Alcémonos la blusa

Cuando mi esposo Tom y yo decidimos que nuestro hijo, Peter, sería alimentado exclusivamente con leche materna hasta, por lo menos, los seis meses de edad, me di cuenta de que tenía un problema: no soy una de esas madres que tiene leche a borbotones. Para que Peter tenga suficiente, yo tengo que darle de comer frecuentemente. La ley de la lactancia es parecida a la de la oferta y la demanda: Mientras más come el bebé, más leche produce el cuerpo de la madre. Muchas mamás me han dicho que no pudieron darle pecho a su hijo porque

|lunes 13 de octubre de 2014 05:02|