Francheska tiene 14 años y nació en Caracas, Venezuela. Hace poco más de dos años se describía como una muchacha tímida y con mucho miedo de hablar en público. Pero hoy las inseguridades se han ido y  puede ver mucho más allá de lo que un día imaginó. Hizo nuevos amigos y vivió experiencias que nunca pensó, como viajar en avión —por primera vez— para visitar Quito. 


Este reportaje se hizo en alianza con

Plan Internacional 300x175


Esto se dio gracias a su participación en los proyectos de Plan International Ecuador en pro del bienestar de las comunidades de acogida y migrantes. 

Francheska vive en Ecuador desde hace dos años y durante ese mismo tiempo ha estado vinculada a las actividades que realiza esta organización, cuya labor en el país acaba de cumplir 60 años

Ella recuerda que en uno de los talleres le pidieron que escriba sus virtudes, una por cada pétalo de una flor. Al principio no sabía qué escribir, pero al final de la actividad faltaron espacios para hablar de sus virtudes. Esto es lo que logra Plan International. 

Para ella, estar vinculada a los proyectos ELLA y Aprender y estar Protegidas la han ayudado de sobremanera en su autoestima. Su soltura, facilidad de palabra y seguridad a la hora de hablar lo demuestran. 

“Desde que llegué a Plan International me di cuenta que mi opinión siempre es válida. Sé cuales son mis derechos y cómo actuar ante un problema”, revela con total firmeza. Su vínculo con Plan International Ecuador empezó porque su mamá —quien vivía en Ecuador desde hace 5 años— venía participando y recibiendo apoyo de la organización por el tiempo que ha estado en el país. 

➜ Otros contenidos

Para Francheska, el hecho de que toda la familia participe de estos proyectos es muy importante. “Antes teníamos dificultades de comunicación, pero ahora mi mamá sabe cómo abordar las situaciones del día a día. Ahora sabemos escucharnos, cómo responder y solucionar”, dice. 

Uno de los objetivos de los programas de Plan International, es hacer que los niños, niñas y adolescentes sean los protagonistas de sus vidas, incentivarlos a tomar decisiones y a seguir sus sueños. Con Francesca eso está ocurriendo. 

En palabras de ella: “ahora la motivación es muy grande”. Cuando crezca quiere ser actriz porque le gusta el teatro, pero también quisiera seguir los pasos de las capacitadoras en Plan International. Francheska quiere contarle al mundo que los niños, niñas y adolescentes tienen derechos, voces y opiniones que merecen ser escuchadas. 

El trabajo de Plan International es una luz en el camino

Douglas nació en Caracas, Venezuela, y tiene 16 años. Tan pronto se entabla una conversación con él se perciben sus destrezas para expresarse y, sobre todo, su afán por exponer sus formas de pensar, sin temor alguno. Lleva 5 meses en el país y su proceso de inserción en un lugar totalmente nuevo para él, avanza a buen ritmo. Parte de su progreso, igual que Francheska, es responsabilidad de los proyectos que desarrolla Plan International Ecuador y a los que está vinculado. 

Conoció la organización mientras caminaba por las calles de la ciudad. Desde ese primer acercamiento su  relación se ha ido fortaleciendo. “El primer taller que recibí fue sobre prevención del consumo de drogas y alcohol”, dice. 

También ha recibido capacitaciones sobre los derechos de las niñas, adolescentes y mujeres.Él se siente muy orgulloso de participar de estas propuestas, de conocer cuáles son los derechos de las niñas y adolescentes e impulsa a que otros conozcan al respecto. Una de las iniciativas que más ha calado en él es el proyecto ELLA

El proyecto ELLA significa Empoderamiento, liderazgo local y rendición de cuentas para las adolescentes y las jóvenes venezolanas y de comunidades de acogida tiene como propósito mejorar las condiciones de vida (protección, salud, derechos sexuales y reproductivos) de niñas, adolescentes y mujeres en condiciones de movilidad humana. La propuesta es financiada por el Gobierno de Canadá y Plan Canadá. Se ejecuta en Colombia, Perú y en Ecuador, en Manta, Quito y Loja. 

Raquel Gavilanes, gerente de emergencias de Plan International Ecuador, explica que este proyecto en particular parte de un enfoque de democracia, igualdad de género y crecimiento económico. Está orientado a aquellas personas desplazadas, principalmente, a los miles de venezolanos que circulan por la región. Para Gavilanes, la acogida y los resultados que han percibido con esta propuesta son una aliciente para seguir transformando las vidas de las personas que confían en el trabajo de la organización. 

ELLA surgió tras identificar las necesidades de las poblaciones vulnerables”, dice Gavilanes.  Con este proyecto se está apoyando alrededor de un 60% de población migrante y un 40% de población de acogida. El objetivo es prevenir casos de violencia de género, garantizar el acceso a la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Este proyecto estará vigente hasta diciembre de 2023. 

Aprender y estar Protegidas veló por el acceso a la educación y salud tras la pandemia

Los resultados del trabajo de Plan International Ecuador junto a sus socios siempre han sido fructíferos. Uno de los proyectos emblemáticos y de atención en entornos emergentes es Aprender y estar Protegidas, en asocio con la compañía alemana Beiersdorf

El proyecto surgió para garantizar el acceso a salud, educación y a la protección de violencia de género, como respuesta a los graves efectos que causó la pandemia en las niñas, adolescentes y mujeres que habitan el país. 

El proyecto opera desde noviembre de 2020 e intervino en un total de 16 barrios de Quito y Guayaquil, según Gavilanes, gerente de emergencias de Plan International Ecuador. Estuvo en sitios como Sergio Toral, Monte Sinaí y Juan Montalvo, en Guayaquil. En Quito, en las zonas de Quitumbe y Calderón, localidades en las que, en mayor medida, conviven familias en situación de movilidad humana provenientes de Venezuela. Además, en estas áreas se han identificado altos índices de inseguridad, violencia de género y embarazo adolescente, acota Gavilanes.  

Para mejorar la calidad de las familias, se optó por brindar capacitaciones en temas de empoderamiento, proyecto de vida, de derechos sexuales, reproductivos y de violencia basada en género. Se previno el covid-19  a través de la enseñanza de las normas de bioseguridad. También se asignaron becas educativas y se entregaron tablets, kits de higiene y ayudas económicas a través de la evaluación de la situación de cada familia

Los resultados van saliendo a la luz

Gracias al trabajo en conjunto entre Plan International y Beiersdorf se han consolidado mecanismos comunitarios de protección y se abrieron espacios para encuentros intergeneracionales, a largo plazo. 

Hoy, son casi 11.000 personas beneficiadas pertenecientes a comunidades de acogida y migrantes. Ellos han fortalecido sus conocimientos y ahora cuentan con herramientas que les permitirán tomar decisiones libres e informadas sobre sus propias vidas. También están al tanto sobre su capacidad de influir en las situaciones sociales y políticas del país que las afectan para acceder a sus derechos de forma igualitaria y justa. 

IMG 9085 150x150
Gabriela Ochoa
Creativa en el Studio GK. Periodista por la PUCE. Máster en Mediación y Resolución de Conflictos (Uneatlántico) y en Dirección Estratégica (Unini Puerto Rico).
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR