Portada

Jeannine Cruz: “No me arrepiento de mi voto”

La asambleísta de CREO que dijo que votaría a favor de la despenalización del aborto por violación explica por qué se abstuvo en el último momento.
  • Jeannine Cruz se abstuvo de votar sobre la despenalización del aborto por violación

    La asambleísta Jeannine Cruz se abstuvo de votar por la reforma que despenaliza el aborto por violación. Fotografía de Diego Ayala para GK.

Tras días de silencio, la asambleista Jeanine Cruz habla sobre su polémica abstención en la votación de la reforma que habría aprobado la despenalización del aborto por violación en Ecuador. Sentada en su despacho de la asamblea nacional, donde es vicepresidenta de la comisión de educación, Cruz intercala ideas con rapidez. Representante de una provincia considerada conservadora, Loja, fue acusada de hacer cálculos políticos y sucumbir a presiones religiones y partidistas. Ella lo niega y da su versión de lo que pasó.

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Usted había planteado una postura pública súper clara, favorable a la despenalización; incluso habló conmigo y dijo que no había posibilidad de cambiar de opinión sobre el tema pero el día de la votación se abstuvo. ¿Qué pasó?

Bueno, realmente yo me mantengo todavía en que se tienen que tener claros los argumentos para poder darle a la mujer la posibilidad de decidir. No es que he cambiado mi postura, ni mis principios. No he claudicado en ese sentido, pero sí afectó, totalmente la presidenta de la Comisión de Justicia.

En un artículo tan sensible habíamos nosotros establecido que debería solamente toparse el artículo 150 que se despenaliza el aborto en tema de violación sexual.

Lamentablemente la Presidenta en último momento cambió el texto. Dio argumentos a la oposición. En este caso a grupos religiosos de varios sectores que presionaron para que no pase. Me parece que Ximena tenía claro que no podía cometer esa clase de imprudencias. Más aún cuando ya se venía atravesando presiones mediáticas de ciertos legisladores que trataron de confundir que se legalizaba así el aborto.

En ese sentido, el asambleísta Callejas y yo, habíamos señalado que no se puede suspender, por ejemplo, en el literal 3 en los abortos en caso de malformaciones sin prescripción médica. En el informe que llega el día anterior estaba así. Oh sorpresa, el día de la votación, en la computadora de los legisladores no estaba el texto como fue acordado. Nos llamó la atención que también se habían dado algunos artículos bajo la autorización de ella, bajo la venia de ella, sin llegar a consensos. 

Nosotros hemos sido claros en nuestra postura. Más bien esperamos ahora que el Presidente sea una persona responsable en mandar un articulado para que no dé espacio a  ambigüedades y todos los legisladores podamos votar con toda confianza. 

En días anteriores, la propia presidenta [Peña] dio una rueda de prensa donde aseguraba más de 78 votos. Entonces, ¿qué pasó con los demás votos? Si bien es cierto y sí hubo presión por parte de la Iglesia, lo que es evidente, la mayoría de votos en el último momento fue por este cambio de texto.

asambleísta por CREO

Fotografía de Diego Ayala para GK.

El asambleísta Callejas me dijo que él no estaba de acuerdo en que no establezca un plazo en el tema de la malformación letal que impediría la vida del feto fuera del útero de la madre. También dijo que se debió poner que hacía falta la aprobación médica antes. ¿Usted también se refiere a eso?

Lo que se suprime realmente del texto es el tema de que se requiere un informe médico. Son seis casos específicos: por ejemplo, no nacer con columna, con ciertos órganos que, lamentablemente, se vea en un séptimo mes y eso lo puede determinar eso un médico.

Ojo: Son seis casos puntuales que la medicina ha determinado. Ciertos legisladores argumentaban que no se podía permitir que la madre aborte hasta el noveno mes.

Eso fue un tema sensible porque si bien es cierto que el bebé no resistiría una vez que nazca, a los siete meses de embarazo ya es una persona. 

No creo que alguien se atreva, por ejemplo, a tomar la decisión de quitarle la vida después de siete u ocho meses de gestación.

Pero ahí ya no estamos hablando de una interrupción del embarazo, ¿no? Esto es más bien en relación con la capacidad de sobrevivir fuera del útero. 

