en la quiebra de la mayor parte de los bancos privados del país. 

    En 1998 el Ecuador sufrió un devastador fenómeno de El Niño. Las graves inundaciones causaron pérdidas de cuatro mil millones de dólares por la destrucción de carreteras, caminos y puentes, así como daños en los cultivos y en el sector pesquero. Ese año, los precios del petróleo bajaron drásticamente: siete dólares por barril. 

    Todo esto llevó a que la economía ecuatoriana se desplomara. El PIB per cápita —un indicador de la estabilidad económica de un país—  decayó. En 1998 era de 2.035 dólares y en 1999 fue de 1.429. 

    El 8 de marzo de 1999, un año después de ser electo, el presidente Jamil Mahuad declaró un feriado bancario.  El feriado bancario fue el congelamiento de los ahorros de los ciudadanos por 24 horas: los ahorristas no podían sacar su dinero de los bancos ni hacer ninguna transacción. La medida buscaba, desesperadamente, evitar el retiro masivo de dinero de los bancos y proteger la estabilidad de la banca, que estaba totalmente quebrada. 

    El Superintendente de Bancos de ese entonces, Jorge Egas Peñafiel, dio la noticia al país. A pesar de que Mahuad había dicho que “el gobierno jamás va a incautar, jamás va a confiscar las cuentas de nadie”, ese día, en cadena nacional, Egas dijo “hemos considerado necesario prolongar por un día el feriado bancario, decretado hoy por la Junta Bancaria”. Aunque el feriado bancario iba a durar 24 horas, se extendió por un año. 

  • ¿Por qué quebraron los bancos?

    • quiebra de los bancos en Ecuador

      E 2 de diciembre de 1998, Filanbanco, uno de los bancos más importante del Ecuador, pasó a manos del Estado ecuatoriano porque tuvo problemas de liquidez.

    Como resultado del fenómeno de El Niño, la baja del precio del petróleo, los créditos vinculados y la falta de regulación efectiva, los principales bancos del país se quedaron sin liquidez. Uno de los detonantes fue la Ley General de Instituciones Financieras, que permitía a los bancos otorgar préstamos a sus propios accionistas o administradores. Además, permitía que el Banco Central del Ecuador conceda préstamos a los bancos con problemas de liquidez. 

    En 1998, varios bancos se declararon en quiebra. El 26 de noviembre de 1998, mediante una ley el Congreso Nacional creó la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD). 

    En teoría, su objetivo era respaldar a los depositantes de los bancos. Esto quiere decir que en el caso de que los bancos no pudieran responder a sus depositantes, la AGD asumía ese papel. Pero, en la práctica, la AGD asumió la caída del sistema financiero e inyectó capital a los bancos que estaban atravesando problemas. E 2 de diciembre de 1998, Filanbanco, uno de los bancos más importante del Ecuador,  pasó a manos del Estado ecuatoriano porque tuvo problemas de liquidez. 

    18 bancos quebraron producto de la crisis económica. Entre los principales, Filanbanco, La Previsora, el Banco de Préstamos y El Progreso. El feriado bancario costó a los ecuatorianos más de 8 mil millones de dólares, según un informe entregado a la Comisión Investigadora de la Crisis Económica Financiera. 

    Como consecuencia de la frágil situación financiera de los bancos del Ecuador, el Estado decidió otorgar recursos a los bancos privados para evitar su cierre. Los créditos a los bancos privados llegaron a lo mil millones de dólares entre agosto de 1998 y febrero de 1999. Pero los resultados no fueron los esperados. Para el año 2000, se estima que cerca del 70% de la banca privada había quebrado o se encontraba en manos del Estado. 

    Un año después y tras serios problemas, el 22 de marzo de 1999, el Banco del Progreso, otro banco insignia, quebró por falta de liquidez. El cierre definitivo del banco provocó una gran marcha en Guayaquil, encabezada por León Febres-Cordero. En la marcha, denominada De los crespones negros, se acusó de favorecer a la banca de la Sierra para perjudicar a la de la Costa. Además, los protestantes reclamaba la independencia de la urbe porteña. En realidad, los bancos habían actuado de forma altamente irresponsable y ante la incapacidad del gobierno de Jamil Mahuad, cayeron, arrastrando con ellos al sistema financiero nacional. La crisis llevó al desempleo a miles de ecuatorianos, y casi dos millones y medio de personas emigraron del país en los dos años siguientes, dejando familias quebradas, ahorros pulverizados e incluso muertes. 

