La mañana del miércoles 12 de agosto de 2020, el expresidente Abdalá Bucram fue detenido en Guayaquil. La Ministra de Gobierno María Paula Romo anunció la noticia en horas de la mañana. Según la Fiscalía, además de Bucaram, también estaría involucrado su hijo, Jacobo Bucaram Pulley y  3 funcionarios de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), contra quienes se inició una investigación en mayo de 2020, por la presunta relación con los israelíes detenidos en Santa Elena. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Según un comunicado de la Fiscalía en su cuenta de Twitter, en los allanamientos simultáneos que se realizaron en Pichincha y Guayas, “se han levantado indicios, como uniformes, documentación, dispositivos electrónicos y celulares, que serán sometidos a las respectivas pericias (en desarrollo). #FicalíaContraElDelito

El expresidente Bucaram usa un grillete electrónico desde que el 20 de julio el juez Francisco Mendoza dictara esta medida para asegurar que Bucaram esté presente en el proceso legal por presunto tráfico de armas que la Fiscalía investiga en su contra, desde que el 3 de julio la Fuerza de Tarea Conjunta de la Fiscalía allanó la casa del expresidente. En este allanamiento se halló un arma de fuego, insumos médicos como mascarillas y pruebas de covid-19, y piezas arqueológicas en el domicilio del expresidente. Por esto,  Bucaram también enfrenta un proceso legal por presunto tráfico de bienes culturales. El 5 de agosto de 2020 el juez Juan Carlos Terán dictó prisión preventiva para su hijo Jacobo Bucaram Pulley y prohibición de salida del país para Abdalá Bucaram Ortiz, quien también se debe presentar regularmente ante las autoridades, mientras la Fiscalía investiga este supuesto delito. 

Según un comunicado de la Fiscalía en su cuenta de Twitter, en los allanamientos simultáneos que se realizaron en Pichincha y Guayas, “se han levantado indicios, como uniformes, documentación, dispositivos electrónicos y celulares, que serán sometidos a las respectivas pericias (en desarrollo)”.

PUBLICIDAD

El 8 de agosto de 2020 el ciudadano israelí, Shy Dahan fue asesinado en la la Penitenciaría del Litoral de Guayaquil. Dahan es uno de los dos ciudadanos israelíes que según la Fiscalía fueron detenidos en un operativo el 1 de junio de 2020 en la provincia costera de Santa Elena por  hacerse pasar por agentes de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). Además los israelíes tenían más de 300 mil dólares en efectivo —que presuntamente habrían obtenido de Jacobo Bucaram.

El fin de semana del 8 de agosto, el portal investigativo Código Vidrio difundió dos audios en los que supuestamente se escucha al expresidente Bucaram y a su hijo Jacobo  en conversaciones telefónicas con Dahan. Se escucha a Bucaram Ortiz  garantizar  a Dahan que cuando su caso llegue a un tribunal,  recibiría ayuda, ya que Bucaram tiene “un contacto clave en el Consejo de la Judicatura en Santa Elena”. El martes 11 de agosto, Bucaram aceptó que los audios filtrados son verdaderos y que son parte de una “defensa técnica”. Según Bucaram, él “intentaba ganarse la confianza del extranjero Shy Dahan” a quien hasta le ofreció un abogado para enfrentar el proceso judicial en su contra. 

Tras la detención de Abdalá Bucaram el 12 de agosto, su hijo Dalo Bucaram Pulley, quien está prófugo de la justicia, se pronunció en su cuenta de Twitter. Dalo dijo que el gobierno de Lenín Moreno “no quiere preso a mi padre, quieren matarlo como a Carlos Luis Morales”

Una hora después del arresto de Bucaram, la presidenta del Consejo de la Judicatura, María del Carmen Maldonado anunció que por petición de la Fiscalía del Ecuador y el Ministerio del Gobierno dictó una  “medida cautelar de suspensión” contra el juez R.R. por supuestas irregularidades en su actuación judicial  en el proceso  de investigación iniciado tras la muerte de Shy Dahan.

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

La noche del 9 de agosto de 2020, Abdalá Bucaram anunció que participará como candidato en las elecciones presidenciales de 2021.   Según el Código de la Democracia, mientras no exista una sentencia condenatoria, Bucaram sí podría postularse como candidato para las elecciones de 2021.