Hoy, 10 de diciembre de 2020, en el Día de los Derechos Humanos, la nacionalidad indígena waorani presentó una demanda de acción de protección contra empresas petroleras extranjeras. El pueblo indígena amazónico exige que se protejan sus derechos y los de la naturaleza, que aseguran han sido afectados por el impacto de las actividades extractivas de crudo. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|  

La demanda fue presentada ante la Corte Provincial de Justicia de la provincia amazónica de Orellana. En ella, demandaron a la empresa PetroOriental SA, que es subsidiaria de las transnacionales chinas China National Petroleum Corporation (CNPC) y China Petrochemical Corporation (SINOPEC). Los waorani alegan que la compañía quema y ventea gas en los mecheros del Bloque 14, en la provincia de Orellana, al extraer el petróleo. Además, reclaman por la contaminación atmosférica y sus efectos directos en el cambio climático, según un comunicado de Acción Ecológica. 

La quema de gas natural en mecheros es uno de los mayores contribuyentes del cambio climático. Según el Banco Mundial, esta práctica emite más de 300 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera cada año —más de siete veces el total de CO2 que emitió todo Ecuador en 2016.. 

Además de los efectos negativos en el ambiente, los mecheros también afectan la salud de las personas. Una publicación de 2016 de la Clínica Ambiental dice que en la Amazonía ecuatoriana hay más casos de cáncer en la población que vive cerca de mecheros que en la que vive lejos de ellos. También hay otras afectaciones de salud como malformaciones, abortos espontáneos y enfermedades respiratorias. 

PUBLICIDAD

Quemar el gas es mejor que solo liberarlo a la atmósfera. Sin embargo, su práctica no es altamente recomendada.  La Asociación Canadiense de Productores de Petróleo dice que hay alternativas como la reinyección del gas a los pozos, y la utilización del gas para hacer gas licuado de petróleo (GLP) y generar energía eléctrica. 

La demanda es una acción de protección —un mecanismo legal que se interpone cuando existe una vulneración de derechos constitucionales. En ella se solicita que se apaguen los mecheros y que la empresa asuma su responsabilidad por los daños causados por estas estructuras. 

Tzarly Azcona, religioso del vicariato de Aguarico, en El Coca, dice que “hay que garantizar que haya una remediación y que se prevea también lo que está afectando a la forma de vida hay que garantizar el derecho a la vida”. Según Azcona las petroleras han alterado la forma de vivir y han contaminado el territorio de los indígenas. Además, dijo que los waorani se han beneficiado “muy poco” de las plazas laborales de esta industria extractivista. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Maria Isabel Cubides de la oficina de Mundialización de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH),asegura que si se acepta la demanda y se fallar a favor de los demandantes “será un paso significativo en honor a la Convención de Cambio Climático de Naciones Unidas y sus compromisos con los pueblos amazónicos, la humanidad y el planeta entero”. 

El 20 de febrero de 2020, nueve niñas y adolescentes de las provincias de Sucumbíos y Orellana presentaron una acción de protección contra el Ministerio de Energía y Recursos Naturales no Renovables y el Ministerio del Ambiente y Agua. También pedían que se apaguen los mecheros. La última audiencia de apelación fue el 2 de octubre, pero se suspendió. Vivian Hidrovo, una de las abogadas del caso, dice que la audiencia fue reprogramada para el 26 de enero de 2021.