Hoy, 20 de junio, se celebra el Día Mundial del Refugiado. Este día se instauró en honor de las personas refugiadas y desplazadas de todo el mundo. Según la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), la fecha es una ocasión para “enaltecer la fuerza y ​​el coraje de las personas que se han visto obligadas a abandonar su hogar” para escapar de conflictos o persecuciones en sus países de origen.

El Día Mundial del Refugiado se celebró por primera vez en todo el mundo el 20 de junio de 2001. Se designó esta fecha en conmemoración del aniversario 50 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, creada después de la Segunda Guerra Mundial, que buscaba ofrecer protección internacional y asistencia a las víctimas de guerra. En ese instrumento internacional se define quién es un refugiado y establece las reglas de los individuos a los que se les garantiza el asilo y las responsabilidades de las naciones que los acogen.

Antes de que la Asamblea General de las Naciones Unidas designara el 20 julio como un día internacional, en diciembre de 2000, esta fecha era conocida como el Día de los Refugiados de África, uno de los continentes que más acoge a personas refugiadas.

¿Quién es un refugiado?

Según el Estatuto de los Refugiados de 1951, un refugiado es quien “debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país”. A causa de eso, no quiere regresar a su país. 

PUBLICIDAD

Noticias Más Recientes

También son consideradas como personas refugiadas quienes huyen de su país porque sus vidas, seguridad o libertad han sido amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos, la violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público.

Karina Sarmiento, experta en migración y refugio, explica que un refugiado “huye de su país porque su país no la puede proteger”. Entonces, dice Sarmiento, lo que sucede al entrar a otra nación es que solicita el estatus de refugiado para que otro país le proteja y otorgue los mismos derechos que una persona nacional. Es por eso que una persona que tiene la condición de refugiado “no puede ser nunca devuelta a su país de origen, es un principio de derecho internacional porque si se lo hace, no solo se le estaría quitando esa protección, sino que se la estaría poniendo en riesgo inminente al devolverla al territorio donde su vida fue amenazada”, explica Sarmiento. 

Según Sarmiento, la mayoría de las personas venezolanas que han salido de su país producto de la grave crisis que atraviesa dicha nación sudamericana, caben dentro de la definición de refugiados porque han huido por graves violaciones de derechos humanos, “que causan un gran disturbio al orden público nacional”. 

¿Cuáles son los últimos datos sobre refugiados en Ecuador?

Hasta 2020, en Ecuador había cerca de 70 mil personas refugiadas. Según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), más del 95% de ellas son de nacionalidad colombiana. Además, hay 25.025 solicitantes de la condición de refugiado que se encuentran a la espera de una decisión del gobierno ecuatoriano. A eso, hay que sumar que hay más de 430 mil personas entre refugiados y migrantes de Venezuela.

Según Sarmiento, una de las primeras cosas —y tal vez la más importante— que tiene que hacer Ecuador con las personas refugiadas es “agilitar el reconocimiento como persona refugiada, la situación de las personas venezolanas en el país ya lleva demasiado tiempo”. Sin embargo, explica, aún se está tratando de idear qué hacer con las personas que están en situación irregular “cuando sabemos que estas personas huyeron y salieron de manera forzada de estos países”, explica Sarmiento, y Ecuador está con la responsabilidad de ayudarlos.

A nivel mundial, se ha incrementado el número de personas desplazadas y refugiadas. El pasado 18 de junio, Acnur presentó un informe en el que revela la difícil situación de las personas refugiadas en todo el planeta. De las 82,4 millones de personas desplazadas forzosas en el mundo, 26,4 millones son refugiados. Otros 48 millones son desplazados internos dentro de sus propios países; 4,1 millones de solicitantes de asilo y 3,9 millones son venezolanos desplazados fuera de su país.

Los niños y niñas menores de dieciocho años son los más vulnerables. Este grupo supone el 42% de todas las víctimas de desplazamiento forzoso. Incluso, casi un millón de bebés han nacido como refugiados.