Justicia para Daniel” es el grito que se escucha a las afueras de un colegio ubicado en el sector de La Roldós, al norte de Quito. Es la exigencia que hacen amigos y familiares de un joven de 15 años que murió electrocutado jugando un partido de fútbol en la cancha de su colegio. El joven había salido de su natal Venezuela hace 4 años junto a sus padres y tíos en busca de mejores días.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Esto sabemos del incidente

Según un reporte de la Policía Nacional, el estudiante estaba jugando fútbol cuando se cayó y, al intentar levantarse, se habría sujetado de unas mallas que tenían corriente de alta tensión y murió instantáneamente, la mañana del 12 de mayo de 2022.  

PUBLICIDAD

Esta versión fue corroborada por una estudiante del colegio que vio lo que pasó y lo contó en una entrevista con el diario El Universo. La joven aseguró que en un primer momento el colegio habría dicho que el accidente no sucedió dentro del centro escolar.

Sin embargo, Amílcar Mejía, presidente del comité de padres de familia del plantel, discrepa con estas versiones, y aseguró a los medios de comunicación que cuando sucedió el accidente los estudiantes se encontraban fuera del aula, en horas de clases porque no existen suficientes profesores en la institución. 

Además, Mejía aseguró que las autoridades habrían mentido a los padres cuando les dijeron que la causa de la muerte de Daniel era porque se había caído y golpeado la cabeza. Mejía dice que descubrieron la verdad porque un grupo de bomberos les contaron que el joven se había electrocutado. 

Entre las hipótesis que barajan los padres de familia de por qué ocurrió el accidente es porque la noche previa había llovido en Quito y fue el detonante para que ocurriera la desgracia.

¿Qué problemas tenía el colegio?

Según padres y estudiantes del plantel educativo, existe una malla a un costado de una cancha de cemento. Una estudiante de la unidad educativa dijo a diario El Universo hace tres meses el colegio ya tenía problemas con una fuga de electricidad que no habían sido resueltos. 

Dayana Tobar, tía de Daniel, coincide con la estudiante y aseguró a los medios de comunicación que algunos padres habían comunicado sobre el daño eléctrico al distrito de Educación, pero no hicieron nada. Hipólito Gutiérrez, presidente de la Comisión de Seguridad del plantel, confirmó que las versiones anteriores y aclaró que hace un mes las autoridades del Distrito habían sido alertadas sobre este problema.

Gutiérrez dijo que el 12 de mayo de 2022, la Empresa Eléctrica Quito (EEQ) fue al colegio después de que ocurrió el accidente y habrían confirmado a los padres que la estructura metálica presentaba una fuga eléctrica. Gutiérrez asegura que la malla no es la única estructura que tiene corriente, sino que hay ventanas y puertas de la institución que también presentan este riesgo para los estudiantes.

Además, los alumnos aseguraron a medios de comunicación que las baterías sanitarias están dañadas y algunas paredes se están cayendo.

¿Qué dijo el Ministerio de Educación?

Un día después del accidente el Ministerio de Educación difundió en redes sociales un comunicado en el que dice que tras el accidente las autoridades de la Unidad Educativa se comunicaron con los padres para informarles que su hijo había tenido un accidente y murió. Además, dice que el colegio se comunicó con el ECU 9-1-1 como establecen los protocolos del Ministerio de Educación.

El comunicado también dice que el Departamento de Consejería Estudiantil ha dado contención emocional a los alumnos de ese centro educativo. Y que para “precautelar la seguridad de la comunidad educativa se suspendieron las clases hasta que se encuentre una solución técnica en la infraestructura del plantel”.

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.