Es que eso usted y yo lo sabemos, los legisladores que se dejaron llevar por la corriente de que estamos legalizando el aborto en general, lo plantearon de otro modo. No era el momento de plantearlo. 

Algunos legisladores daban entrevistas y decían que se estaban introduciendo esas otras causales para liberar, en sí, abortar. Eso fue lo que hizo daño. Creo que eso fue lo que hizo que muchos legisladores, no solamente de CREO sino de la propia bancada de Alianza País, se abstuvieran o votaran en contra, o que otros no asistieran. Ximena tiene claro esto. 

Ayer hablé con ella y le señalé que tiene que ser responsable frente a lo que ella realmente había planteado y lo que pasó en el último momento. 

Nosotros somos, en este caso, responsables de nuestra votación. Yo, como Jeannine Cruz, soy responsable. Es evidente de que esta posición política iba a traer estas duras críticas. Pero en democracia es lo que nosotros tenemos que soportar. Me parece que, dentro de este marco de democracia, hay que entender que el veto es una posibilidad, también la Corte Constitucional. 

Estamos aquí obviamente para levantarnos a pesar de este montón de caos, de críticas. Las mujeres debemos tener claro cuál es el camino para seguir reivindicando nuestra lucha. O sea, yo creo que Ximena sabía lo delicado que era el tema.

Jeannine Cruz

La asambleísta dice que el líder de su partido, Guillermo Lasso, no la presionó sobre cómo votar frente a la despenalización del aborto. Fotografía de Diego Ayala para GK.

¿Pero entonces es un error político de ella? ¿O por qué cree usted que este texto que, usted dice que se había discutido anteriormente y se había consensuado, finalmente se convierte en este otro?

Porque lo que no dice la Presidenta de la Comisión es que para dar paso a la despenalización del aborto también hubo presiones de ciertos sectores políticos, de legisladores para que introduzcan tal articulado en el COIP. 

Unos no estaban de acuerdo, por ejemplo, en el tema de incautación de bienes. ¿Por qué? Porque si bien es cierto es un mensaje claro a los ciudadanos de que queremos recuperar lo robado, otros legalistas decían que no era necesario porque un juez puede determinar, en el caso de cohecho, concusión, la recuperación de esos bienes. 

Esto abrió un abanico para poder llegar a un objetivo que todos queríamos pero cometiendo, creo yo, esta clase de torpezas: si se llegó a un consenso, si se socializó, si se recibió inclusive de parte de nuestro bloque, por lo menos de Tanlly [Vera] y de otras mujeres la propuesta de que sea un articulado, ¿por qué introducir esto?

Esto nos deja una lección a ambos lados. Las presidentas de las comisiones tiene que ser muy responsables para que esto no pase. Entonces si era un tema tan sensible, ¿por qué darles un argumento más para desbaratar esta lucha de las mujeres? 

Ahora, por ejemplo, en el Código de la Niñez y Adolescencia que estamos trabajando en esta Comisión (de la niñez), está claramente especificado que se tiene que analizar los abusos de niños y adolescentes. Jugarse la suerte así fue absolutamente irresponsable.

Entonces los reparos que usted menciona, ¿sí se conversaron antes de la votación? ¿Cuál fue el acuerdo?

Cuando llegamos a la votación, los propios comisionados, como Lourdes Cuesta, se molestaron porque una cosa es el texto que se envió a los correos y otra cosa el texto a votar. En la propia Asamblea empezaron a decir ‘Mira, mira, aquí van a legalizar el aborto’. 

¿En el momento de la votación?

Sí, ese mismo momento. En ese momento Ximena se levanta y pide disculpas porque dice que fue un error de tipeo. ¿Error de tipeo? Ese ya fue un tema consensuado y eso fue lo que a mí me molestó mucho. Y mi posición es clara. Me imagino que  los propios integrantes de la comisión de la Comisión de Justicia van a hacer un reclamo público.

¿Por los cambios?

Por los cambios de último momento. Por ejemplo hay varios articulados que se introducen sin haberlos socializado con los propios integrantes de la Comisión. No puedes abrir un abanico de algo que no es consensuado. Eso es algo que a muchos legisladores les molestó.

