Ventiladores sin hélices, cartones, fundas plásticas, fruta en descomposición, electrodomésticos dañados, redes y sogas y descoloridos sacos de yute son algunos de los desechos acumulados que opacan el paisaje del fondo: el azul océano Pacífico, en la isla Isabela, en Galápagos. 

El relleno sanitario donde está toda la basura es a cielo abierto, no tiene vallas, ni muros de contención, todo está regado sobre el suelo sin ningún tipo de plástico o material que evite que los desechos estén en contacto con la tierra. La brisa y el viento “mueven la basura del relleno sanitario de regreso al mar, y el mar lo trae de regreso a las playas”, dice Mar Espinosa, bióloga y profesora ecuatoriana. 

El relleno sanitario está a 12 kilómetros de Puerto Villamil, la capital de Isabela, en la parte sureste de la isla. La gestión de este relleno preocupa a sus pobladores. 

basura acumulada

isla-isabela-basura-relleno-sanitario

El relleno sanitario entre febrero y mayo de 2023. Fotografía de periodistas que visitaron las islas.

rellano sanitario febrero 2023

basura-acumulada-isla-isabela

La basura llegaba hasta la vía principal que conduce al relleno sanitario. Fotografía de periodistas que visitaron las islas.

Las fotografías a las que GK tuvo acceso, que son de inicios y mediados de 2023, muestran la basura regada como si no hubiera más espacio dónde ponerla. Sin embargo, según el Municipio de Puerto Villamil, el relleno está entre el 50 y 60% de su capacidad. Y “la basura en un 60% ya no está al aire libre”, según Hernán Abad, coordinador de comunicación de la alcaldía de Isabela.

Abad también explica que “ahora ya no encuentras un botadero de basura al aire libre, la basura está ordenada y lista para hacer un trabajo de clasificación”. Lo único que esperan es “comprar nuevos equipos para el galpón [donde se clasifica la basura] y letreros para identificar cada una de las zonas [del relleno]” dice.

rellano sanitario isla isabela

Vista de dron del relleno sanitario en octubre de 2023. Fotografía cortesía de Hernán Abad.

Pero ese no es el único problema del que se quejan sus habitantes.

Según el municipio, cada día en la isla se producen 4,5 toneladas de basura. Esto equivale al peso de 26 lobos marinos adultos. Cada mes son 135 toneladas que deben ser tratadas. Es decir, se debe separar la basura, analizar qué se puede quedar en la isla para un segundo uso, y qué debe ser enviado al continente para su disposición final. Pero esto no sucede.

➜ Otros reportajes sobre medioambiente

Fernanda Soliz, coordinadora general de la Alianza Basura Cero Ecuador, dice que además de la falta de tratamiento de la basura, en la isla tampoco hay un buen tratamiento de los lixiviados —desechos líquidos de basura. El riesgo es que si las piscinas destinadas para los lixiviados no están bien tratadas se pueden desbordar los líquidos a la tierra. 

Los lixiviados pueden contaminar los mantos freáticos —las capas de agua que se acumulan en el suelo por causa de la lluvia— y estos, a su vez, terminan contaminando los suelos y la vegetación. 

En cualquier ecosistema la falta de tratamiento de la basura, el poco control de lixiviados y el exceso de basura en el relleno sanitario es un problema. Sin embargo, en el frágil ecosistema de Galápagos es peor. 

Los animales introducidos que viven, temporal o permanentemente en la zona, como gallinas, gatos, ganado, roedores, insectos y aves “se han convertido en vectores de enfermedades”, según un proyecto de manejo de desechos de 2009.

Otro de los problemas, recogido en los antecedentes del proyecto para tratar los desechos, es la dispersión de especies de plantas exóticas por la germinación de las semillas que llevan las aves. Estas se han convertido “en especies bioacumuladoras de residuos contaminantes”. Es decir, plantas que absorben los contaminantes que están a su alrededor y los liberan a otras especies de plantas. Según Cristina Cely, activista ambiental, las plantas que reciben la contaminación del relleno sanitario causan que el relleno, de manera indirecta, contamine la fuente de alimento y todo a su alrededor. 

Estos silenciosos procesos afectan directamente a quienes viven cerca del relleno. Soliz llama a estos espacios “territorios en sacrificio” o “comunidades basurizadas”. Las consecuencias más directas para ellos son: la contaminación del agua que usan para cocinar sus alimentos y su uso diario, y la interacción con plagas como ratas.

El aire, en cambio, se contamina “por la cantidad de metano que se emite y el óxido de azufre [que produce la descomposición de basura]”, explica Soliz. Esto se debe a que los compuestos químicos liberados, al estar expuestos a la luz solar, se convierten en gases de efecto invernadero que contaminan al medioambiente.

tortugas gigantes galapagos

Las tortugas gigantes de Galápagos, endémicas de la isla, son algunas de las especies que viven en el volcán Alcedo, uno de los cinco volcanes ubicados en la isla Isabela. Fotografía de la cuenta en X del Parque Nacional Galápagos.

La contaminación del suelo y el agua, el poco control de lixiviados, los animales introducidos y las enfermedades que transmiten, la vegetación acumuladora de contaminación y la polución del aire unido al no tratar los desechos, hace que la basura no solo se siga acumulando sino que también contamine cada vez más el frágil ecosistema. 

§

“Nosotros reciclábamos. La basura estaba siempre dividida, había tachos por todos lados y lamentablemente hace cinco o seis años que Isabela no lo hace”, dice Eli Frazier, dueño de un bar en Isabela, la isla en la que creció. 

La falta de tratamiento de la basura, el casi nulo reciclaje y la recolección inconsciente de los desechos en las casas ha sido una preocupación constante para los pobladores en todo el 2023. Entre febrero y mayo de 2023 GK habló con cinco habitantes de la isla quienes mencionaron el supuesto colapso del relleno sanitario, que hoy las autoridades niegan. 

basura regada, relleno sanitario

La basura estaba esparcida en el suelo al aire libre en el relleno sanitario, el viento y la brisa la llevaba al mar y este la devolvía a las playas. Fotografía de periodistas que visitaron las islas en febrero de 2023.

“La basura está mezclada todo con todo. Se abandonó el sistema de reciclaje. Se abandonó la propuesta de que los envases y el cartón regresaran a la parte continental para ser reutilizados porque aquí no hay la maquinaria para procesar”, me dijo Verónica Galarza, chef y dueña de un restaurante en la isla, en febrero de 2023. 

Galarza dejó de clasificar la basura. “Porque era un esfuerzo que se iba en vano”, dice. 

Cuando el recolector pasaba, recuerda, mezclaba todo en un mismo lugar. Además, los recolectores que pasaban estaban en mal estado entonces había semanas en las que uno o dos días no pasaba por la zona comercial —donde hay restaurantes, bares y locales de entretenimiento para los turistas. 

Tres meses después, en mayo de 2023, la situación empeoró: el recolector que tenían se dañó. Galarza dijo que para reemplazarlo temporalmente, la municipalidad usó un camión que no tenía “las adecuaciones de un recolector doméstico; era alto y no tenía la prensa para ir aplastando la basura”. Entonces al momento de alzar los tachos, la basura se regaba por los lados y quedaba tirada en la calle, recuerda Galarza. Además, en los domicilios se demoraba entre 6 a 8 días en recoger la basura, y en la zona comercial entre 3 y 4 días. Esta situación duró alrededor de dos meses, recuerda Galarza.

El problema del recolector dañado se solucionó, momentáneamente, en julio de 2023.

Sonia Urdiales, del municipio, dice entre el Consejo de Gobierno de Galápagos y la alcaldía actual, de Alfredo Morocho, adquirieron un nuevo recolector que operaba “14 horas diarias”. 

En una publicación del 22 de julio de 2023 de la alcaldía dice que el recolector “representa una pequeña solución a los graves problemas de recolección y manejo de desechos que posee la isla”. Urdiales explica que “poco a poco se va a ir implementando el tema del reciclado de plástico y de cartones”.  También planean capacitar a la población en temas de reciclaje.

Galarza asegura que en la zona comercial y residencial el recolector, desde julio hasta la primera semana de octubre de 2023, pasaba todos los días. Sin embargo, el 5 de octubre, el recolector nuevo, que llegó en julio, se dañó. Desde el 6 de octubre no está operativo. 

Hernán Abad, de la alcaldía de Isabela, le dijo a GK que creen que “un mal servidor municipal hizo un mal uso [del recolector] y dañó la caja de embrague”. Abad dijo que el 11 de octubre un grupo de técnicos revisó el estado del recolector y está evaluando qué pasó para decir qué hacer. Porque “es el único recolector que tenemos”, dijo. 

§

La falta de reciclaje también es un problema. Mar Espinosa, bióloga y ex profesora de colegio en Galápagos, que vive desde su niñez en las islas, dice que en alcaldías anteriores, de unos dos o tres periodos atrás, hubo varios intentos de restringir el uso de plástico de un solo uso. Es decir, los productos desechables que se tiran luego de usarlos una sola vez como sorbetes, botellas, envolturas. Pero que no han dado resultado porque desde el continente siguen trayendo envases plásticos y de espuma flex.

pingüino galápagos, lobo marino

La contaminación que genera la falta de tratamiento de la basura afecta al frágil ecosistema de las islas y a sus especies como el pingüino de Galápagos que se encuentra en la isla Isabela y el lobo marino. Fotografía de la cuenta en X del Parque Nacional Galápagos.

Fernanda Soliz dice que para solucionar el problema de la basura en la isla no es suficiente tratar la basura y reciclar. “Es importante plantear que no sólo se trata de reciclar, compostar y gestionar adecuadamente la basura, sino de cambiar el modo de desarrollo y producción”.  

Isabela, así como las otras islas de las Galápagos, tienen una amenaza silenciosa que les trae muchísimos beneficios económicos: el turismo. Aunque puede sonar evidente: mientras más visitantes, hay más producción de residuos sólidos como botellas, envases y fundas plásticas de snacks, latas de cerveza. 

Esto, explica Soliz, también directora del Área Académica de Salud de la Universidad Andina Simón Bolívar, cambia la composición y la cantidad de residuos. “Crecen los residuos plásticos, hay más residuos inorgánicos que no pueden ser aprovechados y se están saturando los sitios de disposición final [rellenos sanitarios]”, dice. 

Sonia Urdiales, encargada de gestión ambiental del municipio, explica que, en lo que resta de 2023, se están centrando en conseguir y equipar con la infraestructura que necesitan para tratar la basura del relleno sanitario y del sistema de reciclaje. 

recolección basura relleno sanitario

En septiembre de 2023 la Alcaldía de la isla Isabela organizó mingas para limpiar y separar la basura del relleno sanitario. Fotografía cortesía de Hernán Abad.

§

La falta de tratamiento de la basura no siempre fue una preocupación en la isla. Entre 2010 y 2014 funcionó el proyecto Manejo eficiente de los desechos, que implementó un sistema de reciclaje. 

Cuando instalaron los contenedores para el sistema de reciclaje, miembros de la organización Fundar que ejecutó el proyecto de reciclaje, capacitaron a los habitantes y turistas que visitaban la isla. Para usarlos “nos enseñaron a dividir los orgánicos, los plásticos, los papeles”, explica Eli Frazier, que creció en la isla Isabela. Todo el proyecto tenía diez estaciones de reciclaje a lo largo de la isla, camiones recolectores, señaletica, un relleno sanitario y el centro de reciclaje. 

Pero, con el tiempo, explica Galarza, “todo fue en decadencia, dentro de esa misma administración”. A finales de ese mismo periodo, continúa, era prácticamente inexistente [el tratamiento de la basura]”. 

