La vida de los otros

Cuarto año de Vivas nos queremos

La marcha de Vivas nos queremos se realizó por cuarta ocasión en las calles de Quito, contra la violencia a la mujer
  • Fotografía de Diego Ayala León para GK

El sábado 23 de noviembre de 2019 el parque de El Ejido de Quito volvió a concentrar a cientos de personas, como hacía un mes, cuando a su pie chocaban policías y manifestantes durante el paro nacional. Pero, esta vez, quienes estaban ahí llegaban a exigir, en la marcha Vivas nos queremos, que se realiza desde 2016, que se detenga la violencia contra la mujer. El reclamo parece haber caído en un despeñadero de indiferencia: en los últimos dieciséis años, 3.200 niñas y mujeres han sido asesinadas en el Ecuador. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Al compás de los tambores y vuvuzelas,  la marcha comenzó a llenar la avenida 10 de Agosto, cerca del parque. Avanzó hasta la avenida Gran Colombia. Hombres, mujeres, niñas de todas las edades, familias completas, pararon en la plaza de San Blas, en la boca del centro histórico, para formar una espiral con velas y pétalos en homenaje a las mujeres que han sido asesinadas en el Ecuador por ser mujeres. Después de casi tres horas, la marcha terminó con un tejido gigante en el parque El Arbolito, hecho por los familiares de mujeres asesinadas y desaparecidas en el Ecuador.

“Tienen todo el apoyo de la Policía Nacional”, le dijo una capitana de la institución a una de las manifestantes. Fotografía de Diego Ayala León para GK

Esta imagen del fotógrafo David Díaz Arcos se convirtió en un símbolo de la protesta de octubre de 2019 y de la resistencia de las mujeres indígenas.Fotografía de Diego Ayala León para GK

La marcha empezó a las 5 de la tarde y terminó 3 horas después. Fue una jornada de alegría, color, reflexión y exigencias. Fotografía de Diego Ayala León para GK

Jessica Caiza fue con su bebé recién nacido. “Marchó a favor de las decisiones autónomas y libres de las mujeres”, dijo. Fotografía de Diego Ayala León para GK

La entrada al centro histórico de Quito estuvo una vez más copada por cientos de manifestantes. Fotografía de Diego Ayala León para GK

Estos carteles muestran nombres y rostros de referentes históricos de la lucha feminista en el Ecuador.Fotografía de Diego Ayala León para GK

2019 podría ser recordado como el año en que la cacerola se consolidó como un instrumento político: su sonido hueco y metálico es el lenguaje de la protesta.Fotografía de Diego Ayala León para GK

La marcha sacó a los vecinos del centro a sus balcones, puertas y ventanas. Fotografía de Diego Ayala León para GK

En Ecuador, más de 2700 menores de catorce años embarazadas (la mayoría por agresiones sexuales) no tienen otra opción que parir. Fotografía de Diego Ayala León para GK

En el Ecuador, ser mujer afro es vivir en el riesgo de ser dos veces vulnerable Fotografía de Diego Ayala León para GK

Aunque la convocatoria de Vivas nos queremos, pedía que se eviten mensajes políticos, por momentos su aparición fue inevitable. Fotografía de Diego Ayala León para GK

Mayuri Castro
Periodista de GK. Cubre migración interna, educación y escribe ensayos breves y reflexivos sobre coyuntura nacional.