Otro tema que usted menciona es el de las presiones políticas y religiosas. Varias personas al bloque de CREO dijeron que hubo una presión explícita de Guillermo Lasso, diciendo que si votaban a favor de la despenalización, no habría apoyo de CREO para una eventual reelección. ¿Usted recibió esas llamadas?

Yo escuché esas declaraciones por parte de Ximena Peña. A mí jamás Guillermo Lasso me llamó a decir “Jeannine Cruz, así tienes que votar”. Él es un hombre que defiende la vida. Él dejó esto a libertad de conciencia. Él sabía la decisión de Tanlly Vera, Jeannine Cruz, Fernando Callejas y Gloria Astudillo. Por eso es Gloria Astudillo toma la decisión de votar a favor, no fue obligada. No nos ha llamado en ese sentido, por eso me parece que este momento se está tratando de aprovechar este momento político para direccionar la responsabilidad.

Nosotras, las mujeres, no podíamos dejar que un hombre marque nuestra agenda. Así de sencillo. Así que lo descarto totalmente. Me han llamado de varios medios, por ejemplo, del sur de la provincia, a preguntarme si es verdad. Jamás sucedió eso. Yo tampoco lo permitiría yo como mujer. Segundo, creo que si usted ve en las últimas votaciones, por lo menos en temas sensibles, hay diversidad de criterios.

la despenalización del aborto por violación no se aprobó en la Asamblea Nacional

Fotografía de Diego Ayala para GK.

Pero esto era como de especial  interés dentro de la organización porque las posturas eran muy extremas. A pesar de que se decía que Guillermo Lasso daba la libertad de conciencia, en último momento las versiones de varias personas cercanas a CREO apuntan a estas llamadas a los últimos días, entre el domingo y el martes de la votación.

Eso no, para nada. Guillermo estuvo fuera del país. Nunca nos ha llamado para tratar de doblegar voluntades. Eso sí es totalmente falso.

El tema de las presiones religiosas. Sabemos que a su compañera, Tanlly Vera, un sacerdote le llamó “asesina” en la misa. Su otra colega María Mercedes Cuesta nos contaba que las madres de familia del colegio de su hijo le gritan “asesina”. Sabemos que ha habido llamadas por parte de autoridades religiosas, no solo a los políticos sino también a sus familiares. ¿Usted ha sentido esa presión religiosa?

Yo tengo muy buenos amigos sacerdotes. Escuché que el propio Henry Cucalón se había sentado a hablar con la Iglesia, lo leí en su reportaje, y muchas veces hemos coincidido y hemos debatido este tema. Claro, yo tengo un niño de dos años. Entonces muchas de las veces decían: tú eres madre, tú no te puedes manchar las manos de sangre. Claro hay que entender eso, que también por otro lado hubo una crítica fuerte a la Iglesia, ¿qué calidad moral tienen? No marcharon cuando se dieron violaciones. 

La Iglesia hace lo que tiene que hacer: defender lo que ellos creen que es justo. Ahora, la decisión la tomamos los legisladores. Yo le digo, mi Dios no me esclaviza. Mi Dios no me impone. Mi Dios no es injusto y yo soy una mujer católica pero entiendo que las decisiones las toma Jeannine Cruz. Yo decidí, por ejemplo, tener un hijo. Fue producto de amor porque yo tomé la decisión. Yo soy una madre soltera pero es, también, un tema de principios.

Y de condiciones de vida, ¿no? Su condición no es la misma que la de muchas mujeres.

Sí, pero cuando hablo solamente del tema religioso no solo me baso en la Iglesia Católica. Los diferentes grupos religiosos hacen lo suyo, defender lo que ellos creen que es justo. 

Algunas personas sí  hicieron algún cálculo de acuerdo a sus provincias porque si ahí son conservadores todavía incide si el sacerdote pueda mandar un mensaje. No sé cuál sería mi reacción. No sé. Tanlly no me ha comentado su experiencia personal de que a lo mejor le gritó o algo, pero me parece que nosotros los legisladores tenemos claro que la posición no es un tema católico, no es un tema de doctrina religiosa, es un tema de decisiones para un país que es laico. En eso estamos claros.

