2014-07-18_21.26.12.jpg

Una entrevista con Juan Miguel, el baterista de Legs, una banda de indie pop portovejense-seattlense

Los veranos quiteños traen consigo mucho viento y frío por las noches, así como una certeza casi ecuménica de que no lloverá. Para aprovechar la estación, Miguel Loor y Ga Robles, de Radio Cocoa, organizaron un concierto-fiesta en donde tocaría Legs, una de las bandas de indie pop más ingeniosas que he conocido en los últimos dos años.

Apenas terminé de leer el correo electrónico con la invitación de Miguel, vinieron a mi cabeza los primeros acordes de High Time, un temazo de la banda, de esos que irremediablemente te empujan a moverte al ritmo de la música.

Stop your pushin’ baby

no need no need no need for your bullshit

PUBLICIDAD

High time high time you get along move along

so sick of saying goodbye

Entré a Youtube a mirar por enésima vez el video de la canción dirigido por el cineasta Javier Andrade, el cual me ayudó a superar las traumatizantes e inevitables asociaciones con Menudo o La Macarena cada vez que veía una coreografía.

Antes de verlos en vivo, había cruzado unos cuantos correos con Juan Miguel Marín, el baterista de la banda, quien me presentó su primer extended play (que se puede descargar gratuitamente aquí), que me encantó. Hacía pocos días, me contaba que habían decidido venir a Quito a grabar su primer disco larga duración, y que lanzaban una campaña de Kickstarter, una plataforma donde cualquier persona o grupo promociona proyectos y solicita aportes para financiarlo. El concierto se perfilaba como la ocasión ideal para conversar con él.

Legs es una banda portovejense-seattlense radicada en Brooklyn, Estados Unidos. Nace cuando los hermanos Juan Miguel y Herman Marín, Tito y Jack Ramsey y Charles Larson se juntaron hace un poco más de año en una fiesta. Para que se hagan una idea de su sonido, imaginen una mezcla moderna de LCD Soundsystem y Talking Heads. Su música abarca ritmos que van desde el indie pop y el soul, hasta bordear tangencialmente el disco. El estilo de canto de su vocalista, Tito Ramsey, denota muchísimo trabajo y preparación y es la razón por la cual su voz suena tan original.

Me enteré también que otra de las canciones de su EP, So Obvious había sido incorporada a la banda sonora de la película Obvious Child. La película cuenta la historia de una mujer que se enfrenta a los conflictos de la adultez y un embarazo no deseado (debo confesar que no le he visto, solo he mirado el trailer y leído las reseñas).

Loan me your heart, I want you only to be mine

Don’t be worried I only hold it for a while

La noche del concierto llegué temprano al edificio en donde, medio clandestinamente, Miguel alistaba el improvisado bar mientras Berni Troccoli y Ga Robles ubicaban una mesita para cobrar la entrada. La banda estaba haciendo la prueba de sonido, mientras un niño curiosísimo no daba más de la emoción aplastando cuanta tecla se le aparecía, maravillándose de los diferentes sonidos que salían de esas cajitas llenas de botones.

Miguel me presentó a Juan Miguel, y arrancamos la entrevista mientras la Máquina Camaleón probaba el sonido.

– Juan Miguel bienvenido al Ecuador, de vuelta.

PUBLICIDAD

– Sí, de vuelta, de vuelta. Muchas gracias, súper contento de estar aquí con Legs, con la banda en una aventura medio loca. Decidimos venir a grabar el disco acá en Quito, y nada, hasta ahora todo súper bien, todavía nos quedan unos cuatro días más de trabajo fuerte, vamos a hacer este show aquí en una terraza súper icónica, una cosa muy íntima que me encanta.

– ¿Cómo así decidieron venir a Quito a grabar su disco?

