Es la directora de las investigaciones globales de openDemocracy y la fundadora del proyecto Tracking the Backlash que investiga movimientos antidemocráticos que amenazan los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTIQ.