Las cifras laborales más recientes en Ecuador son desalentadoras. Según el Ministerio de Trabajo, aproximadamente 700.000 personas perdieron su empleo hasta junio de 2020  a causa de la emergencia sanitaria. Si sumamos a esto la cantidad de estudiantes universitarios que se gradúan y entran por primera vez al mercado laboral, vemos que la situación no va a mejorar en el corto plazo.  Sin embargo, gracias a la tecnología, mucha gente no está limitada a buscar trabajo en el Ecuador —lo que para muchos puede traducirse en mejores oportunidades.

|Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

Un sector donde existe una demanda creciente de trabajadores calificados es el desarrollo de software. Antes de la pandemia, ya había una escasez global de ingenieros de software. El covid-19 aceleró la transformación digital de las corporaciones mundiales en un promedio de 6 años, de acuerdo a un estudio publicado por Twilio. El apetito global por programadores simplemente se ha vuelto más voraz.

La escasez de mano de obra calificada no es nueva. Países como India, Filipinas y países de Europa del Este han transformado sus economías creando grandes industrias de servicios especializados remotos: programación, atención al cliente, y servicios empresariales. 

El Ecuador ha participado de forma limitada en la economía global del trabajo remoto. En columnas anteriores he mencionado ya a empresas como Jobsity que proveen de ingenieros de software a empresas en Estados Unidos.  Existen varias compañías ecuatorianas que ofrecen servicios de nearshoring, es decir ofrecen talento remoto desde una región más cercana al país del cliente, en contraposición al offshoring, por lo que es conocida la India.

También existen plataformas globales como Toptal, Upwork y Fiverr dirigidas a consultores independientes (freelancers) que pueden conseguir trabajo por proyectos o por horas. Para los que buscan un empleo fijo a largo plazo, también existen opciones, como Torre, que es una red profesional para empleo remote y flexible. 

Para entender mejor las opciones disponibles para gente que busca un empleo remoto, conversé con Javier Dután, fundador y CEO de Hire Llama, una agencia de empleo que se dedica a colocar talento ecuatoriano en startups de Estados Unidos. 

PUBLICIDAD

Javier me explicó que la principal demanda de sus clientes es por ingenieros de software con 2-3 años de experiencia y que hablen inglés. “Cerca de 95% de nuestra oferta laboral es para ingenieros de software, el otro 5% se divide en atención al cliente y agentes de ventas”, me dijo. Al preguntarle sobre porque escogió arrancar sus operaciones en Ecuador, me dice que en el país se puede encontrar talento relativamente bueno y que ya está entrenado. Sus clientes generalmente empiezan a ver un retorno a su inversión en apenas 1 o 2 semanas. Es por eso que prefiere no contratar gente recién salida de la universidad, ya que requieren más tiempo de entrenamiento para empezar a ser productivos. 


También te podría interesar: 

La gran brecha


Javier cree que el Ecuador ofrece la ventaja de tener varios centros urbanos con una oferta de empleados capacitados. Al mismo tiempo, el empleador típico ecuatoriano es “de baja calidad” — pagan mal o tarde y no brindan un entorno laboral adecuado. “Muchas de las personas que nos buscan se quejan de que las empresas donde laboran les controlan y limitan el tiempo que pueden usar para ir al baño”, me explicó Dután.

Los salarios que pueden esperar las personas que encuentran empleo a través de Hire Llama dependen del cargo: los ingenieros de software pueden ganar entre 36.000 y 60.000 dólares anuales, mientras que el personal de ventas y operaciones gana entre 12.000 y 24.000 dólares al año. La de servicio al cliente, entre 7.000 y 8.000 dólares anuales.

Ahora bien, no todo el mundo puede conseguir un empleo remoto en una empresa de Estados Unidos. “El dominio del inglés es un requisito mínimo. Pero también buscamos gente con 1-2 años de experiencia profesional. Además buscamos que la gente tenga buena ética de trabajo y que sean amables.”, me dijo Javier Durán. 

Existen también aspirantes que pueden cumplir con estos requisitos que, sin embargo, no logran encajar en la cultura de trabajo estadounidense. Hay quienes han hecho carrera en empresas de tecnología más tradicionales —no las menciono por respeto a ellas— o que vienen de trabajar en el gobierno. Por lo general, no suelen tener las características necesarias para trabajar en empresas dinámicas y menos verticales.

Si bien cada vez existen más oportunidades de trabajo remoto, la demanda y la oferta de mano de obra calificada en el Ecuador no es lo suficiente para tener un impacto real sobre la tasa de desempleo. A fin de cuentas, el número de personas con títulos superiores en ingeniería de software, o con el inglés requerido para poder trabajar con empresas estadounidenses, sigue siendo pequeño. 

Hay una gran oportunidad para algún emprendedor ecuatoriano en crear una empresa que contrate masivamente a gente que puede hacer labores en una computadora que no requieren de inglés o de títulos avanzados. El sector de la inteligencia artificial es uno pues, irónicamente, depende de la participación de seres humanos para el entrenamiento de los algoritmos. Las empresas de carros autónomos, por ejemplo, contratan a cientas o miles de personas en países en vía de desarrollo para que analicen y etiqueten millones de imágenes. 

Otro sector que demanda mucha gente es la industria de los videojuegos que requieren contratar personal de control de calidad y, por ende, muchas veces subcontratan en países como Argentina a personas cuyo trabajo es jugar videojuegos y reportar “bichos” (errores en el código).

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Los esfuerzos por conectar a la oferta ecuatoriana del país con la demanda global por trabajadores remotos están todavía en ciernes. Con salarios competitivos, una huso horario similar al de Estados Unidos y una masa crítica de gente con experiencia en el uso de la tecnología, el país ofrece la oportunidad de crear fuentes de empleo a mucha gente que no tiene la posibilidad de encontrar un empleo digno localmente. 

A diferencia de sus países vecinos, el Ecuador usa la misma moneda que Estados Unidos. Ese hecho simplifica mucho las transacciones y lo vuelve aún más atractivo para los empleadores estadounidenses. Ahora le toca el turno a emprendedores ecuatorianos crear empresas que puedan competir con los centros tradicionales de outsourcing y nearshoring.