unasur.jpg

Sobre la Ley de Herencias y Plusvalía, el presidente Rafael Correa dijo, durante el informe a la nación de 2016, que “Cualquier incremento del valor de un activo que no es fruto directo de las decisiones del respectivo agente económico es ganancia ilegítima, es ganancia inmoral”. Su afirmación es falsa porque calificar inmoral o ilegítimo resulta un concepto extraño en Economía. Por ejemplo, si se compra un carro que luego de cincuenta años es considerado un “clásico”, su valor ha aumentado sin que el propietario haya hecho nada. No hay ilegitimidad ni inmoralidad en ese hecho. El concepto de plusvalía que mencionó el Presidente está basado en una teoría objetiva del valor (o valor-trabajo) que no tiene validez alguna entre los economistas a día de hoy excepto en la escuela marxista.

El concepto mismo de plusvalía es marxista —la idea de la ganancia ilegítima por parte del empresario—, y en este caso se dice que sólo puede haber ganancia “legítima” por acciones del propietario, cuando la realidad es que el valor de los activos es subjetivo, y se puede incrementar o disminuir por x ó y motivos.

En este caso concreto, Correa habló de la construcción del edificio UNASUR y cómo los terrenos que rodean a esta inversión del Estado se han revalorizado, de tal manera que estos propietarios están obteniendo una ganancia ilegítima gracias a la acción pública. Siguiendo esta lógica, cuando el Estado construye un cementerio, un aeropuerto, un vertedero, una cárcel, u otras obras que disminuyen el valor de un terreno, debería recompensar a los propietarios de los terrenos circundantes. Como esto nos llevaría a una valoración imposible de contrafactuales de cuál hubiese sido el valor-objetivo de los terrenos o de los activos, lo único razonable es considerar el valor de mercado que incorpora todas las externalidades positivas y negativas tanto del Estado como de otros particulares.

Por todas estas razones, la declaración del Presidente es falsa.

Bajada

Verificación de discurso presidencial

fuente
PUBLICIDAD

Foto de Agencia de Noticias Andes bajo licencia CC-BY-SA 2.0