Hoy, 8 de junio, es el Día Mundial de los Océanos. El 5 de diciembre de 2008, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó esta efeméride para que las personas tomen conciencia sobre la importancia de los océanos y la protección de la diversidad de la vida marina. 

Los océanos cubren más del 70% de la superficie de la Tierra. Además, producen al menos el 50% del oxígeno del planeta, esencial para la vida de la gran mayoría de organismos que lo habitan, y alberga en sus aguas la mayor parte de la biodiversidad existente en este mundo.

Hay cinco océanos en la Tierra. El Pacífico, que es el más grande del planeta. Ocupa la tercera parte de su superficie y se extiende aproximadamente 15.000 kilómetros cuadrados—. El  Atlántico, que separa América de Europa y África. El Índico, que baña las costas de África del Este, Oriente Medio, Asia del Sur y Australia. El Antártico y el Ártico, son los océanos que circundan a los dos polos del planeta. Según High Seas Alliance, una organización que agrupa 29 organizaciones no gubernamentales dedicadas a la preservación de los mares, y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), solo el 1% de estos océanos globales, están protegidos actualmente. Según la UICN, máxima autoridad global sobre conservación, el mínimo necesario es del 30%.

El océano es el principal regulador del clima. Andrea Reyes, bióloga marina, dice que la absorción de dióxido de carbono que hacen los mares es clave en la mitigación del cambio climático. Sin embargo, la humanidad está alterando el ciclo del carbono en sus aguas y esto podría invertir su función en la regulación del clima, transformándolos en un elemento más del calentamiento global. Según Reyes, el Día Mundial de los Océanos “busca generar difusión y crear conciencia, ya que nuestros océanos están siendo constantemente degradados”.

María José Ayala, ingeniera ambiental, dice que esta fecha es un incentivo al trabajo de conservación y recuperación de los océanos a través de sus especies que la habitan y la presión que debe existir sobre pesca y prácticas no sostenibles. “Aunque el trabajo por su conservación y recuperación debe ser a diario, un día conmemorativo sirve para generar información y levantar conocimiento en el público para que apoyen su conservación desde distintos ámbitos de acción”, dice Ayala.

Noticias Más Recientes

Los océanos son clave, además, para nuestra economía. Se estima que, para 2030, habrá en torno a 40 millones de trabajadores en todo el sector relacionado con los océanos, dice la ONU. Sin embargo, precisa que con el 90% de las poblaciones de peces grandes mermadas y el 50% de los arrecifes de coral destruidos, estamos extrayendo más del océano de lo que se puede reponer. Para contrarrestar esa situación, la ONU propone “crear un nuevo equilibrio arraigado en la verdadera comprensión del océano y cómo la humanidad se relaciona con él”. 

Los mares son esenciales para alimentarnos. Según un informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), “los mares y océanos tienen el potencial de satisfacer las necesidades alimentarias de los casi 10.000 millones de personas que se espera poblarán la Tierra en el año 2050”. Es por ello que asegura que resulta indispensable “conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos”. De hecho, esta es una de las grandes prioridades de la agenda establecida por la FAO con metas y objetivos a cumplir de aquí al 2030 —en un mundo donde el hambre, incluso antes de la pandemia, había recrudecido. La misma FAO, que ganó el Nobel de la Paz en 2020, asegura que 690 millones de personas padecen hambre; esta cifra crecerá hasta 840 millones por el impacto del covid-19: más del 10% de la población mundial. 

Según el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica, el Ecuador tiene actualmente 18 áreas protegidas marinas y costeras (16 continentales y 2 insulares). Las pesquerías, el transporte marítimo y el turismo son las principales actividades que se desarrollan en el mar local y se han convertido en importantes fuentes de ingresos en la economía del país, teniendo la necesidad de regularlas para salvaguardar los océanos, según el Ministerio. 

Ecuador es un país pesquero por excelencia, la flota atunera más importante del Pacífico Oriental está en Ecuador y una de las flotas artesanales más grandes de la región tiene bandera ecuatoriana, registrando más de 20.000 embarcaciones, según un artículo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).