Te explicamos el arresto de Sara Winter, militante de un grupo radical en Brasil y fanática religiosa.

  • Sara Winter, militante de grupos de extrema derecha, detenida en Brasil

    • Sara Winter fue arrestada

      Fotografía tomada del comunista.net

    El lunes 15 de junio de 2020, la Corte Suprema de Brasil ordenó el arresto de seis militantes de movimientos radicales que apoyan al presidente Jair Bolsonaro. Entre los detenidos está la autoproclamada activista Sara Winter. El verdadero nombre de la mujer de 27 años es Sara Giromini. Sara Winter es un seudónimo que haría referencia a la verdadera Sara Winter, una militante nazi en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. Winter, la brasileña, ha dicho según la BBC, que se trata de una “infeliz coincidencia”.

    |Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

    también fue candidata a diputada por el partido de derecha Demócratas, sin embargo, no consiguió los votos suficientes para obtener el cargo. 

     La orden de detención se da contra los seis individuos por liderar manifestaciones durante los últimos días. A las protestas se las ha calificado de ser antidemocráticas por su carácter extremista de ir en contra de las opiniones y actos decisivos de entidades como, por ejemplo, la Corte Suprema de Brasil. 

     El arresto de Winter fue ordenado por el magistrado Alexandre de Moraes, uno de los miembros del Supremo Tribunal Federal (STF), a petición del vicefiscal general de la República Humberto Medeiros. La detención fue hecha por la Policía Federal de Brasil. Los nombres de los otros cinco militantes arrestados junto a Winter no fueron divulgados. 

    El grupo, que se hace llamar 300 de Brasil, había difundido mensajes que pueden ser considerados como antidemocráticos. Además, el sábado 13, los militantes intentaron invadir el Congreso mientras se manifestaban lanzando bengalas hacia dicha el legislativo brasileño. En los discursos del colectivo se incluían peticiones como el cierre del Congreso y de la Corte Suprema, además defendía una intervención militar.  

    Winter y otros miembros del movimiento bolsonarista detenidos son investigados por un delito contra la Ley de Seguridad Nacional. La corriente que los militantes defienden y que ha tomado el nombre del presidente brasileño, se basa en acoger principios de extrema derecha como los discursos nacionalistas y ultraconservadores. Los 300 de Brasil mantuvieron un campamento durante las últimas semanas de mayo y lo que va de junio en lugares como la Plaza de los Tres Poderes, el Congreso y la Corte Suprema en Brasilia y otros sitios estratégicos en otras ciudades del país. 

    |Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

    Los integrantes de este grupo, se reunieron específicamente en estos lugares porque creen que el presidente Bolsonaro está siendo acorralado por estas instituciones. En algunos de sus campamentos han usado máscaras, antorchas y hasta lanzaron bengalas para intimidar a los miembros, tanto del Congreso como de la Corte Suprema. Dichos actos, como el lanzamiento de bengalas, son considerados como delito porque al atentar contra la Ley de Seguridad Nacional se está yendo en contra del orden público y social.

  • ¿Quién es Sara Winter?

    • Sara Winter

    Sara Winter se volvió popular por haberse autoproclamado exfeminista, lo que la convirtió en un referente de los movimientos provida y fundamentalistas religiosos. Winter, hoy de 27 años, fue líder del movimiento Femen en Brasil. Femen es una agrupación feminista ucraniana que tiene presencia en varios países de Europa, pero no en América Latina. Winter fundó dicho movimiento Brasil en el 2012, cuando apenas tenía 19 años. 

     |Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

    Después de un año, la líder del movimiento original en Ucrania, Alexandra Shevchenko, dijo en una entrevista que “Femen Brasil no las representa”. Además, aseguró que Winter sería expulsada del movimiento. Esto sucedió después de que la joven fuese asociada a varios algunos escándalos, como arrestos por causar disturbios en lugares públicos defendiendo argumentos que, según Femen, no se ajustaban a la ideología del grupo. Entre estos actos, se le cuestionó a Winter su extraño amor y admiración por Hitler. Del genocida nazi, Winter dijo que fue un “buen marido”. 

     Las acusaciones de ser neonazi, la llevaron a dicha expulsión de Femen. Winter tiene en su pecho un tatuaje de una cruz de hierro, hacienda referencia a una condecoración prusiana que fue muy utilizada durante la era nazi en Alemania. Sobre todo, se la criticó es por el uso del seudónimo Sara Winter (su nombre real es Sara Giromini). La verdadera Sara Winter fue una militante nazi en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial (la brasileña ha dicho según la BBC, que se trata de una “infeliz coincidencia”).

    Después de ser expulsada del colectivo feminista, Winter formó un movimiento propio al cual denominó Bastardxs , que —según ella— seguía siendo feminista pero que “aceptaba a los hombres”. Mientras ejercía como líder del nuevo movimiento, Winter se convirtió en YouTuber y en una celebridad televisiva, tras participar en la edición del reality show Gran Hermano en Brasil de 2014. En este programa reveló que se arrepentía de haber abortado y pidió perdón por haberlo hecho. 

     Dos años después, durante una entrevista, se autoproclamó exfeminista. “Desde ahora regirá su vida partiendo desde los principios bíblicos de Jesús y la Virgen María”, dijo. Desde entonces, su militancia dio un giro para pasar a defender a la familia tradicional y a protestar en contra del aborto. Se convirtió en ultraconservadora religioso. Alegaba que su vida estaba dedicada a seguir remendando todos los errores que, según ella, cometió porque “el feminismo la había traicionado”. 

    |Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

    Winter también pidió que Bolsonaro, a quién alguna vez criticó por ser machista, la perdone por haber tenido un pasado feminista. Antiguos adversarios,  Winter y el presidente ultraderechista han alineado sus causas. “Me defino como prodefensa, porque estoy a favor de la defensa de la vida de los policías militares, de la seguridad y de una intervención militar de las fuerzas armadas”, aseguró Winter, quien hoy fue arrestada por difundir estos mensajes a través de actos que han sido considerados como antidemocráticos

  • Así fue la visita de Sara Winter a Ecuador

    • Sara Winter a Ecuador

      Fotografía tomada del blog de la convención de la familia

    En julio del 2019, la activista de principios evangelistas Sara Winter visitó Ecuador después de que varios grupos autoproclamados como defensores de la familia tradicional la invitaran a la segunda Convención Internacional de la Familia

    |Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

    Dicho encuentro tuvo tres sedes en nuestro país: Quito, Guayaquil y Cuenca —las tres principales ciudades ecuatorianas. La convención fue promocionada por un grupo de movimientos provida locales, encabezados por diferentes líderes autoproclamados defensores de la vida y de la familia. Entre estos movimientos están algunos colectivos como Familia Ecuador, la fundación Dame una oportunidad, la Red familiar Guayaquil, A mis hijos los educo yo y la Red de Jóvenes activos. 

     En su visitaba al país, Winter fue entrevistada por varios medios de comunicación. En esos espacios, relató lo que describió como su experiencia personal con el feminismo y la conversión que experimentó y que desembocó en  la renuncia de sus principios a favor de la igualdad en favor de un estilo de vida conservador y provida. En una entrevista con la estación de televisión Ecuavisa, Winter reiteró su arrepentimiento por haber abortado durante sus años feministas. También contó cómo la supuesta presión del movimiento feminista la llevó a “cometer estos errores”. 

     “Yo no sentí empoderamiento, yo no sentí libertad, yo me sentí traicionada, yo sentí arrepentimiento y ahora no se puede volver atrás”, dijo Winter sobre su experiencia con el aborto. “Es triste cómo el movimiento feminista no está interesado en ayudar a la mujer sino que usa a la mujer como instrumento político de una ideología”, dijo durante su entrevista con el canal de televisión.

     Winter ofreció tres conferencias durante la Convención Internacional de la Familia. El tema central de sus ponencias desarrollaba temas para proteger los roles de la familia, el rechazo a las afirmaciones de una supuesta ideología de género y para —según los organizadores de dichos eventos— “luchar contra los grupos radicales que intentan influenciar a las generaciones más jóvenes”.

    |Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

    En sus intervenciones, Winter daba su testimonio de vida como supuesta líder del colectivo feminista Femen en Brasil. Luego, repasaba cómo regresó al catolicismo después de haber tenido roces con una ideología que según ella, le prometió “un falso empoderamiento y libertad”.