Los impactos de aves contra aviones que vuelan cerca o despegan del aeropuerto internacional de Guayaquil José Joaquín de Olmedo se han vuelto un problema. En las últimas semanas, pilotos de varias aerolíneas han reportado una serie de incidentes aviarios. 

Última Actualización: 16 noviembre, 2022
➜ Otras Noticias
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK

Te contamos de qué se tratan estos incidentes, qué significan y qué riesgo representan las aves en el aeropuerto de cualquier parte. 

Los incidentes

El más reciente fue de la aerolínea ecuatoriana Equair. La noche del 11 de noviembre de 2022, dos de sus aviones “tuvieron impactos de aves”, dice una carta del CEO de la aerolínea, Frederik Jacobsen. 

PUBLICIDAD

En la carta, también dice que los impactos de aves son eventos “recurrentes” no exclusivos de esa aerolínea. Por eso, dice Jacobsen, “es imprescindible alertar la poca o nada gestión de la Administración del Aeropuerto de Guayaquil, en eliminar o por lo menos minimizar el peligro aviario”. 

Jacobsen también asegura que “estos eventos son la crónica de un grave accidente y muerte anunciada de usuarios del transporte aéreo nacional e internacional”. 

En respuesta a la carta de Jacobsen, la empresa Tagsa, que administra el Aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo, dijo que sí “realiza las actividades necesarias para minimizar los riesgos que representan las aves y otra fauna a las operaciones aéreas dentro del aeropuerto”. Sin embargo, dice la empresa, estas acciones se hacen “dentro del marco de la ley ambiental, normas de aviación civil” y de sus obligaciones. 

Tagsa además aclaró que no tiene ninguna competencia para tomar acciones de control de aves fuera de los linderos del aeropuerto. Según la empresa, es responsabilidad del Comité Nacional de Control Aviario gestionar esa problemática. 

¿Por qué son peligrosas las aves en los aeropuertos?

La presencia de aves en los aeropuertos puede causar que estas se choquen contra los aviones y eso a su vez podría provocar graves daños. Entre los daños más comunes están:

  • los parabrisas destrozados —que también pueden herir a los pilotos—, 
  • tubos de pitot —que miden la presión— rotos, 
  • tomas de aire obstruidas, 
  • y orificios en el fuselaje o en las alas del avión. 

Los impactos de las aves pueden incluso dañar los motores y el sistema de frenos del tren de aterrizaje. 

Por eso, los expertos aseguran que el impacto de las aves constituye un peligro tanto para la integridad de los aviones como para la vida de los pasajeros. Además, esta clase de accidentes pueden también producir pérdidas económicas significativas para las aerolíneas. 

¿La solución en Guayaquil?

Hernán Carrera, subdirector Zonal del Litoral de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), dice que tras estas quejas hubo una reunión para definir la proyección de las consecuencias del impacto por las aves. 

En la reunión, las autoridades acordaron conformar un Comité Regional de Peligro Aviario. El Comité estará conformado por representantes de la DGAC, los ministerios de Transporte y del Ambiente, la Secretaría de Gestión de Riesgos, la Prefectura del Guayas, el Municipio de Guayaquil, la Asociación de Líneas Aéreas, delegados de aerolíneas, y de la empresa concesionaria del aeropuerto, Tagsa. 

PUBLICIDAD

El Comité definió una hoja de ruta y acordó hacer un seguimiento de la problemática aviaria en el aeropuerto. 

Las autoridades se reunirán cada jueves para hacer este seguimiento. Además trabajarán para determinar el tipo y cantidad de aves, control biológico, restricción de zonas, medidas de disuasión de aves, el dragado de ríos aledaños, y otras acciones que permitan garantizar la seguridad operacional y de los usuarios del transporte aéreo. Las acciones, dice el Comité, se tomarán sin afectar el medioambiente. 

¿De dónde vienen las aves?

Según información de la DGAC, Tagsa y del Ministerio del Ambiente, Agua, y Transición Ecológica, hay una gran cantidad de aves, “aguas arriba” del río Daule, que están cerca de la pista 21 del aeropuerto de Guayaquil.

Además, se han encontrado grandes cantidades de aves en el islote Mocolí, y en particular en el islote Palmar, en la desembocadura del río Daule hacia el río Guayas.

Según los datos, las aves más comunes de encontrar en estas zonas son: cernícalos americanos, garcelas bueyeras, patos silbadores y lechuzas campanarias. 

En 2021, la Dirección de Aviación Civil recibió 238 reportes de seguridad operacional, de los cuales 80 —el 33,6%— fueron reportes de peligro aviario. 

La historia de las aves en el aeropuerto

La presencia de aves en los alrededores del aeropuerto de Guayaquil no es nueva. En 2010, los impactos de aves contra aviones también empezaron a causar problemas en las operaciones del aeropuerto. En ese entonces, se atribuía la presencia de las aves a la reciente formación del islote Palmar, debido a la sedimentación del río Daule. 

Los expertos decían que varias aves estaban anidando en el lugar y que era necesario solucionar el tema. Debido al peligro de las aves, en 2010, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas y el Ministerio de Ambiente se comprometieron a tomar acciones. 

Algunos de los compromisos incluían: la contratación de especialistas para el control aviario, la eliminación de sitios para la alimentación de aves, la eliminación de condiciones para la reproducción de aves, y el permanente control y monitoreo. 

Sin embargo, Nicolás Romero, gerente de la Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil (AAG), asegura que hasta ahora estas acciones no se han ejecutado por completo.  

¿Aves en aeropuertos?

La presencia de aves no es un problema solo del aeropuerto de Guayaquil. De hecho, desde el principio de la historia de la aviación han habido varios accidentes debido a impactos con aves. 

El 7 de septiembre de 1905, Orville Wright sufrió el primer incidente —del que se tiene un registro— cuando su aeroplano chocó con una bandada de pájaros. Años después, en 1912, el piloto Cal Rodgers perdió el control de su aeronave cuando chocó con una gaviota: fue el primer accidente fatal de este tipo y ocurrió en Long Beach, California. 

Según un estudio sobre las aves en los aeropuertos, desde los inicios de la aviación se estima que han muerto en el mundo más de 350 personas y al menos 200 aviones y helicópteros fueron destruidos debido a accidentes causados por impactos con aves. 

Uno de los accidentes más conocidos de la historia actual fue el del vuelo 1549 de US Airways. El 15 de enero de 2009, un avión que despegó del Aeropuerto LaGuardia, en Nueva York, chocó con una bandada de gansos y sus dos motores se dañaron. Debido a eso, el piloto tuvo que amerizar —“aterrizar sobre un cuerpo de agua”— a la fuerza en el Río Hudson. 

El accidente no dejó ningún fallecido y fue calificado como el amerizaje más exitoso de la historia de la aeronáutica. Fue tal la gesta, que inspiró una película protagonizada por Tom Hanks sobre el incidente y en las decisiones que tomó el capitán Chelsea “Sully” Sullenberger, que logró salvar a los tripulantes y pasajeros. 

 Sin embargo, desde ese entonces, más de 70 mil aves han sido sacrificadas en Nueva York, con el objetivo de precautelar la seguridad en los aeropuertos. 

Pero en América Latina también han habido accidentes de este tipo. Según un estudio, Brasil tiene las estadísticas más altas: entre 2006 y 2010 hubo 3.239 incidentes con varias especies de aves. En Colombia y Argentina también se han registrado cientos de accidentes. 

Los expertos dicen que muchas especies de aves son atraídas a los aeropuertos porque allí encuentran áreas relativamente tranquilas donde pueden “alimentarse, reproducirse, descansar o refugiarse, con amplios espacios abiertos”.  

IMG 2524 100x100
Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.