El comunicado en el que la  Secretaría General de Comunicación, que informa que el COE Nacional volverá a analizar la posibilidad de que el partido entre Ecuador y Brasil se realice con 50% de aforo molestó al Colegio Médico de Pichincha. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

La solicitud de reconsideración fue hecha este 26 de enero por parte del presidente Guillermo Lasso al Comité de Operaciones de Emergencia (COE). En ella, el mandatario pide que el partido de fútbol entre Ecuador y Brasil —por las eliminatorias sudamericanas al mundial Catar 2022  se realice con la presencia de público. El pedido se hace pese a que el 24 de enero pasado el COE Nacional ordenó que el partido se juegue sin público y no con el 60% del aforo como lo había solicitado la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF).  

PUBLICIDAD

El COE negó que los aficionados acudan al estadio por la rápida propagación de la variante Ómicron que ha provocado que el sistema de salud esté saturado —en varios hospitales del país ya se ha reportado que tienen listas de espera para hospitalización y que el personal médico está trabajando al máximo de su capacidad—.  El COE, además dispuso emitir “una directriz para prohibir la presencia de público en cualquier evento deportivo masivo, mientras el análisis de riesgo epidemiológico aprobado por el Ministerio de Salud Pública no disponga lo contrario”. 

  

¿Qué han dicho los médicos?

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Uno de los primeros grupos en pronunciarse en contra de que se revea la decisión fue el Colegio de Médicos de Pichincha que, en su cuenta de Twitter, puso: “En estos momentos de riesgo  por la presencia de la variante Ómicron  se debe priorizar la salud de los ecuatorianos. Los médicos  estamos agotados, nos estamos enfermando y muchos han fallecido. Hoy se pretende priorizar un evento deportivo. Solicitamos al COE  mantenga su resolución”.

Victor Álvarez, presidente del Colegio Médico de Pichincha, explica que hace una semana esta organización ya envió una carta al COE Nacional explicando por qué no es el momento adecuado para que los hinchas vayan al estadio y menos al partido entre Ecuador y Brasil. 

Álvarez explica que el problema de que el partido se juegue con público es que más de 25 mil hinchas tendrán que movilizarse para asistir al evento. Al llegar, hay otro problema, porque en los puntos de acceso se generan aglomeraciones. Además, se pregunta ¿cómo se van a comportar los hinchas en el estadio? y aclara que en otros eventos deportivos se ha evidenciado que no se mantienen las medidas de bioseguridad y los aficionados se sacan las mascarillas. También, las “actitudes de los hinchas son de relajamiento y comen y beben en el estadio, lo que genera un proceso de mayor riesgo”, explica Álvarez. Si tenemos 25 mil personas reunidas y en contacto por dos horas entonces hay un alto riesgo de que las personas se contagien, explica el médico.

El epidemiólogo Paúl Cárdenas habló con GK sobre este tema y dijo que no es conveniente que el partido entre Ecuador y Brasil se juegue con público debido a la situación de altos contagios en Quito. Además, por “la casi saturación de los servicios de salud en la capital”, según afirma el experto. Cárdenas aclara que una importante cantidad del personal médico está enfermo y el “resto está tratando de atender a la mayor cantidad de pacientes”.  El epidemiólogo aclara que en estos momentos hay problemas de suministros para generar diagnósticos y disponibilidad de fármacos. “Si lo que decidió el COE fue basado en datos técnicos y se decidió que lo conveniente es que haya cero público ¿cómo se calcula ahora que ahora esté bien que se juegue con el  50% ? cuestiona el epidemiólogo.

Cárdenas también dijo que en este momento es prioridad que se abran las clases presenciales y que en las próximas semanas se podrá analizar cómo va cambiando la curva de contagios y se podrán ir abriendo otras actividades.

El médico epidemiólogo Daniel Simáncas coincide con Cárdenas en que uno de los principales problemas es que hay presión en el sistema sanitario por lo que se debe impedir actos masivos porque se ha demostrado que podrían producir un contagio masivo. Simáncas aclara que, en caso de que se realice el partido, el aforo del público no debería superar el 30% y deberían existir estrictos controles de vigilancia. Según Simáncas, el problema de aprobar el aforo en el estadio es que las personas no respetan los protocolos de bioseguridad y se sacan las mascarillas para alentar al equipo, hay aglomeraciones en las entradas y salidas del estadio. 

“Aunque la situación epidemiológica está mejorando, no estamos en el punto de autorizar aforos tan amplios”, dice Simáncas. El experto aclara que si se juega el partido entre Ecuador y Brasil con público se daría  un mensaje a la ciudadanía de relajación que se unirían a otros que aseguran que el virus no es mortal. “Estamos en un brote explosivo de la variante Ómicron” y advierte que el comunicado de la Presidencia de intentar de que el partido se juegue da mucho que pensar y podría ser un precedente muy peligroso para la salud pública del país.

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.