Al inicio de la pandemia escribí un artículo sobre las áreas de la economía que se verían favorecidas por la emergencia sanitaria. Casi seis meses después de la emergencia y sus restricciones, me pregunté cómo la crisis había sido impactada la creación de nuevas empresas tecnológicas. Aproveché la publicación de la última versión del Radar de startups tecnológicas de BuenTrip Hub para analizar la situación. Si bien el universo de empresas en el radar es pequeño, está claro que los segmentos (y tipos) de empresas que mencioné en mi texto de abril han visto un incremento de nuevas startups. 

¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

En total, once empresas nacieron durante la pandemia. Es casi un 5% del total contabilizadas por BuenTrip. De las once, cinco son de e-commerce, dos de servicios legales, dos de soluciones empresariales, una cada de recursos humanos, y otra de educación. Estas categorías concuerdan bastante con las áreas de la economía que identifiqué como propensas al crecimiento durante el covid-19 (e-commerce, recursos humanos, edtech, fintech, salud y cualquiera que sea ágil) .

Esta es la lista de startups nacidas en la pandemia:

radar de startupsE-commerce

El crecimiento del e-commerce en estos meses es innegable. Las restricciones a la movilización afectaron a los comercios tradicionales y la venta en línea se volvió la única opción durante mucho tiempo. 

La mayoría de estas plataformas tienen en común el hecho de que son marketplaces (mercados). Es decir, no venden su propio inventario, sino que conectan a usuarios con otras tiendas. De esta forma buscaban solucionar el principal problema de la pandemia: la dificultad de que la oferta y la demanda se encuentren. 

Tenderati, por ejemplo, se describe como un mall digital en tu smartphone. Agrupa a negocios de toda índole: comestibles, ropa, belleza, salud, entre otros. La aplicación actualmente tiene 750 negocios activos en su plataforma. 

Migo, en cambio es una app de entrega a domicilio dirigida a los mercados que tradicionalmente han sido ignorados por startups como Rappi o Glovo: ciudades secundarias y usuarios que no tienen una tarjeta de crédito. 

Ambas nacieron con la visión de ayudar a los negocios existentes que, en tiempo de pandemia, se vieron imposibilitados de vender sus productos de la forma tradicional. 

Facilitar el trabajo remoto

El resto de startups en las categorías de legaltech, business solutions, recursos humanos y edtech buscan agilizar el trabajo remoto, una parte esencial de la nueva realidad. Todo.Legal, por ejemplo, es un sistema de firma electrónica que facilita la firma de contratos y documentos de forma digital. Bildi, en cambio, digitaliza los procesos de campo de las empresas para facilitar el teletrabajo.

Juan Carlos Rivadeneira, CEO de Bildi, me explica que durante la pandemia, las operaciones dejaron de ser presenciales. “se volvieron más bien low-touch”, me dice. Esto hace que las compañías tiendan a digitalizar sus procesos para poder tener todo controlado. Al no estar en la misma oficina, los gerentes no pueden controlar y ver cómo están trabajando los empleados. “Bildi permite que todas estas actividades estén controladas digitalmente.”, dice Juan Carlos. 

El éxito será de las más ágiles

En mi artículo de abril escribí que la flexibilidad a la hora de cambiar sus modelo de negocio va a ser clave para la supervivencia de muchas empresas. Esto se ve reflejado en la creación de las startups de las que hablo. 

El crecimiento en estos meses de Tenderati, por ejemplo, se debe en gran medida a la velocidad con la que salió al mercado con un sistema listo para ser utilizado tanto por las tiendas como por los consumidores. La razón para esto es que la aplicación ya estaba lista. En realidad, Tenderati es el resultado de lo que en emprendimiento tecnológico se conoce como un pivot: un cambio de dirección en la estrategia de la empresa para ir detrás de una oportunidad de crecimiento mayor a la que inicialmente se planificaba. En su vida anterior, Tenderati era Beautify, una app de servicios de belleza a domicilio. Con la pandemia, cambió de nombre y las categorías se ampliaron, pero su base tecnológica ya existía.

Otra empresa que nació como resultado de un cambio de dirección de sus fundadores es Bildi (www.bildi.co), una SaaS (Software as a Service) dirigida a empresas que requieren digitalizar sus procesos físicos. La idea para Bildi nació antes de la pandemia, cuando Juan Carlos Rivadeneira y Guillermo Conesa, fundadores de Aló Maestro, vieron que muchos de las empresas con las que buscaban asociarse para ofrecerles su servicio de técnicos a domicilio preferían contratar su software y no sus servicios.

Una vez se puso en marcha la cuarentena a nivel nacional, Aló Maestro se vio obligada a cerrar sus puertas y Bildi nació. Ahora cualquier empresa que lo requiera puede hacer uso de la poderosa plataforma de manejo de procesos desarrollada en base a la experiencia y conocimientos adquiridos con Aló Maestro.

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

Las crisis son momentos de oportunidades, y muchas de las empresas más exitosas han nacido en tiempos de crisis. Empresas globales como General Electric, General Motors, IBM, y Microsoft nacieron en épocas de recesión. Espero que la creatividad, adaptabilidad y resiliencia que los fundadores de estas startups que nacieron en tiempos de coronavirus se traduzca en la creación de una nueva generación de grandes e innovadoras empresas ecuatorianas del futuro.