Sí recibimos correos, mensajes, de diferentes grupos. Yo respeto mucho pero la decisión la asumimos cada uno.

movimiento CREO

Fotografía de Diego Ayala para GK.

De acuerdo y por eso los cuestionamientos se van directamente hacia las figuras públicas que toman la decisión final. Sin embargo sí es importante tratar de entender el contexto: por qué pasó esto. 

Yo no puedo negar eso. Yo sí escuché que a ciertos legisladores sí les pesaba el tema, primero, familiar. En el caso de la mía,por ejemplo, mi papá es un hombre muy liberal. Mi papá es un hombre de izquierda y mi mamá es muy conservadora. Y lo hemos analizado en el interior de casa. Mi mamá dice ‘quién eres tú para tomar la decisión de quitarle la vida a un bebé’ y mi papá decía ‘pero tú eres mujer, ¿cómo no puedes pensar en las mujeres?’. Hay familias muy religiosas, de provincias muy muy religiosas. Yo hablaba con hombres que estaban de acuerdo con la despenalización pero me decían: ‘el cura me acaba’.

Entiendes que la Iglesia aún sigue siendo un poder. Lamentablemente eso muchos no lo reconocen. Esa fue la realidad. Ojo que mi posición desde el inicio no es que ha deteriorado mi relación con amigos sacerdotes. Pero yo creo que a algunos sí les pesó mucho ese tema religioso.

No es lo mismo la manifestación de una persona, que de una institución, precisamente por el poder de la Iglesia. Para el reportaje que  usted menciona, yo hablé con monseñor Cabrera [arzobispo de Guayaquil] y le pregunté si no le parecía que por más respetuosa que haya sido la reunión con Jaime Nebot, hacerlo dos días antes de la votación era una forma de presión.

 La política no es fácil. 

A la larga no solamente gobiernas para tu familia, gobiernas para un país, para la gente que no tiene quién les represente. No le lanzo la responsabilidad completa a Ximena Peña porque como Asamblea deberíamos haber criticado o suspendido la sesión, por ejemplo. De hecho lo hablamos con Mónica Alemán y con Tanlly, antes de la votación. ‘Por dios se nos va a caer el proyecto, por dios qué pasó con el texto’. y no sabíamos qué pasó. 

En política hay que ser muy responsable porque hay sectores interesados. No solamente en el tema del aborto. En el tema de la empresa, en el tema de la banca, en el tema de la agricultura… Dar una rueda de prensa diciendo que tenía todos los votos… era evidente que el otro sector iba a manifestarse. Creo que aprendimos una lección como Asamblea. 

¿En qué sentido?

En el sentido de que uno no puede cantar victoria sin dejar los argumentos bien claros. Cuando son temas sensibles, que hablan de la vida de otro ser, no puedes cometer errores. No podemos cometer errores, en todas las bancadas. N puede ser posible que veinte minutos o dos horas antes de poder votar recién lleguen a decir: ‘libre conciencia Alianza País’, cuando antes no había eso.

Muchos legisladores decíamos bueno qué va a pasar y todas las compañeras sabían perfectamente. Más bien, creo que el país se ha dividido totalmente. El tema religioso sigue dividiéndolo, el tema de los dogmas, el tema de las posiciones políticas. Pero eso nos va ayudar a madurar como sociedad.

Yo asumo vehemente mi voto con responsabilidad. Me mantengo. Me mantengo claramente.

Jeannine Cruz

La asambleísta dice que no se arrepiente de su abstención. Fotografía de Diego Ayala para GK.

¿No se arrepiente?

No. No. No, porque es una irresponsabilidad lo que hizo. 

Me mantengo claramente.

Si viene el veto, espero que venga el veto despenalizando el tema del aborto, el tema debe estar tan claro para no confundir, no dar argumentos a quienes no entienden la posición de la mujer. Si viene el veto así, tendrán mi voto. 

Tampoco es que me va a llamar Lasso a decir ‘no votes’.  

Hay argumentos de sobra en este caso y más bien hago un llamado a mis hermanas que hoy me critican que, desde mi despacho, tendrán una aliada para seguir combatiendo. No es fácil. La política no es nada fácil.

