La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó medidas cautelares a favor de Jorge Glas, exvicepresidente del Ecuador, alguna vez el segundo hombre más poderoso del país. Glas está en la cárcel desde diciembre de 2017 cumpliendo una sentencia de seis años por el delito de asociación ilícita. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Las medidas cautelares de la CIDH fueron dictadas el 31 de diciembre de 2019. Su abogado, Fausto Jarrín, lo hizo público en redes sociales, el 2 de enero de 2020. La CIDH ordena al Estado ecuatoriano proteger “los derechos a la vida e integridad personal” de  Glas.Además, determinó que el Estado y los representantes de Jorge Glas se pongan de acuerdo sobre las medidas que debe otorgar al exvicepresidente. El Ecuador tiene 15 días para informar a la Comisión sobre la adopción de las medidas cautelares. 

Según la abogada en derechos humanos Lolo Miño, las medidas cautelares de la CIDH  son un mecanismo de protección preventivo. Suspenden una situación que podría generar una violación grave e irreparable a un derecho consagrado en la Convención de Derechos Humanos, “pero no constituye una determinación de la existencia de violaciones”, dijo Miño. 

Miño explica que las medidas cautelares buscan evitar un daño a los derechos de los individuos; en este caso, de Jorge Glas. “Las medidas cautelares no representan un criterio sobre la inocencia o culpabilidad en el proceso contra Glas”, dijo Miño.

PUBLICIDAD

Jorge Glas fue dos veces vicepresidente del Ecuador. Primero, entre 2013 y 2017, cuando corrió junto a Rafael Correa. En 2017 fue reelecto, pero como binomio de Lenín Moreno, amigo y coideario suyo y de Correa, pero con quien se enemistó a pocas semanas de iniciado su período, el 24 de mayo de 2017. En agosto de ese año, Moreno le retiró sus funciones (en Ecuador, el Vicepresidente ejerce las funciones que el Presidente le encarga). El 21 del mismo mes, la Fiscalía pidió su vinculación por supuesta asociación ilícita dentro de la trama de corrupción Odebrecht. La Asamblea Nacional autorizó su enjuiciamiento penal cuatro días más tarde —un requisito constitucional para poder procesar judicialmente a un Vicepresidente. El entonces fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno, pidió su prisión preventiva el 2 de octubre. Glas entró a prisión un día después. 

Desde entonces guarda prisión en la cárcel de Cotopaxi y enfrenta, además, otros procesos asociados a supuestos actos de corrupción.