Jorge Yunda, alcalde de Quito, convocó para el 9 de abril a la Comisión de Mesa del Consejo Metropolitano para tratar el pedido de remoción en su contra. Hoy, 5 de abril, Yunda confirmó que la mesa se reunirá esta semana, pero presentó su excusa para no presidir ni asistir a la Comisión de Mesa (como lo hace normalmente) para evitar un conflicto de intereses. 

|Regístrate en nuestro newsletter La Diaria para recibir las noticias más importantes del día, bien explicadas, a las 7 de la noche de lunes a jueves|

A la sesión también asistirá Santiago Guarderas, vicealcalde de Quito. Además, fueron convocados los concejales Fernando Morales y Mónica Sandoval. Santiago Jaramillo, procurador Metropolitano, también fue convocado por la Secretaría General del Consejo Metropolitano de Quito. La reunión se hará virtualmente. 

El pedido de remoción fue planteado por el colectivo Quito Unido. Según su cuenta de Twitter, es una “plataforma cívica quiteña” creada para “rescatar a la ciudad de la corrupción”. Según Marcelo Hallo, representante de Quito Unido, las causales para pedir la destitución de Yunda son “el incumplimiento expreso de la ley” y “mal uso y despilfarro de fondos de la ciudad”. 

PUBLICIDAD

El alcalde Yunda es investigado por presunto peculado en la compra de 100 mil pruebas para detectar covid-19 en la Secretaría de Salud del Municipio. El 16 de febrero un juez ordenó que Yunda utilice un grillete electrónico, una medida sustitutiva de la prisión preventiva que sigue vigente.

La Comisión de Mesa es una de las comisiones no permanentes del Consejo Metropolitano de Quito. Sus funciones son convocar a las comisiones permanentes y especiales para tratar asuntos de interés institucional. Además, son los responsables de principalizar a los concejales suplentes cuando no se pueda hacer una sesión del Consejo Metropolitano. 

Según el Código Orgánico de Organización Territorial, las denuncias para remover a cualquier autoridad de elección popular de los gobiernos descentralizados deben ser presentadas ante la Comisión de Mesa, que es la encargada de calificarlas. Si la Mesa considera que hay al menos un causal para la remoción, debe notificar al interesado, en este caso al alcalde Jorge Yunda. La ley dice que esta Comisión también abrirá un expediente y en un periodo de 10 días los interesados podrán presentar sus pruebas. 

El Consejo Metropolitano, el órgano legislativo y de fiscalización del Municipio de Quito, votará a favor o en contra de la remoción. Para que se apruebe se  necesitan que las dos terceras partes de sus integrantes —14 de los 21 concejales— voten por la moción. Si el funcionario es removido, se convocará a un nuevo proceso electoral para escoger a la autoridad destituida en un plazo de no más de 30 días. En caso de que falte menos de un año para las elecciones de esa dignidad, la ley dice que el Consejo Metropolitano designará a un reemplazo de entre sus miembros. Ese no es el caso ya que Yunda fue electo en 2019 y ocuparía el cargo hasta 2023 —salvo que sea destituido. 

|Suscríbete a la Semana en breve, nuestro newsletter de cada viernes con las noticias más importantes de los últimos 7 días|

A finales de marzo pasado se filtraron presuntos chats que revelaron supuestos actos de corrupción que involucrarían a Sebastián Yunda, hijo mayor del Alcalde. Sebastián Yunda es acusado de haber estado involucrado en la gestión de contratos del Municipio. Uno de los chats filtrados es una conversación entre Yunda hijo y un empresario chino para la supuesta compra de pruebas de covid-19. El colectivo Quito Unido también presentó una denuncia por delincuencia organizada en contra de Jorge Yunda y su hijo Sebastián.