  • ¿Qué pasó con el gobierno de Jamil Mahuad?

    • jamil mahuad fue derrocado

      Jamil Mahuad fue electo como Presidente del Ecuador en 1998. Dos años después, fue derrocado.

    Una vez anunciada la noticia de la dolarización, hubo movilizaciones del pueblo indígena y otros movimientos sociales. Además, un grupo de militares se levantó contra el gobierno de Mahuad. Entre ellos estaba el coronel Lucio Gutiérrez, que años más tarde sería Presidente del Ecuador. 

    El 21 de enero de 2000, los manifestantes se tomaron las instalaciones del Congreso. En un video se ve Gutiérrez y Antonio Vargas, entonces presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), tomándose de las manos victoriosos.  

    Las Fuerzas Armadas le quitaron su apoyo, y Mahuad fue derrocado

    En una entrevista con revista Vistazo, de febrero de 2000, el general Carlos Mendoza, comandante del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y Ministro de Defensa de Mahuad, admitió que las Fuerzas Armadas habían presionado al Presidente para que saliera del poder. “Le hicimos un análisis de la coyuntura nacional. Le demostramos que proyectaba una imagen debilitada, frágil apoyo del Congreso, múltiples demandas sociales, políticas y económicas; varios frentes antagónicos, reducida capacidad de poder, limitada capacidad de convocatoria, y le dijimos que el ejecutivo estaba en una posición central con fuerzas convergentes de todo lado.”, dijo Mendoza. Esa advertencia se la había hecho pocos días antes de que terminara el año. “Tenía en contra los partidos políticos, los movimientos sociales, las cámaras, los bancos, los transportistas, los sindicatos, los indígenas, los medios de comunicación, los agricultores, los estudiantes, los profesores, el congreso e inclusiva la duda de los organismos internacionales para prestarle dinero. Tenía todo en contra”, dijo Mendoza.

    Gutiérrez, Vargas y el expresidente de la Corte Suprema, Carlos Solórzano, formaron un triunvirato llamado gobierno de salvación nacional, posesionándose dentro del Congreso ocupado por los manifestantes. Luego, Gutiérrez, por presión militar, fue reemplazado como triunviro por Mendoza. Sin embargo, el triunvirato no logró ser reconocido internacionalmente, por lo que sus miembros depusieron su supuesto gobierno y permitieron que asuma el vicepresidente Gustavo Noboa. 

     El gobierno de Chile le ofreció asilo diplomático a Mahuad, que prefirió huir a Estados Unidos. Se radicó en Boston, donde da clases en la Universidad de Harvard, donde antes fue becario y obtuvo una maestría en Administración Pública. 

    En 2014, la Interpol emitió una circular roja para poder detener a Mahuad en cualquier parte del mundo y llevarlo a los tribunales de Ecuador, pero fue retirada en menos de un mes. La justicia ecuatoriana lo busca por el presunto delito de peculado —mal uso de fondos públicos— que significaría una pena de 12 años en prisión.

    Después de que Mahuad fue derrocado, su vicepresidente, Gustavo Noboa Bejarano, fue nombrado por el Congreso Nacional- ahora Asamblea Nacional- como Presidente de la República. Una vez en el poder, Noboa ratificó la dolarización de su antecesor. 

  • ¿Cuáles fueron las consecuencias de la dolarización?

    • migración en Ecuador en 1999

      Durante la crisis hubo una masiva emigración de ecuatorianos a países como España, Estados Unidos e Italia.

    Como resultado de la grave crisis económica por la que atravesaba el país, millones de ecuatorianos salieron del país. Otros tantos perdieron sus ahorros e incluso muchos llegaron a suicidarse. 

    Hubo una masiva emigración de ecuatorianos a países como España, Estados Unidos e Italia, lo que repercutió en cientos de transferencias de divisas desde el exterior al país. Durante años, los migrantes inyectaron miles de millones de dólares al Ecuador, convirtiéndose en la segunda fuente de divisas del país, tras el petróleo. La cantidad de remesas fue tal que pasó de 200 millones de dólares en 1993 a 1.539 millones de dólares diez años después.