– Somos una banda muy joven, tenemos un año y medio de proyecto y un primer EP que lanzamos en agosto del año pasado. Cuando empezamos a hablar sobre los objetivos de la banda de este año, fue muy claro que teníamos que sacar un primer disco vista la aceptación que tuvo el EP. Sin promocionarlo, lo lanzamos al mundo, ya sabes cómo funcionan las cosas con el tema del internet. Y lo ha escuchado mucha gente, hemos tenido una muy buena recepción y respuesta y sentíamos que tenemos que seguirle dedicando tiempo a este proyecto, y qué mejor que formalizar ya un primer álbum, un LP, larga duración. Y empezamos a hablar “¿Y qué pasa si nos vamos a grabar a otro lado?” si bien vivimos en Brooklyn y nos conocimos allá, grabar en Brooklyn no significaba mucho para nosotros (los otros chicos de la banda son de Seattle). Empezamos a preguntarnos dónde más podíamos hacerlo y a todos como que nos parecía bien la idea de hacerlo en Quito. Empezamos a explorar opciones de estudios y toda la cuestión, y terminamos con Nacho Freire que se ha portado increíble. Luego pensamos “¿Cómo vamos a financiar esto?” y decidimos irnos por la vía de Kickstarter: una campaña de ordenar por adelantado el disco.

– ¿Cuánto tiempo se tomarán para la grabación?

– Llegamos el lunes pasado, van a ser ocho días. Tampoco va a ser un tema de que nos quedamos un mes en Quito, porque no podemos. Tampoco estamos a ese nivel ni lo necesitamos, simplemente teníamos una ventana de tiempo en la que creíamos que debíamos hacer esto. La meta es que el disco esté en la calle en septiembre y bueno, son ocho días los que tenemos disponibles para concretar esto. Ocho días en Quito.

– ¿La creación de este disco significa que todos los miembros se van a dedicar a la banda como actividad principal o es una cosa on the side?

– No, no. Desde que empezamos el proyecto y tocamos la primera vez en Brooklyn, veníamos ensayando unos pocos meses y ese primer show fue “wow”, o sea, algo especial pasó ahí y todos pensamos en que “hay que dedicarle tiempo responsablemente al proyecto” y así lo hacemos: ensayamos durante el día, todos tenemos otras actividades pero hay días en la semana que son de la banda, esto es un trabajo para nosotros. Estamos empezando la compañía, si tú me lo preguntas, si hay mucho riesgo en esto, pero  si ahorita empiezo una compañía de lo que sea, también hay riesgo en eso, así es como yo lo veo.

– Me enteré que alguien de la banda trabaja mucho en diseño.

– Soy yo.

– ¡Vi que habías trabajado en la portada del disco de St. Vincent y David Byrne! Cuando me enteré de eso fue una gran sorpresa, muy bacán.

– No fue la portada como tal pero el arte interior de ese disco.

– Es una belleza.

– Gracias, gracias, todo ese proyecto fue una colaboración increíble. Fue una gran experiencia: la portada la hizo un fotógrafo, la tipografía la hizo un artista de Brooklyn, las prótesis que usamos para hacer las imágenes de arte interior las hizo un artista plástico, todo fue una cosa así como soñada. Nosotros nos involucramos en ese proyecto a última hora porque David y St. Vincent no estaban contentos con lo que la disquera hizo en términos gráficos y fue una oportunidad increíble de experimentar y jugar, y terminó saliendo una cosa como que súper, me siento muy orgulloso, fue muy bonito. Tuvo una nominación al Grammy en la categoría de diseño, fue una cosa muy bonita, no es que me importen los premios, pero es chévere que cuando juegas y experimentas cosas interesantes salen y que la gente les preste atención. La lección que me dejó fue “sigue jugando y sigue experimentando”.

– ¿Han tenido alguna idea de qué hacer luego de que esté listo el disco?

– Si, segurísimo, para ponerlo en palabras súper crudas, alejadas de lo artístico: estamos desarrollando el producto. Ya con un disco larga duración, tenemos que ensayar un show con el que podamos girar y por supuesto vamos a venir a Ecuador, nos queda clarísimo que… a mí me encanta venir, es mi país, vengo todas las veces que puedo, pero para los chicos que es primera vez en Ecuador, lo que hemos sentido, la percepción que tengo de la gente con la que compartimos es que hay una oportunidad para Legs en Ecuador, sería súper chévere venir a un festival o a presentar el disco acá, me parece que sería lo justo, ya que los estamos haciendo el disco aquí en Quito.

– ¿Cuántos temas tiene el disco?

– Creo que van a ser diez temas, quizá grabemos alguno que otro tema adicional y tomaremos una decisión de cuántos lanzamos. Vamos a ver cómo nos va el resto de días.

– ¿Cómo crees que está la cosa musicalmente en Ecuador?

– Siempre he creído que Ecuador tiene una cantidad de talento descomunal que en los últimos años por fin creo que, la gente esta buscando su propio camino, sin depender que el gobierno te lo financie, o qué sé yo, el camino tradicional. Hay gente que está haciendo cosas creativas, artísticas en música, modas, diseño, todo con un espíritu más emprendedor y más independiente. Y eso, es el presente, es cómo lo siento yo. Cada vez que vengo descubro más cosas, me parece que está muy increíble. La Máquina Camaleón, que está probando sonido ahorita, esos chicos pueden estar tocando en cualquier parte del mundo y llamarían la atención. Me parece que todo está en creer en lo que uno hace y olvidarse un poco del camino tradicional.

– ¿Algún futuro video con Javier Andrade o con otro director?

– Sí, de ley, a mí me encanta que podamos también tener la suerte de ese acceso a grandes amigos y grandes talentos por ese lado. Hemos hablado con Javier de hacer otro video para Legs. Lo de High Times fue una experiencia que resultó tan bien, salió tan rápido, fue tan orgánico, coincidió que Javier iba a estar una semana en NY y fue como “bueno, ¿hacemos algo? Si hagamos”, así, típico, espíritu emprendedor, hagamos cosas, hay que ser creativos, creemos cosas. Yo espero que sí, sé que hay un tema por ahí de Legs que a Javier le gusta bastante que creo que sería el indicado para hacer un video con él.

– Mucha suerte con su disco.

– Gracias por tu interés en la banda y la buena onda

– No, de nada, su música es muy bacán, es una cuestión de mucha calidad que vale la pena. Mi cruzada es para difundir lo que más se pueda, sobre todo en un ambiente en donde hay que sacar a la gente de escuchar solo Shakira y Juanes.

– Totalmente, estoy de acuerdo. Soy parte de ese ejército porque hay demasiado. Cada vez que vengo hay una banda más y la veo y digo que más gente tiene que saber de esto, hay tanta gente en Quito que no tiene idea de lo que está pasando en la ciudad, y mucha gente fuera que a lo mejor no tiene mucha idea lo que pasa a nivel musical en el Ecuador. Yo tengo una caja de discos de Los Pescados en mi estudio y quien sea que venga, le doy un disco.

– Cierto, ¡tú diseñaste la contraportada del disco de Los Pescados!

– Quien pasa por mi casa o estudio se lleva un disco de Los Pescados. Sí, ahí hay tantas cosas buenas y siempre estoy en el plan de compartir, que la gente se entere.

Nos despedimos y Juan Miguel se fue corriendo a la prueba se sonido. La banda se alistaba. El niño se había apoderado de las baquetas de la batería de Juan Miguel, quien, con paciencia, jugó con él un rato.

En ese concierto tuve una sensación que no había tenido hace mucho: a pesar de que no conocía a mucha gente del público, se sintió un aire de buena onda que hacía rato no veía en un concierto, todos bailando y disfrutando los energéticos temas, cumpliendo con creces la promesa que hacen en su sitio web:

LEGS is 100% Guaranteed to make you feel Athletic, Kinetic, Sexy, Benevolent, Cosmopolitan, Declamatory, Exotic, Extroverted, Hungry, Naive, Nocturnal, and Possibly Wry.

LEGS is Considered Highly Absorbent, Effervescent, Warm And Slightly Funky.

LEGS Comes on Strong And Always Leaves you Satisfied.