Luego del alcalde Bolívar Tupiza, Pablo Gordillo asumió el cargo, e hizo borrón y cuenta nueva, recuerda Mar Espinosa, bióloga, y acabó con el proyecto “alegando que [los proyectos de reciclaje] no eran viables”, recuerda Galarza. “No continuó o mejoró sino que acabó con lo poco que había”, se queja.

En 2019, Bolívar Tupiza volvió a la alcaldía. Esta vez implementó programas y proyectos de reciclaje que incluían la concientización para manejar los desechos. Uno de ellos fue colocar una compostera — recipiente usado para descomponer la materia orgánica y obtener abono— en la escuela fiscomisional, explica la bióloga Mar Espinosa. Sin embargo, este y otros proyectos prácticamente murieron en la pandemia, recuerda.

“Todos los miedos de contaminarse por el covid-19, y la idea de que lo mejor era desechar todo lo que se usó, más la baja de recursos y de servicios que hubo, comenzó a cambiarse las costumbres en los hogares [que antes reciclaban]”, se lamenta Espinosa. 

Ese cambio de costumbre en los hogares fue, quizás, lo que hizo que la situación en la isla empeore. No se separaba la basura en las casas, el recolector pasaba esporádicamente, no había esfuerzos para reciclaje desde la alcaldía, todo terminaba en el relleno sanitario donde se acumulaba y contaminaba el suelo que, a su vez, afectaba a los animales. 

tiburón martillo, isla isabela

La isla Isabela también es santuario de diversas especies marinas, una de ellas el tiburón martillo. Varias especies de tortugas y aves se han encontrado enredadas en redes o con plásticos alrededor de sus cuellos por la basura en el mar. Fotografía de la cuenta en X del Parque Nacional Galápagos.

§

En el Plan de trabajo para la alcaldía del cantón Isabela para el periodo 2023-2027, al que GK tuvo acceso en mayo de 2023, hay un acápite que describe el problema de la basura. Dice que aunque hay un sistema de reciclaje, “continúan problemas de recolección, clasificación de los residuos y la falta de conciencia ciudadana que tiran la basura en lugares abandonados”. 

En el documento también se reconocen las malas condiciones en las que está el relleno sanitario y mencionan que su correcto funcionamiento, es decir, que se trate la basura “aún es una utopía por alcanzar en nuestro cantón, pero es imprescindible solucionar este problema”. 

Uno de los objetivos para mejorar la situación es “reducir de producción de basura y promover la cooperación de los ciudadanos en los programas existentes”.

¿Cómo lo harán?

Las 40 páginas del documento no explican las acciones concretas. Al final, en las acciones dice, como si se tratase de algo novedoso, que van a  “implementar la estrategia de la 3rs en el manejo de la basura”.  Reducir, Reutilizar y Reciclar. 

Sonia Urdiales, del Municipio, dice que las acciones inmediatas son “recuperar los equipos técnicos del sistema de reciclaje, báscula, compresora, banda y adquirir todos los insumos necesarios [que falten]”. 

Desde el 2024 la alcaldía planea seguir con el proceso de recuperación del relleno para que se pueda tratar la basura y “destinar nuevas áreas [en el relleno] para comenzar el tema de compostaje y también el tema de lixiviados”, dice Urdiales. 

relleno sanitario isla isabela, octubre 2023

El relleno sanitario en octubre de 2023. Fotografía cortesía de Hernán Abad.

Los pobladores insisten en que es urgente resolver el problema. “Isabela quiere reciclar, los ciudadanos queremos y antes lo hacíamos bien”, dice Eli Frazier. Pero recuerda cómo tratar  la basura ha sido, por muchos años, un problema que se ha tratado de arreglar, pero que siempre es ignorado.

Él solo espera que las alcaldías dejen de “barrer y poner la suciedad debajo de la alfombra” porque «poco a poco se va acumulando más y más y de repente tenemos una pila de basura debajo de nuestra alfombra». 

Emilia Pazymino 150x150
Emilia Paz y Miño
Periodista y fotógrafa. Cubre temas de medio ambiente. También le interesan temas de género y derechos humanos.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR