El exministro de Electricidad y Energía Renovable del gobierno de Rafael Correa, Alecksey Mosquera Rodríguez salió en libertad. Mosquera dejó la cárcel de Turi en Cuenca después de que el pasado 31 de julio el juez de la Unidad Judicial de Garantías Penitenciarias de Cuenca, Jaime Andrade Jara ordenara su libertad y la colocación de un grillete electrónico, mientras cumple el resto de la pena. 

¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción.

 Al haber cumplido el 60 % de la pena impuesta, Mosquera se acogió al beneficio de régimen semiabierto. Según el artículo 698 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) el régimen semiabierto es el proceso de rehabilitación social del “sentenciado que cumple con los requisitos y normas del sistema progresivo para desarrollar su actividad fuera del centro de ejecución de penas”. Para acceder a este régimen se requiere el cumplimiento de por lo menos el sesenta por ciento de la pena impuesta. En el caso de incumplimiento injustificado de los mecanismos de control por parte de Mosquera, el juez de Garantías Penitenciarias revocaría el beneficio y lo declararía a en condición de prófuga.

Alecksey Mosquera fue sentenciado a 5 años de cárcel por el delito de lavado de activos en la trama de corrupción de Odebrecht en el 2018. Él fue el primer detenido vinculado a la trama de corrupción de Odebrecht en Ecuador. Mosquera permaneció en prisión desde abril del 2017. El exministro habría recibido 1 millón de dólares en sobornos relacionados al proyecto hidroeléctrico Toachi Pilatón. Además de Mosquera también fue sentenciado su padre, Antonio Mosquera, a 3 años de prisión pero por su edad cumplió arresto domiciliario.

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

PUBLICIDAD

El 21 de diciembre del 2016, la Justicia de Estados Unidos hizo pública una investigación sobre supuestos sobornos que la compañía constructora brasileña Odebrecht habría entregado a funcionarios públicos de varios países latinoamericanos para obtener contratos de obras de infraestructura. En el caso del Ecuador, se reveló en plena campaña presidencial que la constructora habría pagado coimas por un total de treinta y tres millones y medio de dólares entre el 2007 y 2016, período que coincide con el gobierno del expresidente Rafael Correa.