Para usted entonces, el planteamiento del veto desde el Ejecutivo ¿debería irse enfocado únicamente a despenalización del aborto en casos de violación?

Lo ideal que la mujer tenga la libertad de decidir. Lo real es que se tergiversó totalmente los textos. Hubo presión de diferentes sectores para confundir a la gente porque, por ejemplo, yo caminaba y me decían ‘vas a legalizar el aborto’.

Pero es un tema de una niña, una mujer violentada. Tienes que darle la posibilidad.

‘Imagínate’, me decía una compañera, ‘yo tengo un pariente que nació con discapacidad y es la luz de la familia’. Yo creo que, como sociedad, nos falta avanzar. 

Ahora el Presidente [de la República] tiene toda la argumentación jurídica para enviar un veto y un articulado explícito en esa materia, evitando traer a colación quizás otros argumentos que puedan dañar la lucha que quieren las mujeres.

¿No es poner en manos del Ejecutivo la responsabilidad no asumida por el Legislativo?

No, porque se necesita votos para eso. Yo creo que ahí tenemos que tener las cosas claras. Se nos viene el Código de la Niñez. Ahí tenemos que ser tan cuidadosos porque va a volver a existir presión. Va a volver a haber intentos de confundir.

A mis compañeros de bancada, a todos los quiero y los respeto, pero sí hubo criterios que nos enfrascaron en un debate que no estaba contemplado en el texto.

A propósito de las provincias muy religiosas: otra de las acusaciones que le han hecho es hacer cálculos políticos pensando en una eventual reelección. Considerando que Loja, su provincia es una de las provincias más católicas del país ¿Usted pensó en eso antes de votar?

Si hubiera hecho un cálculo político hubiese votado a favor porque lo peor que le puede pasar a un político es la incoherencia. A mí me dolió ese momento. 

Nuestras compañeras, nuestras hermanas mujeres, no entendían qué pasaba internamente en la Asamblea.

He hablado con algunas, algunas entienden, otras no lo justifican, pero es parte de un proceso y más bien, yo, como decía, no sé si mañana seguiré en política. Pero la verdad es que tenemos que tener más responsabilidad en la toma de decisiones. 

Mi provincia ha sido una provincia conservadora, es verdad. Pero creo que hubo una juventud mucho más viva que ya no cree mucho en temas religiosos. El problema de la violación ha golpeado. Quiero ser sincera: a veces nos cuesta hablar de cuestiones religiosas. Eso es lo que ha pasado.Silvia Buendía publicó una encuesta nacional de Cedatos –que nosotros la teníamos hace rato en nuestras manos– que decía que la mayoría de jóvenes ecuatorianos están a favor de la despenalización.

zapato de Jeannine Cruz

Fotografía de Diego Ayala para GK.

Hablemos de CREO. El partido ha tenido una especie de desgrane. De a poco, varios asambleístas que empezaron con esa organización se han ido separando del movimiento. En su caso, ¿todavía se siente cómoda en CREO?

Yo no estoy afiliada a CREO. Yo regresé a CREO por la Asociación de varios movimientos locales. Si yo, mañana, me retiro de CREO es porque quizás no va en mi línea. 

He tomado decisiones a título personal, como Jeannine Cruz. He tenido el respaldo, a veces. Hemos discrepado duramente otras ocasiones.

Ahora, no he tenido una crítica fuerte como para irme. O sea si me hubiesen impuesto algo,  hubiese, por lo menos, dado un paso al costado, para poder dar el voto que yo creo. 

Con mi equipo hemos conversado que uno no puede irse jamás por encima de los principios, cometer un error que te pese toda la vida. Eso no. 

En Loja, CREO siempre he sido uno de los movimientos que he tenido fuerza por el anticorreísmo y por tantos temas que hemos logrado. Pero no puedo negar que tengo bastante diálogos y acercamientos con grupos de izquierda, más allá de la coyuntura. Ellos también se sumaron, por ejemplo, a mi candidatura. En ese sentido, creo que dividir al país entre izquierdosos y derechosos le ha hecho mucho daño al Ecuador. La gente quiere gente con más decencia en el actuar político, que no robe, que no abuse del poder. La  gente no saben ni qué es derecha ni qué es izquierda.

Sol Borja

Fotografía de Diego Ayala para GK.

Claro pero ahorita que estamos en un periodo preelectoral en el que el señor Lasso ya se plantea como un precandidato a la Presidencia de la República, una de las primeras preguntas es qué está pasando dentro de cada organización política. Si bien usted no está afiliada a CREO, es parte de su bancada. ¿Todavía se mantiene su alianza con CREO o agradece el espacio y se hace a un lado? 

Yo valoro algo de Guillermo: es un hombre que sigue definiendo lo que cree. Él es un hombre provida. 

Está claro desde el inicio y  que trate de defenderlo no creo que sea un cálculo. No es como las organizaciones políticas que te pueden sancionar o decirte que te van a botar. 

Si mañana tuviera que irme CREO es porque ya no me siento cómoda, porque no veo que esté de acuerdo a mis intereses como política, como mujer, como ecuatoriana. En las organizaciones políticas no existe una sola voz, siempre van a haber criterios diversos. De eso se trata.

A veces hay que ser tolerantes, a veces ser claros, a veces ser directos. Así que, en ese sentido, nos manejamos tal cual estamos. Por ejemplo, algunos compañeros estaban en contra de que lancemos un juicio político a los del Consejo de Participación Ciudadana porque la gente está cansada los juicios políticos. Pero hubo la decisión política.

¿Pero en esencia, de momento, usted está bien en CREO?

O sea sí, tenemos una buena relación entre toda la bancada porque asumimos como una actitud política. Aquí no tenemos más que una hoja de ruta: tratar realmente de hacer algo por el país. 

Sí, me siento cómoda, no puedo negarlo. No hay imposición. Si mañana me sintiera comprometida daría un paso al costado.

Cuando los compañeros  salen de las organizaciones políticas tendrán una razón. A veces no se conoce afuera por qué está el candidato o por qué  el legislador sale de CREO. 

A veces hay secretos que los medios de comunicación no conocen. Tomar la decisión de salir tiene que obedecer a algo y no simplemente pueden ser principios: pueden ser intereses que no se les cumpla.

oficina de Jeannine Cruz

En su despacho, Jeannine Cruz tiene una estampa de la virgen. Fotografía de Diego Ayala de GK.

¿Y aquí hay secretos?

Algunos legisladores tomaron esa decisión, quizás porque no estaban en sus metas estar en nuestra organización política. Toda organización política tiene una hoja de ruta. Internamente ese debate, se analiza. 

¿Usted ya ha pensado en acompañar en las siguientes elecciones al movimiento CREO?

Para mí ha sido muy difícil por representar a una provincia súper lejana. Yo tengo que dejar a mi hijo todas las semanas. Esa es mi debilidad. No digo que no. 

Veamos cómo se dan las cosas. No sé si este período, no sé si sea en otro período. Así que estamos esperando, pero hay cosas que pesan más que la política, como es la familia. Ese es hoy mi interés. Veamos cómo se toman las decisiones.

En una entrevista en televisión, la Ministra de Gobierno dijo que no descarta la posibilidad de alianza entre Alianza País y CREO. ¿Cómo ve usted eso?

No, no. Podemos coincidir en una agenda legislativa. He criticado duramente a Correa y seguiré haciendo y seguiré criticando, más allá del rostro de él, a la corrupción. Y este gobierno tiene muchos temas pendientes también con la justicia.

No me parece coherente. Si lo dice María Paula será bajo su responsabilidad. Pero Guillermo Lasso nunca se ha pronunciado en ese sentido. A mí sí me fastidiaría como política, eso sería como para yo decir: basta CREO. 

Yo no creo que jamás se pueda mañana abrazar o dar la mano con quien tanto daño le ha hecho al país. No lo creo. No creo. No creo que exista, por parte de CREO esa posibilidad.

María Sol Borja
Periodista con experiencia en televisión y prensa escrita. Docente universitaria y traductora. Ha colaborado con medios internacionales como New York Times, CNN en Español y DW. Máster en Comunicación Política e Imagen (UPSA, España) y en Periodismo (UDLA, Ecuador). Es la editora política de GK.