En medio de los ensayos previos a su presentación en el festival Ecuador Jazz del Teatro Sucre de Quito, la cantante Cristina Morrison habla de su música y lo que considera su atrevimiento: “Héctor Napolitano siempre me dice que soy una atrevida, porque el jazz es un género difícil de cantar y yo no estudié música”. El jazz es, en realidad, un género complejo, nacido de las muchas tradiciones —y contextos sociales— que confluían en el sur de los Estados Unidos a finales del siglo XIX. En este episodio, Cristina Morrison habla de todo lo que confluye en ella y su música.

Cristina Morrison, cantante ecuatoriana.

Cristina Morrison. Fotografía de Valentina Tuchie para GK.

Después de una vida y dos discos, de haber vivido en Estados Unidos, Quito y las Galápagos, Morrison habla de su tercer disco. Es el primero que hace en español. “Me parecía interesante hacer un homenaje a la canción latinoamericana”. Para ello, invitó a cantantes mujeres para que la acompañen en sus duetos. “Me pareció más interesante hacer duetos femeninos, en lugar de hacerlos hombre-mujer, que es lo usual”.

Sonriente, habla con soltura de cómo ha sido para ella vivir de —y para— la música. Recuerda a su padre, un norteamericano que escuchaba a las grandes estrellas del jazz mientras conducía su autor, y por quien Cristina Morrison llegó por primera vez al género.

Morrison habla de la adrenalina de salir al escenario, y los nervios que aún siente en los primeros instantes antes de sus presentaciones. Dice que después de unos instantes, los pierde, y se aploma sobre las tablas. Dice que, para ella, el proceso de escribir es “liberador”.