Hoy, 30 de enero de 2021, se revelaron una serie de supuestos archivos de Andrés Felipe Vanegas Londoño, alias Uriel, uno de los líderes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia. Una de las revelaciones es que Uriel estaba interesado en financiar una campaña electoral en Ecuador. La información fue publicada en un reportaje de la revista colombiana Semana.

¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción.

Alias Uriel murió el 25 de octubre de 2020 durante un operativo militar en la selva del Chocó colombiano. La operación que el gobierno colombiano llamó Odín no solo permitió encontrar a Uriel, a quien le habían seguido el rastro por años, sino también a un enorme equipo informático con información exclusiva de las operaciones del líder guerrillero. 

Según la revista  Semana, se incautaron “siete computadores portátiles, once discos duros, 24 memorias USB, 3 tablets, 23 celulares, equipos de GPS, cámara de fotos, y radios de telecomunicación”. En total, los equipos almacenaban 3,2 terabytes de información —3.200 gigabytes—  que “equivalen a dos millones de archivos”. 

Los archivos encontrados revelaron que el Ejército de Liberación Nacional estaba interesado en financiar la campaña electoral de uno de los candidatos a la presidencia de Ecuador para las elecciones de 2021. En los reportes que envió Uriel a sus líderes, “informa sobre un millonario aporte económico”. 

PUBLICIDAD

Según el reportaje de Semana, Uriel dice que sabe de una “inversión” de 80 mil dólares, y que quiere saber detalles sobre ese  capital que se entregó “al binomio para el señor de la mariposa del sur MS”. El ahora fallecido líder paramilitar dice que “ellos saben que es para iniciar la idea de negocio con los aliados y que nuestro éxito depende de apoyar la esperanza”. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |  

La revista dice que “los primeros análisis de estos mensajes arrojan que Uriel estaría hablando presuntamente de la campaña de Andrés Arauz”. Arauz es candidato a la presidencia por el movimiento Centro Democrático y la Alianza Unión por la Esperanza (UNES) —que representan al correísmo en Ecuador.  Las iniciales MS de los mensajes y el “señor de la mariposa” harían referencia al logo de la UNES, que es precisamente una mariposa de colores. 

Otro de los mensajes de Uriel dice “le comento que los camaradas de los comuneros confirmaron los detalles de la relación y participación con el MS”. Según el líder del ELN, las alianzas se afianzaron en “la Mesa de 2017” y explica que esas alianzas se querían fortalecer antes “con nuestro amigo del Cinturón”. 

Investigaciones de las autoridades colombianas dicen que “el amigo del Cinturón” del que habla Uriel sería el expresidente ecuatoriano Rafael Correa. Creen esto ya que Correa era presidente del Ecuador cuando el ELN y el gobierno de Juan Manuel Santos se reunieron en Quito para negociar la paz.

También en uno de los teléfonos que se incautaron, hay mensajes de ecuatorianos que estaban interesados en formar parte del ELN. En una conversación de WhatsApp un hombre identificado como “Felipe Ecuador Domingo L.”, le dice a Uriel que hay un grupo “muy importante de universitarios e indígenas que quieren ser adoctrinados”. Le dice además que cree que sería bueno “sembrar la semilla rojinegra” —los colores del ELN— en Ecuador.

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí|

Semana contactó a Correa, pero el expresidente dijo que ni él ni Arauz conocen a Uriel o están relacionados con el ELN. Correa le habría dicho al medio “no sé de qué me hablan… es telenovela repetida, están desesperados porque van a ser derrotados el próximo 7 de febrero”. También intentaron contactarse con Arauz, pero no tuvieron respuesta. GK también intentó contactarse con la comunicadora del candidato y pedimos una declaración sobre el tema, pero solo nos dijeron “haré la consulta respectiva”. 

Según la revista Semana, las autoridades colombianas tienen miedo del retorno de un gobierno de izquierda en Ecuador. Creen que podría “entorpecer la lucha” contra los crímenes en la frontera colombo ecuatoriana.